lunes, 30 de agosto de 2010

Na Beira do Mundo (En la Orilla del Mundo) - Miguel Bakun



La obra de Miguel Bakun transmite paz, tranquilidad, la combinación de sus tenues colores, algo de melancolía quizás; es como estar viajando por los alrededores de Curitiba, camino a San Mateo, por ejemplo, lleno de Araucarias, el árbol típico del Paraná, y, sin conocer aún el puerto de Paranaguá, debe ser tal y como lo retrató Bakun el siglo pasado.

Miguel Bakun nació el 27 de octubre de 1909, en Mallet, al sur de Paraná, hijo de inmigrantes ucranianos, y pasa parte de su infancia en Ponta Grossa también en Paraná.

A sus 17 años aspira a una carrera militar y se alista en la “Escola de Aprendizes da Marinha” en Paranaguá. De allí es transferido a la “Escola de Grumetes” en Rio de Janeiro, donde conoce a José Pancetti quien seguramente es quien inyectó en Bakun la fiebre por la pintura.

En 1930 un accidente determina un cambio radical: Bakun es dado de baja, jubilándose de la Marina y mudándose para Curitiba: aquel día, Brasil perdió un marino, y ganó un pintor.

Inicialmente trabaja como fotógrafo ambulante, pintor de letreros y anuncios y decorador de interiores.
Autodidacta, Bakun se dedica a la pintura. Su obra iría a constituirse de paisajes, además de naturalezas muertas, retratos y estudios en dibujo. Algunos de sus últimos trabajos poseen una visión animista de la naturaleza, y también temática religiosa.

Em 1938 se casa com Teresa Veneri y, em 1939 vive una breve temporada en Rio de Janeiro. A su regreso se sumerge en la vida cultural de la Curitiba de los años 40, participando de un atelier colectivo, ubicado entre la Plaza Tiradentes en pleno centro curitibano. Junto con Loio-Pérsio (pintor, dibujante, grabador carioca, o sea, de Rio de Janeiro); Alcy Xavier (artista plástico paranaense); y otros. Esa fértil convivencia con artistas e intelectuales estimula su producción artística.

En 1944 participa de la “Exposição de Arte Paranaense” en Rio de Janeiro, que fue promovida por la “Sociedade Amigos de Alfredo Andersen”, y por el “Salão Municipal de Arte” en Curitiba. De 1946 a 1962 participa intensamente de las ediciones locales del “Salão Paranaense de Belas Artes” y del “Salão de Belas Artes da Primavera” del Club Concordia, recibiendo diversas premiaciones; en 1948 su trabajo participa en el “Salão Nacional de Belas Artes” en Rio de Janeiro.

En 1949 construye un atelier en la parte posterior de su casa, en la calle Paraguassu y promueve una exposición abierta al público. Al año siguiente, se dedica a la ejecución de murales (aproximadamente 517 metros cuadrados) en la residencia del entonces gobernador paranaense Moisés Lupion, hoy “Castelo do Batel”. Lupion a su vez era mecenas de cuanto artista paranaense conociese: Alfredo Andersen, João Turin, Potty Lazarotto, etc, siendo Bakun uno de los privilegiados, viviendo una temporada en dicho castillo (otro lugar que merece ser visitado y fotografiado).

Bakun, ya como miembro de la APA (“Associação Paranaense de Artistas”) expone las muestras organizadas por esta entidad, como el “Salão de Maio” y visita, acompañado por un grupo de artistas paranaenses la “I Bienal Internacional de São Paulo”.
En 1955 se da una exposición individual en un inmueble localizado en la calle XV de Novembro, en Curitiba.

En 1957 realiza una individual en la Biblioteca Pública de Paraná, y participa de la colectiva “Mostra do Pintores do Paraná”, en el “Museu Nacional de Belas Artes” y en el “Museu de Arte de São Paulo”. Al año siguiente expone la colectiva “6 Pintores do Paraná”, en la Galería Cocaco, donde comercializa sus trabajos.

En 1962, un año antes de su muerte (14 de febrero de 1963, a los 53 años), Miguel Bakun pinta cafetales y otros paisajes del norte de Paraná durante su estancia en la hacienda de su amigo y coleccionador Oscar Martín Gomes.

Después de su muerte, innumerables muestras retrospectivas, individuales y colectivas fueron organizadas en Paraná, y su obra participa de la “18va Bienal Internacional de São Paulo” y de la “Bienal Brasil Século XX” de la Fundación Bienal de São Paulo.



Sin título, sin fecha.



"Pessegueiro" (Árbol de Duraznos)



"Pinheiros", sin fecha






Las dos obras de la parte superior pertenecen al grupo "Cais do Porto de Paranaguá"




"A Polaquinha" (La Polaquita")


El Modernismo de Bakun.

Objeto de estudio de reconocidos especialistas, la obra de Miguel Bakun permanece en el presente como una importante contribución al modernismo brasileño. Debidamente analizada, la magnitud de su producción retrata y fundamenta la cultura del arte en Paraná, para “retornar” a todo el público como bagaje y legado artístico. Un verdadero exponente del arte paranaense, que gana aún más valor cuando son descubiertos los caminos autodidactas de Bakun.

Luego de vivir un breve período en Rio de Janeiro y dejar su vida en la marina, donde conoció a Pancetti (José Pancetti, 1902 – 1958, otro gran pintor modernista brasileño, quien también se había enrolado a la marina – Nota del bloguero) retornó y comenzó a participar de un atelier colectivo. La intensa convivencia con artistas e intelectuales, de la Curitiba de los años 40’s estimuló su producción fértil. Las limitaciones financieras y la falta de estudio formal en arte, que normalmente serían obstáculos, llevaron a Bakun a desarrollar una pintura muy propia, en una incondicional entrega como pintor.

Museo Oscar Niemeyer.


El pequeño vídeo anexado aquí es sobre una muestra anterior llamada “A Natureza do Destino”, donde la entrevistada, la artista plástica Eliane Prolik fue la curadora de dicha muestra. Igual me atrevo a subirlo ya que no hay vídeos sobre este artista brasileño. La muestra el día de mi visita fue “Na Beira do Mundo”(“Al Margen del Mundo”, o “A la Orilla del Mundo”). En la presente muestra, además de Prolik, también fue curador el crítico de arte Ronaldo Brito. La muestra estuvo en el MON del 15 de abril al 15 de agosto del presente año.

No hay comentarios.: