sábado, 31 de diciembre de 2011

Recuento del 2011



Fue un año totalmente diferente para nosotros aquí, con experiencias únicas que hasta ahora las vamos descubriendo. Este recuento es algo nuevo para mí, lo vi en el “blog Fenixcidio”, y luego en el de Pollo, "0 en literatura" también, así que me animé a hacer este en diferentes momentos del día pues como último día del año hay varias cosas por hacer, entre esas cocinar.

En cuestión de libros, fueron 34 los leídos, y si haces click en la etiqueta “libros” se verá cómo fueron devorados cronológicamente. Se verá también que trato de imponerme autores de tres países en especial: de Brasil, por ser el país donde vivo y aprovechar que estoy aquí para conocer aún más la literatura de este país-continente sabiendo que en español son pocas las opciones que se encuentra en el mercado hispanohablante, sin contar Cohelo por supuesto; de Japón, por ser el país donde viví un período de mi vida, siendo más maravilloso de lo que imaginaba en cuestión de cultura, templos, gente.., todo, tengo algunos amigos en la isla y sé que todo se está nivelando por allá; y de Perú, mi país, que tras sus historias me regresa muchas veces aunque en tiempos diferentes por lugares donde ya estuve. Después de tratar de leer literatura de estos tres países vienen los “extranjeros” intentando abarcar algún país nuevo.

Haciendo la tabulación (palabrita que por más de una década usaba continuamente, y me vino por acaso ahora) los autores fueron muy diversos y quedaron repartidos en este 2011 de la siguiente manera:

Con una obra: China e India, con dos autores que sorprendieron muy gratamente.

También con una obra: Rusia, España, Alemania, Francia, Irlanda e Inglaterra.

Igual, con una obra de los latinoamericanos: Chile, Cuba, Colombia y Venezuela.

Con dos obras : Estados Unidos.

Con seis obras : Perú y Japón cada uno.

Con siete obras : Brasil.

Y una obra de antología del cuento fantástico, donde hay literatura de diversos países, en su mayoría europeos.



Decepciones no hubieron pues trato de no aventurarme con algún autor totalmente desconocido. El tiempo es tan corto que abrir un libro de Paulo Coelho –por citar uno- me parece toda una pérdida de tiempo, quitándole la oportunidad a disfrutar de algún clásico o de un escritor que debería de conocer.

El Murakami más célebre, Haruki, no diría que fue una decepción, aunque esperaba más, sería muy injusto juzgarlo de malo con tan sólo una obra leída de él. De Ryonosuke Akutagawa ya nada sorprende, a no ser las ediciones encontradas, de lujo, con bellos dibujos de Hideyuki Fujikawa. Jun'ichi Saga tampoco fue una decepción, esperaba poco de él, fue muy agradable conocer su obra, sincera, sin dársela de Oe o Kawabata narró su historia con todos los datos que recogió, y sobre todo, cuando se refiere a Asakusa en Tokio, recuerdo esas calles, llena de hermosos templos, harto comercio que hasta ahora se mantiene, y claro, los yakuzas controlando los pachinkos y sunakus en la actualidad, en la obra otros eran los negocios. Junnosuke Yoshiyuki también fue un total descubrimiento, y Shusaku Endo un maestro cuyos libros deben ser procurados y leídos.



Sorprendieron varios: los brasileños Alberto Mussa, Raduan Nassar y Santiago Nazarian. Éste último se le nota muy fresco, con ideas nuevas, y considerando que la obra leída fue la primera que él escribió estuvo muy bien, lo que motiva a buscar más de él. Ya Mussa y Nassar fueron sorpresivos disfrutes. Tenía altas expectativas por Rubem Fonseca, y aquella primera obra suya corroboró lo que esperaba de él: maestría. Ignácio de Loyola Brandão: exagerado, y Dalton Trevisan con su particular descripción de la realidad curitibana, muy actual.Y la obra "Cuentos, Antología de escritores brasileños contemporáneos" devela a varios autores que hay que tener en cuenta.



De mis compatriotas, fue emocionante el encontrarme con la obra más célebre de Alfredo Bryce Echenique en edición brazuka y en perfecto estado: fue un deleite leerla una parte en castellano y otra en portugués. De su compadre Julio Ramón Ribeyro leí la obra teatral “Atusparia” para saber que al gran Julio Ramón no se le debe encajar tan sólo en el cuento, él era muy completo. Curioso el tiempo que pasó para leer el libro de Juan Saavedra Andaluz, autor poco conocido en el Perú. Recuerdo que una de las cosas que hice al estar en Iquitos (en la selva peruana) fue buscar una librería, y de esto ya hace mucho, fue ahí donde me hice de ése interesante ejemplar. Todo lo contario pasa con Jorge Salazar: quien gusta de la lectura de seguro sabe quién es él, aunque no es fácil encontrarse con alguna obra suya. Yo tuve esa suerte a mi llegada a Lima en el 2008, casi de casualidad, para comprobar con esta obra todos los elogios que de él se dice, escribe y cuenta. Igual sucede con Edgardo Rivera Martínez, la diferencia es que a él lo tenemos vivo y produciendo, un autor al que deberíamos acostumbrarlo a elogiarlo. Esa compilación de cuentos suya no tiene pierde, tremendo libro. Una relectura de Vargas Llosa es siempre necesaria, siguiendo el orden cronológico abrí nuevamente su segunda obra, primera novela. Lo mejor es saber que el libro de inicios de los 60’s se mantiene muy bien.



La escrita de Jorge Edwards es muy rica, una clase de manejo del idioma, todo un maestro. Lástima que la editora venezolana lanzara al mercado una edición muy descuidada del libro de Héctor Mujica, autor desconocido para mí hasta aquel entonces. Severo Sarduy es muy diferente a todo, muy original, podría hasta cansar, hay que perseverar e intentar encontrarle el hilo a su narrativa. Un clásico de García Márquez siempre es bienvenido, además me he propuesto leer uno de Vargas Llosa y acto seguido uno de Gabo. Iba con recelo al libro de Joseph O'Neill, tan celebrado aquí y en otros países, pero aunque su obra no será memorable, sí se hace muy interesante la manera cómo consigue armar su historia sin caer en el tedio teniendo en cuenta que en la mayor parte narra juegos de cricket. Kazuo Ishiguro también estuvo a la altura de las expectativas creadas. El depararme con un libro de Lou Andreas Salome y de Wilhelmine Schroeder Devrient en perfecto estado también fue un golpe de suerte, más en un país donde no se habla el castellano y a un precio muy bajo.
Y aunque todos estas obras son recomendables el libro que llegó a ser una absoluta sorpresa fue "Obras Primas do Conto Fantástico", realizada por Jacob Penteado, que revela muchos autores para estar atentos, rescatándolos del olvido y que merecen tenerlos presentes por la calidad que derrochan. Descubrir a Carmen Laforet también fue reconfortante, su obra así como su vida se hace muy interesante. Bukowski es un viejo compañero.

Pero sobre todo las obras del francés Emmanuelle Carrère, del indio Amitav Ghosh y el chino Dai Sijie, absoluta revelación, muy recomendables, y ya estoy atento a alguna otra obra de ellos.





Sobre las exposiciones, todas tienen su particular encanto, aunque me enganché más con “Dores da Colômbia” de Fernando Botero, “Fotografías” de Maureen Bissilliat y “Carteles” de Piotr Kunce.

Sobre los vinos: creemos que no importa si bebes un Vega Sicilia Único o un Gato Negro. Lo que realmente importa es beber lo que a cada quien le agrada, y poder hacerlo en compañía, con tu pareja, tu esposa, tu enamorado, tu machucafuerte, tu amante o tu amigo colorido, como dicen por aquí. Pero si te llega a agradar el vino descubrirás un mundo aparte, por ser una bebida viva, de la cual dentro de una misma línea ninguna cosecha es igual a otra, y un mismo vino casándolo con diferentes comidas los resultados también serán diferentes. Con el vino es un aprender constante y resulta muy placentero compartirlo como ya dije con la pareja, o con familiares y amigos que llegan después de mucho. Lo más importante es compartir. Para los que gustan del vino: tienen que leer "El juicio de Paris" de George Taber, resulta muy instructivo.

Viajes no hubieron este año puesto que nuestro mayor viaje y alegría fue el nacimiento de nuestra bebé, y cada día es un nuevo disfrute. Queremos que se acostumbre a vernos leer un libro, a vernos hacer ejercicio, a que nos vea con una copa de vino en la mano. Faltó aquí una entrada celebrando el centenario de José María Arguedas. Y aunque no hubieron viajes también faltó una entrada sobre el aniversario del “descubrimiento” de Machu Picchu. Hay muchas fotos que tengo de allá y de Cusco, falta escoger cuáles subiría y también hacerme una imagen de Elier, amigo fotógrafo chalaco-arequipeño que tuvo la suerte de estar ahí la noche de las celebraciones. Ya te la pediré para subirla junto a las que tengo.

A los que visitan este espacio: muchas gracias. A los que comentan el agradecimiento es el doble: sus aportaciones y puntos de vista son muy importantes. La idea del blog inicialmente era tener una especie de anotaciones de lo que leía, visitaba, conocía y bebía. Luego, a través de los comentarios que dejan pude ir conociendo personas de diversos lugares, con perspectivas muy interesantes de los cuales sólo se aprende.

También la idea es provocar. ¡Sí! Sería bacán si alguien se anima a leer un libro, a descorchar un vino, a ir a un museo -siempre hay uno en cualquier ciudad-, a recorrer algún lugar.

Que el 2012 sea lleno de alegrías, en donde quieran que se encuentren, y como dijo una amiga hoy en un mensaje: ojalá y los Mayas se hayan equivocado rotundamente.

¡¡Un muy feliz 2012 para todos!!

6 comentarios:

Raquel Bazán dijo...

Gracias por un recuento tan completo y realizado en horas previas al Nuevo Año.Ese tiempo dedicado a facilitarnos alguna que otra lectura que se nos haya quedado por ahí, se te agradece sinceramente.
Saludos...

manigna dijo...

Gracias a ti Raquel por conocerte a través de este medio.

¡Un abrazo grande y un muy feliz año nuevo!

Pollo dijo...

Fue interesante leerte el 2011 y ojalá pueda aprovechar este año para leer un poco más de literatura brasileña. Por cierto, me gustaron tus comentarios de las eliminatorias, son las más certeros que he leído hasta ahora, ni triunfalista, ni pesimista, muy buenos! saludos!

manigna dijo...

Gracias mi estimado Pollo, ojalá y te depares con literatura brasileña en Lima, hay muy buenos exponentes que espero sean traducidos y distribuidos por allá.

Lo de las Eliminatorias: debe ser que por estar en Brasil, donde se realizará el próximo mundial, y en una ciudad sede, mi ánimo multiplique mi esperanza, pero luego la selección se encarga de bajarme a tierra. Con Colombia en Lima y Uruguay en Montevideo veremos si seguimos soñando o regresamos al fondo de la tabla a donde ya estamos acostumbrados. Si para cuando jugaron la semifinal de la Copa América con los charruas ya "soñaba" con que vengan para la Copa Confederaciones en el 2013, y es que pensaba que aquella semifinal era más dura que la propia final.

Un abrazo y feliz año.

Bara 薔薇 dijo...

Manolo,
Te deseo mucha felicidad, ese bebé que sea muy bienvenido, muchos besos y abrazos para él o para ella y para tu esposa lo mismo, besos y abrazos.

Sigo con mucho interés todas tus publicaciones, es realmente un placer leerte.
Abrazos de España,
Bara

manigna dijo...

Gracias Bara,
Es mujercita, Sofía, y cada día nos llena de felicidad.

Gracias por tus palabras, sabes que el interés es mutuo.

Abrazo fraterno.