martes, 31 de agosto de 2010

Carlos Bracher, Um Resistente da Pintura - Museo Oscar Niemeyer




“Mi pintura no es para decorar, es para expresar. Expresar los sentimientos humanos más complejos, alegrías, tristezas. Para crear parto de una cierta realidad concreta, pero la deformo, la dilacero.”



Las 79 obras expuestas en esta muestra irradian color y remiten a Van Gogh, su inspiración. Y es justamente inspirado en él que Bracher produce una serie de 100 obras en homenaje al centenario de la muerte del pintor holandés. Como muchos, en la década de los 70’s el desprestigio por los pintores en su Brasil natal fue grande, mas siempre manteniéndose animado por el éxito de sus trabajos en Europa y Estados Unidos. Es, al final de la década de los 80’s que la pintura recupera el prestigio crítico y de mercado, con la misma intensidad y éxito que otros lenguajes de vanguardia. Bracher resistió a su tiempo, él es un Resistente de la Pintura.



"Congreso Nacional", 2006




"Ao homem que vi rezar na Campa", 1967





"Interior da Catedral", 2006




“En mi construcción, yo le debo mucho a Van Gogh, realmente le debo mucho a ese hombre; él es mi Jesucristo. Jesucristo es una entidad emblemática para un (hombre) religioso. Van Gogh me resuelve todas las demandas, las dudas, y me da esperanza.”


El curador de esta muestra y a la vez amigo de Bracher, Olívio Tavares de Araújo dice, “La observación retrospectiva de la producción pictórica de Bracher es uno de los argumentos, una de las pruebas concluyentes de que todas las técnicas y lenguajes, cuando son sabiamente utilizadas, están destinadas a permanecer.”

Carlos Bracher nació en 1940, en Juiz de Fora, Minas Gerais, iniciando a sus cortos 15 años su dedicación a la pintura. Él viene de una familia volcada a las artes plásticas y a la música: su tío Frederico Bracher Júnior fue pintor académico, su hermano Décio se inició en la pintura (así como Carlos) con aquel tío. Su hermana Nívea también es pintora. A pesar de tener al tío como mentor su formación fue completamente autodidacta.




"A Primeira Paisagem de Ouro Preto", 1964





"Parque Municipal de Belo Horizonte", 1963





"Dois Vasos de Flores", 2004





"O Camião Mack", 1965



“El mercado quiere el éxito, quiere el banderillazo, quiere al Pancetti de la Marina, el mercado quiere lo que vende; el mercado es una tragedia, es el desastre del arte.”


En 1967 ganó el “Prêmio de Viagem ao Exterior” del “Salão de Belas Artes” en Rio de Janeiro con el cual permaneció dos años en Europa y en Estados Unidos. Ha expuesto permanentemente en museos y galerías de Brasil. Siempre con Olívio Tavares de Araújo como curador, en 1989 fue realizada una retrospectiva de su obra intitulada “Pintura Sempre” en ocho ciudades brasileñas. Realizó exposiciones individuales en Roma, Paris, Milán, Madrid, Lisboa, Évora y Miami. Posteriormente la muestra “Homenagem a Van Gogh” recorrió, además de varias ciudades brasileñas, Róterdam, Paris, Londres, Auvers-sur-Oise, Tokio y Bogotá.



"Retrato de Rufo Herrera", 2005

La muestra en el MON va del 12 de junio al 03 de octubre del presente año.

Fuente:

- Parte de la información es del texto de la periodista Talita Vanso en la Revista del Museo Oscar Niemeyer.

- Traducción: Manolo Paitán Malpartida.

2 comentarios:

Mario dijo...

Es un poco chocante su pintura, está como muy resaltada o muy colorida con un cromatismo fuerte, siento algo de incongruencia entre los colores pero me gustan tres de las que has colocado y lo digo fiel a mi franqueza: "Parque Municipal de Belo Horizonte", "O Camião Mack" y "Retrato de Rufo Herrera". Es tambien elogiable su postura de no rendirse al mercado y ser leal a su arte. Un abrazo.

Mario.

manigna dijo...

Esa caracteristica de ser muy colorida la encuentro también en Van Gogh.

Imagino que es más difícil ser armónico cuando la obra de un artista se decanta por un fuerte cromatismo; lo encuentro más loable -por la dificultad que creo demanda- que trabajar con colores pasteles, como Miguel Bakun, por ejemplo.

Quizá tenga que ver con el temperamento del artista.

Un abrazo.