viernes, 31 de octubre de 2014

Don Virgilio Cabernet Sauvignon Reserva 2010



Viña Ocucaje

Don Virgilio Cabernet Sauvignon Reserva 2010

13,5% Grad. Alc.

Ocucaje, Valle de Ica, Perú.



Esa etiqueta atrae. El dibujo hecho como a carboncillo de personas cosechando torna a esta etiqueta como una de las más bien logradas que hayamos podido conocer. No es lo más importante. Si el caldo que alberga la botella no es de calidad el gran diseño pasaría a ser una anécdota. 


Sin embargo, este cabernet sauvignon peruano es algo totalmente diferente a lo que se acostumbra a encontrar en países vecinos de la región. Claro, obviamente el terruño ya es de por sí diferente: el lugar donde se encuentran los viñedos era inicialmente cubierto por el mar, para luego solamente pasar un río, y en la actualidad es un árido desierto con enormes fósiles por doquier. Otro detalle: las barricas de roble nuevas (18 meses de barrica) utilizadas en este tinto son de origen rumano, definitivamente deben imprimir otras características en el caldo. Ya la mano de los enólogos: de ellos no hay mención, ni en la contra etiqueta, ni en su página web. Lo cierto es que éste vino superó nuestras expectativas tras las buenas experiencias con los dos tintos de la Colección Rubini, un merlot y un malbec



Negro hacia el centro, con bordes ligeramente ocres, denota mediana corpulencia, forma grandes lágrimas de mucha persistencia.

De inicio muy aromático: afrutado, ciruelas negras, higos; las notas de vainillas son tan diferentes, como más naturales; hacia la mitad de la botella aparece una sensación a madera muy leve.

En boca, las notas afrutadas son marcadas, hay un toque dulzón, bien leve, como de mermelada; su corpulencia es mediana, de una marcada acidez, de taninos sedosos. De final medio, con retrogusto a cuero, a clavo de olor, algo cálido, en la copa final es inclusive algo mineral.



Adquirido en Wong de la Av. 2 de Mayo (límite de San Isidro con Lince en Lima) a S/. 48,90 soles (unos RS 39 reais ó US$ 16 dólares, en diciembre del año pasado) tiene una excelente rpc. Vale resaltar que esa tienda Wong cuenta con una gran infraestructura para el área de vinos, así como una esmerada atención.

Beberlo ni bien descorchado no fue lo más adecuado. Luego de media hora mejoró considerablemente, y conforme iban pasando los minutos se ponía todavía mejor. Lo elegimos para armonizar nuestra noche de pizza, le vino muy bien. La sensación a vainilla es muy diferente a lo que se acostumbra a encontrar en tintos de la región. Es un tinto que aunque algo cálido no desequilibra en ningún momento, está muy bien trabajado. Nos arriesgaríamos a decir que tanto éste como los dos anteriores de esta misma bodega tendrían una gran aceptación en el mercado local brasileño. Una muy grata sorpresa, más aun a ese precio. 








El Plebeyo - Jesús Vásquez 

Hoy 31 de octubre en el Perú se celebra el Día de la Canción Criolla -sí, halloween también- así que ésta noche peruana la maridamos también con algo de música peruana. Dejamos este clásico tema de Felipe Pinglo en la voz de la siempre recordada por nosotros los peruanos Jesús Vásquez

lunes, 27 de octubre de 2014

Las fotografías de Frances Farmer, Iván Thays




Año de publicación : 1992

Año de la presente edición : 2000

Editora : Adobe Editores

Colección : Biblioteca Latinoamericana Contemporánea, libro 4



Hace mucho me debía algún libro de Iván Thays (Lima, 1968), así que tras el último viaje a Lima me hice de éste, su primer libro de cuentos. Desde el inicio atrae el muy buen uso del lenguaje que es una constante en todo la obra.

El libro inicia con “Nosotros hubiéramos querido que ella fuera eterna (Primera parte)”, aquí el personaje transmite una bella amargura para sus veinticinco años. Aunque no lo parezca, aquel joven llega a nutrir su deseo de información, insertándose en aquel bizarro grupo de ancianos admiradores de la diva del título.

El segundo relato “La sombra bajo el rostro” tiene un toque catatónico plasmado en el narrador, aunque equilibrado es algo esquizofrénico, está a punto de perder el control. Eso salva al relato del lirismo por momentos asfixiante del relato.

