domingo, 15 de julio de 2018

Río de los Pájaros Reserve Cabernet Sauvignon 2011




Pisano Wines

Río de los Pájaros Reserve Cabernet Sauvignon 2011

14% Grad. Alc.

Progreso, Canelones, Uruguay.




Varias sensaciones al ver en los estantes estadounidenses vino uruguayo, algo que en la Columbia Británica canadiense es una utopía. Eso sí, no hay variedad en marcas, parece monopólica la decisión: uruguayo, sólo Pisano. ¡Nada mal eh! Y aunque tenemos varias botellas de otros países en casa siempre nos damos un salto y con algo nos hacemos. Últimamente con las nuevas rutinas está difícil coincidir en la mesa y degustar de un vino.

Entre las muchas variedades de la marca Pisano, una botella en particular llama nuestra atención: un tinto de una línea que la creemos joven, del 2011 nada menos, está ahí, entre los otros de añada algo más reciente. Como sabemos que por estos lares se puede devolver el producto (cualquiera que fuese) en caso de insatisfacción, le dimos una oportunidad, al final, estábamos seguros que no tendríamos que esforzarnos mucho si por acaso quisiéramos nuestro dinero de vuelta. Sorprendentemente no fue el caso.



De un ligero color ocre, como de ladrillo, de bordes más claros aún, denota leve corpulencia, forma lágrimas medianas, de poca intensidad.

Aroma levemente afrutado, ciruelas, hay un toque dulzón, que predomina, algo cálido también. Aroma poco duradero.

En boca lo afrutado es muy leve, ese ligero toque dulzón está ahí, de taninos todavía sedosos, de leve acidez, de leve corpulencia, ligeramente cálido. De final mediano, con retrogusto ligero a tabaco, y a pasas.



Adquirido en Total Wine & More a US$ 11,90, tiene todavía una buena rpc.

Acompañó bien una pizza, y estuvo mejor con la de pepperoni que con la de pollo.

Definitivamente el buen almacenamiento del local, y la propia variedad de la uva le puede haber jugado a favor. Obviamente no está en su esplendor, ya debe haber iniciado un declive, pero ofreció una agradable experiencia que francamente nos sorprendió. Recordábamos que ya hace varios años también nos sorprendimos en Curitiba con un blanco sudafricano, al igual que hoy con éste reserva uruguayo. En boca todavía es sedoso, aunque no tan fresco, y algo cálido, se bebió con dilección. Ya le tocará el turno a otros de ésta bodega.

No hay comentarios.: