domingo, 25 de mayo de 2014

Las Moras Black Label Bonarda 2009




 

Vinícola Finca las Moras

Las Moras Black Label Bonarda 2009

14 % Grad. Alc.

Valle de Tulum, San Juan, Argentina.



Una uva poco conocida y difundida por estos lares es la bonarda, y quizá la poca información con la que contamos en el mercado brasileño sumado a los precios estratosféricos a los que son ofrecidos normalmente por aquí hará que un potencial comprador se decante por el archiconocido y casi siempre infalible malbec u otras cepas más conocidas. ¿Por qué apostarían sus sudados reales en un vino de una uva que quizá recién se enteran que existe? Un consumidor promedio que bebe una botella de vino al mes –o quizá menos- tendría que ser muy aventurero para hacerlo. Éste ejemplar junto a otras nueve botellas –sí, las conté- de la misma cepa estaban –están, aún hay varias en el estante- de oferta junto a dos trabajados con la cepa syrah hacia mediados del año pasado. Uno de esos syrah se vino con nosotros y el otro se agotó al toque. Ya los bonardas hasta la semana pasada seguían ahí con el cartelito de oferta pero pareciera que pasan desapercibidos. Y lo peor es que quienes recorren esa transitada vinoteca no saben la experiencia que se están perdiendo.

Según la etiqueta posterior las cepas utilizadas para este tinto datan de 1975 y están ubicadas a una altitud de 650 m.s.n.m. en el Valle de Tulum en San Juan.


A la vista, denota una corpulencia mediana a más, de un granate oscuro con bordes violáceos, forma lágrimas enormes que demoran en caer.

En nariz, frutos rojos y negros alternan con notas especiadas, clavo, laurel.

En boca, es muy afrutado, voluminoso en boca, cuenta con una rica densidad mayor a la media, de buena acidez que lo torna muy fresco. De final largo con retrogusto algo herbáceo. 



Consigue ser fresco y complejo a la vez, con unos taninos muy pulidos, derrocha elegancia, resultó un caldo muy bien trabajado, una muy grata experiencia que se agradece.

domingo, 18 de mayo de 2014

Tarapacá Gran Reserva Etiqueta Negra 2009




Viña Tarapacá

Tarapacá Gran Reserva Etiqueta Negra 2009

81% Cabernet Sauvignon – 9% Petit Verdot - 5% Cabernet Franc – 5% Syrah

13% Grad. Alc.

D.O. Valle del Maipo, Chile.




Algo que recuerdo de este vino cosecha 2009 es que hace un año aproximadamente se agotó al toque. Inclusive nosotros pudimos agarrar una de las últimas botellas, a diferencia de la cosecha del 2010 que ya estaba en estantes -y que todavía siguen ahí varios ejemplares-, pero este 2009 no se ofreció por mucho tiempo. ¿Algo tenía que ver con la gran calidad de esta cosecha? Quizá. Y quizá  tenga que ver al respecto los pequeños aportes de petit verdot y syrah con que cuenta esta añada. Aunque guardamos buenos recuerdos del 2008 este 2009 estuvo soberbio.



A la vista, denota mediana corpulencia, tiñe las paredes de las copas, de fondo muy oscuro que coquetea con el azul y con bordes violáceos.

En nariz, una explosión de frutas rojas y negras maduras, como de mermelada, sensación duradera y muy persistente. Hacia la tercera copa Cris encuentra trazos de vainilla, sensación leve.

En boca, de mediana corpulencia, muy afrutado refrendando lo encontrado en el aroma, algo como moras, ciruelas; aterciopelado, amplio y con excelente estructura. De final largo con retrogusto a café, Cris le encuentra a tabaco.




Es un tinto muy equilibrado, mucho más elegante que la experiencia del año pasado con el 2008 que si mal no recuerdo estuvo algo cálido, este no. De taninos muy finos, estuvo realmente sabroso y memorable.




創世紀 Secret Object - 聖飢魔Ⅱ Seikima II







Aunque Cris ya escuchó aquí en casa a esta banda nipona creo que es la primera vez que ve un vídeo de ellos. Tem certeza que vai “harmonizar” essa banda com esse tinto? Sí, porque ambos son un clásico. Y en este caso, 聖飢魔Ⅱ, -o sea, Seikima II en rōmaji- es una gran banda de heavy metal japonés que podría engañar a cualquiera con su extravagante vestimenta y parafernalia haciendo creer que son una copia nipona de Kiss. ¡Na’ que ver! Estos compadres son imperdibles.

jueves, 15 de mayo de 2014

After Dark, Haruki Murakami




Título original : アフターダーク Afutā Dāku

Año de publicación : 2004

Título en portugués : Após o anoitecer

Editora : Alfaguara

Año de esta edición : 2009

Traducción : Lica Hashimoto / Ho Yeh Chia, del Deparatamento de Lenguas Orientales de la USP encargada de la transcripcón fonética de los diálogos en chino del capítulo 3.