No necesariamente rubia” son dos breves historias que se alternan y que, finalmente, se entrelazan. Pero lo realmente interesante es la descripción del ambiente en ambas historias y la carga sentimental hacia el final no llega a eclipsar lo tan bien graficado que está. Todo el relato es muy cinematográfico, y esa caída de cabello del cadáver cuando es descubierto por Laville es como la cereza de la torta, muy gráfica, muy bien lograda.

El silencio de estrella” su escrita es pulida, y especialmente aquí su prosa lírica la encuentro muy bien lograda, también reconozco que es muy emotivo, pero aun así esto último lo torna demasiado nostálgico para mi gusto; “atracción y repulsión…” como canta Rafo Ráez, eso es lo que me dejó este relato.

Los hombres al viento” es uno de los más extensos, y entre recuerdos, realidad y sueños aquí por momentos también encuentro un exceso de lirismo en su prosa, llega a eclipsar la historia y ni qué decir de la atmósfera –que según su prólogo éste es un libro de atmósferas-. Su escrita fluye, no llega a ser denso, pero aun así este uno de los relatos que no me entusiasmó, pero ni un poquito.

Con olor a rosas y a muerte de rosas” es el más extenso del grupo, y también uno de los más logrados. A la ya mencionada buena escrita este relato tiene un timing preciso que aunque fuese diez páginas más extenso en ningún momento caería mi atención ante la trama debido no sólo a cómo está personificado la manera de ser del narrador sino también a la intrigante y sorpresiva María, ella es de esas jóvenes ninfas tan maduras y centradas –como si hubiesen vivido cien años- que desarman al más pintado misógino que se cruce con ella. Otro de los que disfruté a plenitud.

Memorias del infierno y del viento” también tiene aquella jodida melancolía que me incomoda un poco, pero, a su vez, posee una cierta frialdad en los diálogos que encuentro interesante.

Una muchacha loca como los pájaros” comienza muy bien, con dos bellas descripciones acerca de las mujeres. Pero aquí también la melancolía plasmada en las cartas de M a Alexander me resulta tan soso que el relato se me hace interminable. La intriga por saber quién es aquella remitente queda eclipsada por el derroche de sentimentalismo plasmado en M a través de su correspondencia y la poca acción de Alexander. No enganché con el relato.

Los relatos terminan con “Nosotros hubiéramos querido que ella fuera eterna (Segunda parte)”, y, aunque es parte del mismo relato inicial, éste es otro cuento. Aquí la nostalgia de nuestro narrador está a flor de piel por la invasión en su vida de Alessandra. Me hizo recordar lo cuán jodido es cuando alguien llega para hacernos dudar de la misoginia. Tan bien logrado como su primera parte al inicio de la obra.

El libro cierra con una breve y muy interesante reseña sobre la actriz Frances Farmer, de una vida con altos y bajos tan intensos como los picos registrados en un sismograma de la escala de Richter ante un terremoto. Una gran reseña sobre su vida aquí






Aunque cada relato es independiente y funcionan como tal tienen un punto en común, su espina dorsal es aquella actriz del título, que a través de fotografías, menciones, e inclusive búsqueda de información al respecto de su vida -en el relato inicial- llega a ser el oscuro vínculo que los une: tristeza, desánimo, decepciones, melancolía, universalizando deseos y fracasos no sólo de aquella diva, sino de la humanidad. Aunque no enganché con 2 ó 3 relatos el resultado final es positivo, el escritor sabe conducir al lector por esos conceptos y sugestiones, y con una escrita que aunque a veces parece abusar de un lirismo que se roba la atención en algún relato se llega a percibir fácilmente que su prosa está llena de pasión (una obscura pasión, algo sórdida a veces) muy intensa, y elaborada con mucho esmero.

Quizá con eso de que Vargas Llosa haya publicado “Los jefes” con 23 años de edad, y Bryce Echenique “Huerto Cerrado” con 29 años, sólo por mencionar dos de los más populares en nuestro país, en el Perú estamos mal acostumbrados, y los lectores somos muy exigentes aun con una primera obra. La de la presente entrada fue publicada cuando el autor visaba los 24 años de edad –o sea, escrita con menos- y tras ese detalle debería haber tenido más publicidad y/o reseñas en su momento. Me atrevería a decir que los que sabemos de su existencia en su gran mayoría es por ésta segunda edición de Adobe Editores de final del siglo pasado que la rescató de un muy probable olvido. 


No es lo mismo abordar la primera obra de un escritor ignoto que de uno conocido. En este caso, aunque no había leído nada de Thays sabía quién es él, tornando mi expectativa alta. Tras la lectura cubrió lo esperado, y por momentos hasta lo superó, lo que hace que tenga más curiosidad por sus novelas posteriores. El autor es el responsable del blog Moleskine Literario, quizá el más importante en el Perú en cuanto a literatura se refiere; y no sé hasta qué punto el actualizar aquel blog de una manera constante le quite tiempo para escribir más obras, puesto que además colabora con otros medios, creo. Debería escribir y publicar una obra por año, por lo menos, en vez de informarnos cada vez más sobre el acontecer literario mundial –por cierto, he visto muy poco sobre literatura brasileña ahí-; en vez de hacernos saber quiénes desfilan ser él quien esté desfilando. 





Hotel Normandy - Patricia Kaas 

La francesa Patricia Kaas nos era totalmente desconocida hasta ver que María, aquella ninfa del sexto relato la escuchaba. Cris agradece.     


sábado, 25 de octubre de 2014

Sheridan Vineyard Mystique 2011




Sheridan Vineyard

Sheridan Vineyard Mystique 2011

70% Merlot – 15% Cabernet Franc – 15% Cabernet Sauvignon

14,1% Grad. Alc.

Zillah, Yakima Valley, Yakima County, Washington, Estados Unidos.




No entendemos del por qué los vinos estadounidenses no son tan reconocidos y conocidos por estos lares; aquí en Brasil como siempre el factor precio le juega en contra. En Perú no recuerdo haber visto más de un solo rótulo en las estanterías, y, aunque estemos lejos de ser especialistas la última experiencia con aquel memorable The Prisoner, y tras experimentar este Sheridan Vineyard Mystique nos hace pensar de lo mucho que hay por descubrir –y que nos estamos perdiendo- acerca de los caldos de Estados Unidos.



Negro hacia el centro, bordes violáceos, forma lágrimas grandes, intensas, y muy persistentes. Denota una corpulencia de mediana a más.

De aromas muy afrutados en la primera copa: moras, fresas, frambuesas. Ya en las posteriores, hay leves sensaciones a humo, y hacia la copa final un toque de eucalipto.

En boca también son las sensaciones afrutadas las primeras en ser percibidas, muy afrutado. De taninos muy sedosos, cuenta con algo menos que una mediana corpulencia, ésta no llega a ser leve. Aunque su acidez no es marcada es suficiente para tornarlo fresco. De final largo con retrogusto a cuero, a café y –hacia la copa final- a eucalipto.




Adquirido en Total Wine de Chesapeake, VA a US$ 30 dólares (unos RS 66 reais ó S/. 85,60 soles, a inicios de este año), definitivamente a ese precio tiene una excelente rpc.

Un vino muy equilibrado, de una finura y elegancia que pocas veces hemos encontrado. Un blend muy bien trabajado que nos hace pensar una vez más cuánto falta por descubrir en el mundo del vino: ojo, éste vino no es de California –todo un universo, sí señor, pero no el único- la región más conocida en cuanto a vinos estadounidenses. Este ejemplar es de la capital, del estado de Washington, región bien al norte de ese país ahí cerquita de Canadá, con caldos aún más desconocidos por estos lares, y claro, por nosotros. Estados Unidos no es sólo California, y éste tinto es un gran ejemplo de ello, ¡todo un vinazo! 



 


Los Planetas - Rafo Ráez & Los Paranoias

Un poquito de rock en castellano para aliviar el último debate electoral que acabó hace unos minutos previo a las elecciones presidenciales del próximo domingo aquí en Brasil. Qué mejor que retornar a la música de Rafo Ráez & Los Paranoias que llevo por donde vaya, que me devuelve a Lima; al Yakana, cerca de la Plaza San Martín; al Jr. Quilca; a la Urb. El Bosque en el Rímac, donde lo escuchaba bajito para no incomodar a mis primos; a mi casa en Mangomarca, donde explotaban los parlantes -no con este tema, pero sí con sus primeros cds, entre otros grupos- infernizando seguramente a los vecinos; ésta es una de las tantas maneras de recordar mi ciudad, a la que esperamos regresar de visita; ojalá se pueda dar en breve. 

sábado, 18 de octubre de 2014

La expedición de la Kon-Tiki, Thor Heyerdahl




Título original : Kon-Tiki Ekspedisjonen

Año de publicación : 1948

Título en portugués : A expedição Kon-Tiki

Editora : José Olympio Editora

Año de la presente edición : 2013

Traducción : Agenor Soares De Moura




¿Qué sucede cuando tienes una teoría en la que crees religiosamente y varios prestigiosos académicos prácticamente se mofan de ella al conocerla? Pues, la pones en práctica. Es lo que hizo un todavía joven y aparentemente despreocupado Thor Heyerdahl (Larvik, Vestfold, Noruega, 6 de octubre de 1914 – Andora, Liguria, Italia, 18 de abril del 2002) quien al recibir gruesas y sistemáticas negativas de su conclusión sobre la población de la Islas en la Polinesia no encontró mejor manera de convencer a tanto señor obtuso que iba interrogando en Nueva York, intentando encontrar al menos alguna sombra de duda, a modo de esperanza, a tal novedoso como disparatado estudio. 






Heyerdahl estudiaba tallados de roca según el estilo polinesio en Columbia Británica, cuando los alemanes invadieron su país natal, Noruega. Se fue a vivir junto a su mujer, Liu, a la isla Fatu-Hiva en las Islas Marquesas. Vivieron un año en esa isla y percibió que el Dios que mencionaban los locales en las leyendas (Tiki) era el mismo que era mencionado en los antiguos poblados pre-incas: Wiracocha es un nombre quechua, de data mucho más reciente, los incas frecuentaban usarlo hasta dejar de adorarlo cambiándolo por el Dios Sol (Inti). El nombre anterior de Wiracocha era Kon-Tiki, o Illa-Tiki (Sol Tiki, o Fuego Tiki). Según la leyenda Kon-Tiki fue atacado por un jefe de nombre Cari. La batalla se dio en una isla del Lago Titicaca donde los misteriosos hombres blancos barbados fueron degollados, mientras Kon-Tiki y su élite escaparon, embarcando en la costa y desapareciendo por Occidente. 




Para Heyerdahl todo encajaba. Él, a mediados del siglo pasado estaba totalmente convencido de que para los antiguos peruanos el hacerse a la mar era un hecho frecuente y cotidiano, navegando grandes distancias, llevando consigo camote, papas, maíz, gente, dioses, hasta llegar a aquellas lejanas islas (Polinesia), en embarcaciones carentes de timón, pues conocían las corrientes (la principal, la que ahora conocemos como Corriente de Humboldt) y la dirección de los vientos, embarcándose en viajes sin retorno pues tanto las corrientes como los vientos no mudan de dirección; para Heyerdahl los actuales habitantes de las islas polinesias tenían sus raíces en el antiguo Perú. Ya para los renombrados académicos todo no pasaba de la afiebrada ilusión de un simpático nefelibata, por el simple hecho de que “esas singulares civilizaciones” no conocían de embarcación alguna. Las balsas, ellos tenían balsas (lo que en el Perú actual conocemos como “caballitos de totora”. Cualquiera que vaya a Huanchaco en Trujillo puede subirse a una y experimentar esa diferente sensación de navegar en esa aparente endeble embarcación, pudiendo hasta surfear en ellas), motivo suficiente para aflorar en ellos, sus auditores, risas y carcajadas que devastarían la autoestima de cualquiera. 


No se les puede culpar a esos catedráticos estadounidenses y europeos por su sorna inicial. Una vez decidido a embarcarse en una balsa desde el Callao hasta alguna isla remota en la Polinesia, varias autoridades peruanas, desde el Ministro de Marina de aquel entonces, hasta el Presidente de la República (el presidente José Luis Bustamante y Rivero) con quienes Heyerdahl se entrevistó se mostraron primero entusiasmados al imaginar que la alucinante teoría del gringo sea cierta, y escépticos al ver una especie de caballito de totora de gigantes dimensiones (construido con madera balsa traída desde Ecuador), con una pequeña cabaña de caña encima, con techo de hojas de plátano, siendo montado en las instalaciones de la Marina del Perú. Les dieron todo su apoyo en cuanto a la logística, pero para no generar algún problema diplomático con Noruega en el futuro cercano la única exigencia fue que firmen un papelito excluyendo de toda culpa en caso de alguna tragedia (que tanto peruanos y extranjeros daban por hecho) al gobierno peruano; could you please sign here? 

De izquierda a derecha: Knut Haugland, Bengt Danielsson, Thor Heyerdahl, Erik Hesselberg, Torstein Raaby, Herman Watzinger. Sólo faltó el loro.



Todas las aventuras juntas de Indiana Jones, Rick O’Connell (de la saga The Mummy), Piratas del Caribe y Life of Pi resultan minúsculas, chiquitas, un chancay de a 20 (como decimos en Perú), no son nada, a todas las peripecias vividas por Heyerdahl y su tripulación (en total, seis románticos suicidas y un loro) en los 101 días de ardua navegación en una balsa construida exactamente al estilo pre-inca, solamente con materiales que podían utilizar en aquella época. La narrativa de Heyerdahl es incluso sostenida en los capítulos iniciales (en tierra, armando el proyecto), no guardándose las sornas y mofas a la que estuvo expuesto desde el inicio, y ya al zarpar en la Kon-Tiki, la narración y el suspenso va en aumento. Desde ahí, no hay una sola página sin enormes sorpresas, en esta lectura no hay respiro, como lector cuesta mucho dejar el libro para retornar al cotidiano de la vida. Si de adulto asombra, leerlo de niño debe ser toda una experiencia y tanta. 


Foto tomada del blog "De la tierra a la luna, el blog cultural de Matterfilm."  


Túpac Yupanqui, Zheng Ge, Álvaro de Mendaña, Pedro Fernandez de Queirós, Luis Vaz de Torres, Fridtjof Nansen, Roald Amundsen, para todos ellos el mar no era un límite, y sí un espacio a ser descubierto, una invitación a navegarlo, a descubrirlo, a saber con qué se podían deparar del otro lado de la orilla, de haberla, pudiendo encontrar la propia muerte. Si los antiguos peruanos llegaban a las Islas de Rapa Nui (de donde sí podían regresar. Hay muros incas en Vinapu.) es muy probable que hayan llegado aún más lejos. Como buen noruego, ese bichito explorador también estaba en Thor Heyerdahl, quien a propósito, no sabía nadar, y aun así nunca dudó en llevar a cabo su empresa.

Con las grabaciones realizadas hicieron un documental que ganó un Oscar en 1951. Hace poco, en el 2012, la película noruega Kon-Tiki estuvo nominada al Oscar como Mejor Película Extranjera, aunque no ganó. 




En Oslo, Noruega, se encuentra el Museo Kon-Tiki, donde se expone las pertenencias de esta primera exploración como de otras realizadas por el autor. 


Desde promociones escolares hasta calles y plazas en el Perú deberían llevar el buen nombre de este héroe noruego. Recorrer estas páginas es navegar junto a estos nórdicos cada milla de aquel océano que de pacífico tiene muy poco, conocer especies que hasta entonces sólo sabían de ellas en enciclopedias, y algunas otras que ellos descubrieron. Entender cada día lo que los pre incas conocían muy bien, la fuerza y dirección de los vientos y las corrientes marinas, y que cada detalle de una embarcación construida de esa manera tenía un por qué. Una lectura fascinante.

lunes, 13 de octubre de 2014

Pisano RPF Tannat 2009




Bodega Pisano

Pisano RPF Tannat 2009

Tannat 100%

13,5% Grad. Alc.

Región Progreso, Uruguay.



Luego de la visita al Tannat Tasting Tour Brasil 2014 hace un par de meses comentábamos con Cris el por qué no bebimos vino uruguayo en este año. En realidad no hay una explicación para eso. No es nada premeditado, pero reparamos que generalmente al comprar vino en Brasil no salimos buscando de un país determinado y sí de alguna cepa en particular o de un corte, generalmente con un precio razonable. Afuera de las fronteras brasileñas sí cambia la perspectiva, la búsqueda es por país, la variación es por el factor precio que en Brasil es algo jodido. Así que, luego de la visita a aquel evento (y al otro de vinos portugueses) salimos a buscar aquí en Curitiba vino de estos dos países específicamente .

Yo recordaba haber visto vinos de la Bodega Pisano en Celeiro Municipal del Mercado Municipal de Curitiba, pero al ir la respuesta de Ronaldo fue categórica: Sim peruano…, tinhamos, mas não trabalhamos mais com Pisano. De las varias vinotecas ahí reunidas era la única que lo ofrecían. En otra tienda, Box 41, nos hicimos de un par de portugueses, y, a mitad de semana cuestiono a Cris: ¿Quieres ver zapatos?, sabiendo de antemano la respuesta, y el lugar al que iríamos: el barrio Bom Retiro, donde hay n tiendas de este artículo, y donde también está la vinoteca In Vino Veritas, sucursal de la importadora Mistral en Curitiba, de donde nos trajimos un par de botellas. No es un barrio al que solemos acudir, quizá lo frecuentamos una vez al año, quizá menos; ojalá los de la importadora mejoren su distribución en Curitiba, sino tendremos que ir nuevamente a por zapatos, aunque ya el próximo año.


Este es un tinto en que la fermentación alcohólica se realiza en tanques de inox con temperaturas controladas entre 28º y 32º C teniendo sólo 20 días contacto con los hollejos. La fermentación maloláctica es inducida en barricas nuevas de roble francés.



Es de un negro profundo con bordes violáceos, denota una corpulencia entre mediana a más, forma lágrimas medianas de mediana persistencia.

De inicio es muy afrutado: frutas rojas y negras se alternan, por un momento parecen como de mermelada. Posteriormente hay sensación a tabaco, a humo. De aroma muy persistente.

De buena acidez, es muy fresco. De una potencia muy equilibrada, con taninos sedosos, las notas afrutadas destacan. De final medio con retrogusto a tabaco, a humo, a tierra.



Cris dividió un cordero de leche con un amigo de su trabajo así que las costillitas se cocinaron en olla a presión al punto de la carne desprenderse del hueso tan sólo hincándole el tenedor. Acompañó guarnición de papas, y verduras. Yo, como buen limeño arrocero no puede faltar esa guarnición en mi plato; armonizó de maravilla. En cuanto a la rpc, mejor será para quien lo compre en Lima o en cualquier ciudad de Estados Unidos (en este último país lo pueden encontrar en cualquier sucursal de Total Wine), ya aquí en Brasil se pagó RS72 reais (unos S/. 83 soles ó US$ 28 dólares), y aunque es algo más caro consideramos que cuenta con una buena rpc por todo el disfrute que ofrece.

Aunque no llega a ser untuoso este tinto derrocha una finura que alterna muy bien con la potencia típica de la cepa. Estuvo muy bien solo, en la previa, pero quedó mejor con la comida. Un muy buen ejemplar de tannat uruguayo, aunque esto último sea quizá una perogrullada. 




Inflikted - Cavalera Conspiracy 


Mientras se espera con cierta ansia por estos lares el tercer disco de la banda brasileña Cavalera Conspiracy aquí dejamos el primer tema de su primer álbum. Esta presentación fue para el programa televisivo The Noite del canal SBT donde los entrevistaron. La entrevista también está en youtube.  

jueves, 9 de octubre de 2014

Ventisquero Queulat Gran Reserva Sauvignon Blanc 2011





Viña Ventisquero

Ventisquero Queulat Gran Reserva Sauvignon Blanc 2011

13% Grad. Alc.

D.O. Valle De Casablanca, Chile.




Una primavera muy caliente tenemos por aquí en Curitiba actualmente, con días que llegan a los 30º C, así que en estas circunstancias un vino blanco viene muy bien, y con éste Queulat nuestras expectativas eran altas tras la grata experiencia con el cabernet sauvignon, y no defraudó en lo absoluto.



Es de un amarillo con marcados toques verdes, denota mediana corpulencia, forma lágrimas medianas de gran persistencia.

Aroma herbáceo, floral se intercala a las notas afrutadas, cítrico en lo general, en ambos casos el aroma es duradero, persistente.

En boca es de mediana corpulencia, de una marcada y rica acidez, aquí también lo herbáceo y floral se intercalan con las sensaciones cítricas: como a cáscara de lima, de toronja, hay además un dulzor leve como de piña madura. Es algo amantecado, ofrece una rica y diferente sensación en boca. De final mediano a largo, con un rico retrogusto ligeramente amargo.



Adquirido en una vinoteca del Mercado Municipal (no recuerdo el nombre, acudimos poco ahí, ví el cartelito y prácticamente me abalancé sobre él) a RS 39,90 reais (US$ 16,50 dólares ó S/. 47,00 soles) hace poco más de un mes, o sea, menos de la mitad del precio normal, así resultó una excelente rpc. Como siempre, un sauvignon blanc acompaña perfectamente un ceviche, pero éste en particular si bien ya iba bien con los trozos generosos de pescado casaba todavía mejor con el sabor y la consistencia de los anillos de calamar.

Sorprende su densidad, de mediana a más, ese toque amantecado, algo voluminoso en boca, aunque reconozcamos que las notas herbales puedan parecer algo más notorias a otras sensaciones pero esto a nosotros no nos incomodó en nada, un vino con mucho carácter, con una acidez que ya la esperábamos marcada tornándolo muy fresco.

La muy grata experiencia con este Queulat dejaron nuestros ánimos aún más elevados mirando ahí en el rincón las otras dos botellas de la misma línea que descansan esperando a que les llegue su hora. 





Mania de você - Rita Lee y Milton Nascimento 



En 1998 Rita Lee grabó un disco acústico para MTV Brasil y para éste tema tuvo la participación de Milton Nascimento, otra de las joyas con que cuenta Brasil. Todo un lujo poder verlos (aunque sea por vídeo) y escucharlos juntos.  

lunes, 6 de octubre de 2014

Frida Kahlo, as suas fotografias




Retomando una costumbre antigua visitamos la exposición “Frida Kahlo, as suas fotografias” en el Museo Oscar Niemeyer (MON), y aunque nuestra hija entienda poco o nada de la tía Frida y el tío Diego (Rivera) ahí estábamos, recorriendo la amplia sala que alberga las 240 fotografías que repasan la vida y trayectoria de la artista mexicana. 


Frida Kahlo con cinco años. Anónimo, 1912. Museo Frida Kahlo. 


Sabíamos de la llegada de ésta muestra a Curitiba con antelación, y, aunque no sea una exposición de sus pinturas, ésta muestra fotográfica despertó el interés de muchas personas, y no sólo de las que vivimos en Curitiba, sino de muchas otras que por diferentes motivos visitan la ciudad y acuden al museo con el interés de retroceder en el tiempo e ingresar al difícil cotidiano de la que se convirtió en ícono de la cultura mexicana y latinoamericana. Así, por ejemplo, una pareja de buenos amigos que nos visita una vez al año desde São Paulo programaron su visita luego de confirmar que la muestra estaba dispuesta. 

Es bacán ver, entre el mar de gente, muchas personas, muy probablemente mexicanos, acudiendo al museo con la camiseta de su equipo y otros con la de la selección mexicana. Entre los que pude ver y reconocer habían unos tres con la amarilla del América, uno con la blanquiroja del Chivas de Guadalajara, otro con una blanquiazul del Pachuca; si por aquí vendieran la del Querétaro habrían muchos brasileños vistiéndola ahora que Ronaldinho está por allá. Vestidos con la camiseta de la selección mexicana conté doce, sólo ese día. 

Frida Kahlo por Guillermo Kahlo, 1932. Museo Frida Kahlo.


Es cierto que hace más de un año no caminábamos por el MON, pero nos atreveríamos a decir que esa cantidad de gente sólo la hemos visto con las exposiciones de Guayasamín, de Botero, de Chambi; en un rápido ejercicio intentamos imaginar cómo sería si una exposición de sus pinturas llegase a la ciudad. 


Frida Kahlo por Nickolas Muray, 1946. Museo Frida Kahlo.


Su padre, el alemán Guillermo Kahlo (cuyo verdadero nombre fue Carl Wilhelm Kahlo) era fotógrafo profesional, y muchas de las obras de ésta muestra son de su autoría, así como también hay fotografías de la francesa Gisèle Freund y el húngaro Nickolas Muray, dos fotógrafos que compartieron muchos momentos de sus vidas con la artista, sobre todo el segundo, uno de sus amores más duraderos, con poco más de diez años de relación. Pero también Frida agarraba la cámara y capturaba momentos de su día a día, y, en tiempos en los que el photoshop era una utopía ella no se amilanaba a recortar su propio rostro por diferentes motivos de varias imágenes. 

Frida Kahlo pintando el retrato de su padre, por Gisèle Freund, 1951. Museo Frida Kahlo.


La exposición comenzó su gira en la ciudad natal de Frida, Ciudad de México; luego estuvo en Lisboa, Portugal; de ahí estuvo en el Museum of Latin American Art en Long Beach, Estados Unidos; hasta llegar a Curitiba, siendo ésta la primera ciudad sudamericana a la que llega la muestra, y hasta el momento la única puesto que de aquí será expuesta en el Museo MARTa Herford en Herford, Alemania en febrero hasta mayo del 2015; en junio, y hasta setiembre del 2015 regresa a México, al Centro Cultural Tijuana en dicha ciudad; en octubre del 2015 hasta febrero del 2016 estará en el Bendigo Art Gallery, en Bendigo, Australia. 

Frida Kahlo pintando en su cama. Anónimo, 1940. Museo Frida Kahlo.


La muestra aquí en Curitiba fue prorrogada hasta el 30 de noviembre del presente año, de martes a domingo desde las 10 horas hasta las 18 horas, y los jueves cierran a las 20 horas, siendo la entrada gratis desde las 18 horas. Oportunidad única de envolverse con un poquito de lo mucho que tiene por ofrecer México. Imperdible. 

miércoles, 1 de octubre de 2014

Edi Simčič Triton Lex 2007




Edi Simčič Winery

Edi Simčič Triton Lex 2007

Rebula – Chardonnay – Sauvignon Blanc

14% Grad. Alc.

Goriška Brda, Eslovenia.




La bodega Edi Simčič es de las más representativas en Eslovenia, actualmente está administrada por la tercera y cuarta generación de la familia, con Edi Simčič y su hijo Alex a la cabeza. La bodega está situada en la región de Goriška Brda que hasta antes de la segunda guerra mundial pertenecía a Italia, o sea, está ubicada en plena frontera friulana.

Casi un año después abrimos hoy este vino esloveno, el primero que bebemos en casa. Ya lo conocíamos del Encontro de Vinhos del año pasado donde nos había sorprendido gratamente, sabíamos que es un vino de guarda y que a pesar de ser un vino blanco es para armonizarlo con carnes y/o quesos fuertes, así que ahora la intención era justamente probarlo con comida en la tranquilidad del hogar.



De un amarillo vivo que coquetea con el ámbar, muy brillante, con bordes algo naranjas, de mediana corpulencia, denso, demora en caer por las copas, lágrimas de mediana intensidad, muy persistentes.

En esta fase a cada hora su perfume mudaba: desde flores blancas, notas herbáceas, afrutada: piña, un punto de miel, y vainilla.

De una mediana corpulencia, voluminoso, llena la boca; hay trazos de vainilla; lo afrutado es marcado: piña; hay también un punto como a miel; de una rica sensación como a mantequilla; de una leve pero rica acidez. De final largo, retrogusto herbáceo, en la tercera copa parecía más mineral.



Es un vino totalmente camaleónico, muda constantemente, es muy atractivo. Ya con la carne asada y guarniciones no fue tan bien, no casaba como nos habían dicho, así que Cris preparó una salsa gorgonzola en donde añadimos tiras de la carne asada y la servimos sobre rigatoni: quedó una maravilla, combinó mejor con la fuerte salsa de ese queso e inclusive ahora con la carne bañada en esta salsa. Aunque es un vino de guarda yo no me atrevería a dejarlo por mucho tiempo más, nos parece que ahora está en el momento justo para disfrutar un vino totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados por estos lares, un vino blanco elegante aunque con cierta e inusitada potencia; éste ejemplar esloveno sorprende de inicio a fin. 




Adendo, un día después: 

O salto - O Rappa 




Ayer al subir nuestros pareceres respecto del vino trasegado no dejamos un vídeo como últimamente lo estábamos haciendo pues ya era tarde, y entre varias otras cosas no quisimos subir alguno apurados. 

Éste domingo 5 de octubre son la elecciones municipales y regionales en el Perú y, al mismo tiempo, las elecciones presidenciales, de senadores y diputados en Brasil, así que creemos que éste excelente vídeo viene a pelo. 

Cris me dice que este tema es todo un clásico aquí en Brasil, no sólo por la letra, sino también por el gran trabajo audio visual realizado. Yo ya conocía dicho vídeo, así como al grupo O Rappa, por tener la suerte -y en algunos casos la dicha- de tener varios amigos brasileños desde antes de conocer a Cris. No necesitas saber portugués para entender de qué trata el vídeo: un trabajador (interpretado magistralmente por el actor y periodista Guti Fraga) es despedido a causa de las políticas tomadas durante el mandato de Collor de Mello y, tras los sistemáticos fracasos ante la búsqueda de un empleo presenciamos su lenta decadencia, con su bebé en brazos, hasta optar por aquella fatídica decisión. Es un vídeo fuerte, muy bien elaborado que lamentablemente enfoca un pasado reciente y que, para muchas personas en la actualidad, una realidad latente. 


A pensar bien en quien(es) votar este domingo. Tanto Perú como Brasil no están mal, pero podrían estar mucho mejor sin tanta corrupción en la gente que está en el poder. Que mejores vientos soplen en ambos países.