lunes, 22 de marzo de 2010

Señor de Sipán, Pirámides de Túcume, Chiclayo

El viaje a la ciudad de Chiclayo tenía la finalidad de visitar las Pirámides de Túcume y sobretodo los Complejos Arqueológicos de Sipán y el majestuoso Museo Tumbas Reales de Sipán, además de saborear la deliciosa comida.

Ni bien llegando a Lima ya teníamos los pasajes separados en la empresa Cruz del Sur por la noche rumbo a Chiclayo que mi amiga Jennifer había comprado con anticipación. Llegando a Chiclayo por la mañana solo era buscar un hotel barato y aprovechar el resto del día para descansar en la Playa Pimentel. No tuve coraje de sacar algunas fotos en la playa por el día puesto que habían ciertos grupos de personas que no inspiraban confianza alguna. Es más, para entrar en el mar nos turnábamos, así uno de nosotros se quedaba cuidando las cosas. Es ilógico ir del Brasil a Perú para ir a alguna playa (a menos que sea para surfear), para descansar, ya que, el 80% (o quizá más) de las playas brasileras son paradisiacas, de arena blanca y agua tibia; en Perú no, son muy pocas con esas características.





Las mejores playas están un poco más al norte del Perú (en los departamentos -estados- de Piura y Tumbes). Esta aquí fue un plus para descansar del largo viaje, tomando sus providencias por las cosas. Lo mejor vino al atardecer. Mientras que en Brasil y en cualquier playa del Atlántico el sol nace, aquí en el Pacífico se oculta, y la vista cada tarde es hermosa: ¡A Cris le fascinó!



Ya al día siguiente estábamos prontos para los tours. En Chiclayo es mejor adquirir paquetes de alguna agencia de turismo, ya que, los Complejos Arqueológicos son alejados entre sí, e ir sólo te demandará mucho más tiempo: ese es un punto importante a tener en cuenta. El primer sitio es Huaca Rajada ("Huaca", en quechua: lugar sagrado) en el distrito de Zaña, lugar donde han construído el nuevo Museo Huaca Rajada para los restos encontrados en el 2007. Es pequeño pero muy interesante. Luego, ahí no más, se visitan las tumbas donde fueron encontrados los restos del gobernante Mochica.


¿Qué es la Cultura Mochica?

Todos conocen a "los incas". Antes de la aparición del Imperio Incaico hubieron 14 Culturas Pre-Incaicas:

1- Cultura Cuspinique, que duró del 900 a.C. hasta el 200 a.C.
2- Cultura Chavín, que duró del 1000 a.C. hasta el 200 a.C.
3- Cultura Paracas, que duró del 400 a.C. hasta el 200 d.C.
4- Cultura Vicus, que duró del 100 d.C. hasta el 400 d.C.
5- Cultura Mochica, del año 0 hasta el 600 d.C.
6- Cultura Nazca, del año 0 hasta el 800 d.C.
7 - Cultura Tiwanaku, del 10 d.C. hasta el 1000 d.C.
8 - Cultura Cajamarca, del 200 d.C. hasta el 1300 d.C.
9 - Cultura Chachapoyas, del 700 d.C. hasta el 1500 d.C.
10 - Cultura Lambayeque o Sicán, del 800 d.C. hasta el 1100 d.C.
11 - Cultura Huari, del 600 d.C. hasta el 1100 d.C.
12 - Cultura Chimú, del 900 d.C. hasta el 1440 d.C.
13 - Cultura Lima, del 200 d.C. hasta el 1440 d.C.
14 - Cultura Chincha, del 1100 d.C. hasta el 1440 d.C.

Los Complejos referentes al Señor de Sipán son pertenecientes a la Cultura Mochica. El resto de culturas se encuentran en diferentes lugares del territorio que ahora se llama Perú. La Cultura Tiwanaku está en lo que ahora es Bolivia, en la frontera con el Perú, donde comparten el hermoso Lago Titicaca. Regresando a los Mochicas. En julio de 1987 el arqueólogo peruano Walter Alva y su equipo descubren lo que serían los primeros restos intactos de un gobernante americano anterior a los incas con más de 1700 años de antigüedad.



El Señor de Sipán fue descubierto rodeado por cerámica ceremonial. Junto con él fueron enterrados 3 concubinas, 1 perro, 1 sacerdote o Chamán que lo guiaría en el otro mundo. Su ataúd era de madera de caña unido con fibras vegetales, con abrazaderas de cobre. Encima del ataúd existían diversas capas de tejidos, esterillas y mantos finamente elaborados ubicados en diferentes estratos, lo que revela lo elaborado y complejo de su cultura y ceremonias. Los ornamentos que tenía al ser encontrado eran diversos, como por ejemplo: dos protectores coxales (uno de oro y otro de plata), sobre el pecho un collar formado por frutos de maní (de los que diez son de oro y diez de plata: por el sol y la luna), en su cinturón tenía unas sonajeras de oro, en la mano derecha un cetro ceremonial con empuñadura de plata y en la parte superior una pirámide trunca de oro; debajo del cuerpo se ubicó su diadema semilunar superior, la que es de oro y tiene una hoja de 62 cm de ancho por 42 cm de altura, y que solo se había visto en la iconografía Moche y siempre relacionada con la más alta investidura de la clase gobernante.