 

Siempre creí que se debería vivir de noche. De pequeño muchas veces dormía de tarde para prepararme a hacer mis tareas desde la nueve de la noche por toda la madrugada para luego bañarme y estar pronto para ir al colegio. Ya de adulto, y en la etapa nipona, mientras muchos veían con desagrado el trabajar de madrugada yo me sentía aliviado, con más ganas, pudiendo escuchar todo el ruido de los enormes insectos y pequeños batracios –aquel extraordinario universo ahí a mi ladito- en los arrozales o, como Mari, una de las protagonistas de esta historia, ir al Denny’s –a veces al Joyfull o Saizeriya- y encontrar aquel barullo de las personas que harían dudar a cualquiera que estás en plena madrugada por el gran movimiento que el local alberga.

Eri y Mari Asai son dos hermanas antagónicas: la primera es bella, la otra simple; una es modelo, la otra pasa desapercibida; y aunque alguna vez se abrazaron muy fuerte generalmente son como dos imanes de polos iguales; la primera duerme un sueño profundo aunque no está en coma; la segunda, bilingüe, para vivir, prefiere la noche.

Kaoru, Komugui y Koorogui trabajan en el motel Alphaville donde en una habitación una prostituta china fue brutalmente golpeada y robada. Ante sus constantes fracasos en el intento por comunicarse con la víctima, y con la mafia china a la que esa joven mujer pertenece, requerirán de un intérprete, acudiendo a Takahashi, antiguo empleado del motel y amigo de ellas.

Takahashi es un joven y talentoso músico aunque es consciente de sus limitaciones. Duda entre profundizar en su carrera musical o abandonarla definitivamente para estudiar derecho en la universidad. Es un signo de interrogación andando, aunque si alguna certeza lleva consigo es el querer tener alguien con quien compartir sus pequeñas victorias y grandes desilusiones, pero sobre todo sus constantes dudas. 


Shirakawa es un joven ejecutivo, atleta, pulcro y meticuloso, también parece revelarse como un atento esposo. Se observa detenidamente ante un espejo y la razón no es mero narcicismo, su mirada intenta ser más profunda, como queriendo reconocer en sí un defecto, una imperfección, una condena, recriminándose, aceptándose, Finalmente, algo de vanidad aflora en él: pareciera que el acto consumado hace pocas horas lo hace sentirse bello.

 






Todas las historias que se enlazarán en determinados momentos transcurren en una sola noche, así, cada capítulo inicia con un relojito que va indicándonos la hora en que van sucediéndose los hechos. Aunque solos o acompañados todos los personajes parecen tener a la soledad como una característica en común, Muchas veces accedemos a estos como la cámara que filmará estos acontecimientos –como en el cuarto donde Eri Asai duerme, parezco fluctuar en su atmósfera-, pasa la impresión de que si alguien quisiera filmar esta historia no tendría que trabajar mucho con el guion pues pareciera ya estar listo para eso. “Somos um autêntico ponto de vista e do céu olhamos a cidade.” (Pág. 201) Y si con la noche la vida aflora, también seremos partícipes del ocaso con la llegada de la luz matinal que todo lo obnubila, donde muchos herejes se atreven a despertar.


Es un libro con una trama que va por un difícil lindero el cual fácilmente podría hacer descartar el libro antes de llegar a la mitad. No es el mejor libro para iniciar con este autor, podría hacer que lo odies, quizá hasta sentir que es un escritor sobre valorado. Creo que es mejor si ya se ha leído un par de libros de él con antecedencia, pues reconoceremos sus lugares en común, sus filias, conocer y aprender aún más sobre sus gustos musicales impresos en la vida de sus personajes como la banda sonora de sus vidas, y a la vez sus estruendosos silencios. En resumen, dejarse encantar con aquella sutileza sombría de Haruki Murakami. 




"Nel dormir l'anima mia" es uno de las cantatas de Alessandro Scarlatti que Shirakawa escucha en su momento de introspección.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Colección Rubini Malbec Crianza 2009


 

Viña Ocucaje

Colección Rubini Malbec Crianza 2009

14% Grad. Alc.

Ocucaje, Ica, Perú.




Cuando pensamos en malbec ipso facto pensamos en Argentina, sin embargo encontramos dos vinos nacionales trabajados con estas cepas. Probablemente hayan más de otras bodegas pero en nuestra visita a Lima sólo nos deparamos con estos dos, el de la presente entrada y el Picasso de Bodegas Vista Alegre de la semana pasada. Hace algunos meses experimentamos el merlot de esta línea de Viña Ocucaje y ya nos había sorprendido gratamente, ahora decidimos descorchar este malbec ansiosos por saber qué nos depararía. Así como aquel merlot este malbec pasó por barricas de roble rumano, aunque no indican el tiempo. Tampoco hay información más detallada acerca de los viñedos de donde provienen estas uvas.



A la vista, de un granate translúcido con bordes algo ocres. Denota leve corpulencia, forma pequeñas lágrimas.

En nariz, las frutas rojas destacan, se percibe algo herbáceo.

En boca, de leve corpulencia, de buena acidez, hacia la segunda copa y en adelante algo dulzón, las frutas rojas aquí también destacan. De final mediano, con retrogusto a tabaco. 



En este ejemplar no percibimos aquellas notas clásicas de madera, vainilla, etc. No. Es más afrutado, lo que lo torna más fresco, y aunque para nuestro gusto es de una corpulencia muy leve, aún más leve que el malbec compatriota suyo (y mío) de la semana pasada no decepcionó. Este malbec crianza de Viña Ocucaje acompañó bien nuestra noche de pizza. El caldo estuvo muy fresco, ideal para una noche algo cálida cuando se dude por optar en descorchar un tinto.





Este tema "Tsunami" de Manganzoides está incluído en aquel cd amarillo y recopilatorio "Sub-Amerika en el aire", cd que por cierto no tengo en físico pero pude grabar antes de la mudanza. 

sábado, 10 de mayo de 2014

Herederos del Marqués de Riscal Reserva 2008






Bodega de los Herederos del Marqués de Riscal

Herederos del Marqués de Riscal Reserva 2008

Tempranillo 90% - Graciano y Mazuelo 10%

13,5% Grad. Alc.

El Ciego (Álava), D.O.C. Rioja, España.


Cada año que pasa intentamos probar la nueva cosecha de este vino del cual estamos seguros no nos deparará decepción alguna, este año no fue diferente. Ya estaba con nosotros hace algún tiempo y estábamos esperando una tarde friolenta para abrirlo, y esta vez no nos preocupamos mucho con la comida pues teníamos un poco de varios tipos de queso y fue con estos aperitivos que secamos y disfrutamos este 2008 de Marqués de Riscal.


De un granate no tan brillante, denota mediana corpulencia, forma lágrimas de mediana intensidad.

Un suave aroma amaderado y toques de vainilla anteceden a las notas afrutadas: frutos rojos.

En boca, es un vino suave, aterciopelado, de buena acidez, aquí lo afrutado resalta más a las notas de madera y vainilla. Final mediano con retrogusto algo especiado y a cuero.


Adquirido a S/. 75,00 (unos US$ 26,90 a mediados del 2013, o sea RS 59,20 en aquel momento) en World Duty Free del aeropuerto de Lima: consideramos que tiene una rpc justa. Esta vez Cris lo encontró más suave, más leve que otras añadas, pero la elegancia de sus taninos se mantiene. Siempre será un placer descorchar una botella de este caldo.






Entre los varios y diversos temas que estamos escuchando dejamos este: “Caída Libre” del excelente grupo uruguayo La Trampa. 

miércoles, 7 de mayo de 2014

Picasso Malbec Reserva 2011





Bodega Vista Alegre

Picasso Malbec Reserva 2011

13,8% Grad. Alc.

Ica, Perú.


Es cierto que no pudimos salir a recorrer vinotecas u otros mercados en nuestra estancia por Lima, nos limitamos solamente al Wong de la Av. Dos de mayo donde cuentan con una gran área destinada a vinos y piscos, además de la muy buena atención de siempre, y fue ahí que encontramos este ejemplar peruano trabajado con la cepa malbec. La Bodega Vista Alegre fue fundada en 1857 pero como otras bodegas peruanas pasaron por la expropiación de terrenos en aquella reforma agraria hacia la segunda mitad del siglo pasado perdiendo viñas centenarias y comenzando hace pocas décadas prácticamente desde cero. La presente botella contenía un tinto que pasa 24 meses en barricas de roble francés y americano y 8 meses en botella antes de salir al mercado. Las uvas provienen de viñedos propios ubicados a 450 m.s.n.m. No indican la distancia del litoral.

A la vista, es de un violeta casi negro hacia el centro con bordes ligeramente naranjas, forma lágrimas medianas pero intensas.

En nariz, en la primera copa -de ambos-, las sensaciones a frutas rojas maduras destacan, también hay un toque de vainilla. Hacia la segunda copa –de ambos- se torna ligeramente alcohólico, hay sensaciones a pasas, a orejones, frutas secas. Hacia la tercera copa esa sensación alcohólica desaparece dando pase nuevamente a las notas afrutadas y a la leve vainilla.

En boca, en la primera copa –de ambos- es muy sedoso, lo afrutado se impone: frutos rojos se refrendan, Cris percibe una suave sensación a madera. Hacia la segunda copa se tornó más cálido eclipsando las notas afrutadas iniciales, ahora se percibe como pasas, Dos horas después, hacia la tercera copa esa sensación cálida desaparece y nuevamente aparecen las notas afrutadas, hay también notas especiadas, clavo de olor, vainilla y una acidez algo más marcada. De final mediano con retrogusto especiado, y en la última copa una sensación como de café.

Acompañó nuestra cena, un guiso de carne con papas y arroz. Este tinto no es voluminoso en boca, esta experiencia es más fresca, más fácil de beber, exceptuando la segunda copa que se puso algo rebelde. Cuenta con una buena rpc: S/. 44,90 (US$ 15,80 ó RS 35,15) La pobreza en el diseño de su etiqueta esconde un tinto bien trabajado, toda una agradable y sorpresiva experiencia. 









Y ya que un vino peruano nos encandiló, dejamos un tema de los varios que estamos escuchando por aquí: “A 3000 años luz” de La Ira de Dios, gran banda nacional.