Dios Naylamp

















De igual forma se encontró once pectorales dispuestos sucesivamente sobre el pecho, las piernas y debajo del esqueleto, como protectores de ojos, protector de nariz, una mentonera, orejeras de turquesas y oro, etc. Todo esto viene a constituir el ajuar funerario del Señor de Sipán. Una vez dispuesto su entierro se ubicaron diecisiete vigas de madera de algarrobo cubriendo toda la tumba funeraria, la que tenía 5 metros por lado; sobre estas vigas se colocó un guardián con las piernas amputadas, lo que simbolizaría la obligación de permanecer para siempre en su puesto de vigilancia.




Los restos originales se encuentran todo en el Museo Tumbas Reales de Sipán donde "está totalmente prohibido el hacer fotos y filmar. Todo aparato electrónico se queda en custodia hasta la salida." Además del señor de Sipán, en posteriores excavaciones se encontró otro gobernante, aún más antiguo, el cual mediante pruebas de ADN se comprobó ser pariente directo del Señor de Sipán encontrado en 1987: se le conoce como el "Viejo Señor".

El "Viejo Señor de Sipán" fue un personaje sepultado en la primera edificación de la plataforma debiendo ser el más antiguo gobernante del Valle. Muchos de los emblemas de rango y mando u ornamentos y estandartes de su rico ajuar funerario resultan parecidos a los del Señor posterior descubierto, lo cual refleja una jerarquía y rol semejantes en diversos momentos de la sociedad Mochica. Fue encontrado junto a 1 mujer y 1 llama. A la vista, las pirámides pueden parecer una pequeña montaña natural. Sin embargo, son pirámides que por la erosión del fuerte viento y las lluvias fueron desgastándose a traves del tiempo. El moderno museo Tumbas Reales de Sipán tiene el diseño de cómo eran inicialmente aquellas edificaciones.

Este museo cuenta con vídeos y animaciones en 3D de los rituales seguidos en esta cultura, además de todos los restos encontrados en las pirámides. El recorrido en el interior demanda unas 2 horas aproximadamente.





Paralelamente a la exploración y desvelamiento de la tumba del Señor de Sipán se hacían excavaciones en otros recintos de la pirámide. Fue así que encontraron el fardo funerario de "El sacerdote Guerrero". nombre acuñado por todo el ajuar que llevaba consigo, además de 2 mujeres: 1 mirando hacia el cielo y la otra mirando hacia el inframundo. También había 1 asistente varón y 1 niño. Junto con ellos había 1 perro y 1 culebra. Aquí un vídeo sobre el documental grabado acerca de este importante gobernante Mochica, que gracias a Fernando Romero de México, quien iluminó mi ignorancia en esto de anexar vídeos al blog; ¡gracias Fernando!:















La orfebrería encontrada tenía finos trabajos en oro, plata y lapislázuli, una piedra que sólo se encuentra en Chile y Afganistán. También habían muchas conchas Spondyllus que sólo se encuentran en el Ecuador. Los mochicas adoraban al Dios Ai Apaec, el Dios degollador, que en el otro viaje, perteneciente a Trujillo veremos con frecuencia los murales donde esta deidad aparece.










Cetro de mando: la base trabajada en plata, y la pirámide invertida en oro.


El tour incluye que te lleven a un restaurante típico de buena calidad, y no por eso caro. En el Perú la comida es más barata en relación a Brasil, y los frutos de mar mucho más barato aún, además de delicioso. Quería que Cris probase más de la comida con frutos del mar. Así que nos pedimos un suculento Cebiche de conchas Negras. Plato afrodisíaco. ¡Estuvo muy bueno!

Luego lo acompañamos con un Seco de Cabrito a la Norteña, plato típico de esa región. Los condimentos utilizados lamentablemente son difíciles de encontrar en otros países. Los Complejos Arqueológicos no terminaban ahí. Luego enrumbamos a Túcume a conocer sus pirámides, que aún están en trabajos de exploración. En Perú puedes ir a visitar una vez, y, en años posteriores al regresar al mismo lugar lo más probable es que hayan encontrado algo más para ver y apreciar. Como siempre en los viajes se conoce gente bacán, con la que se puede conversar, como la pareja de limeños con la que compartimos mesa, y el amigo chileno de mi lado izquierdo, disculpen, no recuerdo los nombres.





Estos Complejos Arqueológicos se encuentran ubicados en lo que hoy se conoce como el Valle de la Leche, y ya no pertenecen a la Cultura Mochica. Estas 26 pirámides y decenas de edificios pequeños pertenecen a la urbe creada por la Cultura Lambayeque o Sicán.







Se cree que esta urbe albergaba a la élite, siendo la población en su mayoría agricultores. El responsable de estas excavaciones es el arqueólogo peruano Alfredo Narváez. Subiendo a la colina llamada "El Purgatorio" se obtiene una vista completa de esta ciudad. A la entrada del complejo hay un pequeño museo de sitio donde se puede apreciar un precioso muro original de la llamada "Huaca Las Balsas". Los Sicán adoraban a Naylamp, el Dios llegado del mar.

No hay comentarios.: