sábado, 25 de febrero de 2017

Bollinger Special Cuvée Brut




Bollinger

Bollinger Special Cuvée Brut

60% Pinot Noir – 25% Chardonnay – 15% Pinot Meunier.

12% Grad. Alc.

Ay, Champagne, Marne, Francia.




Aunque no se necesita un motivo para beber champagne, tan solo las ganas de beber uno, nosotros sí teníamos un buen motivo ayer: cumplimos ocho años de casados, así que tras la oportuna experiencia de la semana pasada ayer no podría haber sido diferente. Ya le había echado el ojo al espumoso de James Bond, así que aquel era el momento indicado.



De color dorado, burbujas pequeñas y persistentes, denota mediana corpulencia.

Aroma a levadura, persistente, hay también un tostado algo más que leve.

En boca una sensación a pan, a levadura, marcada, aquella sensación tostada también está presente. Hay una nota de almendrado. De corpulencia mediana, de buena acidez, con final largo.



Adquirido en BC Liquor Store de Burnaby a 87 Justin’s, tiene una buena rpc. La primera copa fue acompañada con frutas frescas frías: melón, uvas, peras y fresas, las dos últimas con un salmón asado en salsa de manzana y espárragos salteados.

Aunque en la misma línea de rango de precio de su vecino bebido con antelación éste Bollinger es totalmente diferente. No percibimos notas afrutadas, más bien un rico tostado y esa sensación a pan, tan marcada. No hay toque dulzón, y sí una acidez muy interesante. En lo que coinciden es en la elegancia que derrocha, de una textura y finura que sorprende desde el primer sorbo. ¡Un lujo! 






Champagne and Reefer - The Rolling Stones ft. Buddy Guy

Del álbum "Shine of Light" del 2008 este tema con la tremenda voz de Buddy Guy. Tuve la suerte de poder verlo en el cinema en aquel año. Ahora sólo a beber y disfrutar. 



"Well you know when I'm lonely


Bring my woman set her right down here by my side"

viernes, 17 de febrero de 2017

Taittinger Champagne Brut Réserve




Maison Taittinger

Taittinger Brut Réserve

40% Chardonnay – 60% Pinot Noir y Pinot Meunier

12,5% Grad. Alc.

Reims, Champagne-Ardenne, Marne, Francia.




Ayer continuamos festejando nuestro Día de San Valentín en casa. El martes 14, lluvia, y demasiada gente en la calle, con restaurantes repletos nos motivó a quedarnos acurrucados comiendo ricas tortas. Hoy descorchamos este champagne. Es la primera vez que probamos uno, por los motivos de siempre: en Brasil son carísimos. Comentábamos ayer recordando cuando fuimos a la bodega subterránea de la tienda Monalisa (si no estoy equivocado) en Ciudad del Este, Paraguay, donde muchas cajas de las diversas variedades de ésta marca estaban empiladas; se vendía (y se vende, de seguro) como agua, pero aun así nunca nos hicimos con alguna botella para cruzar la frontera. No es que aquí en la Columbia Británica sean tan baratos, pero de seguro que mucho menos que por nuestros recordados países.

Con uvas provenientes de treinta y cinco diferentes viñedos (¿eso es positivo?), madura por tres años en bodega antes de salir al mercado.



De burbujas abundantes, persistentes. De un amarillo que asemeja al dorado, buena corona de espuma.

Aroma afrutado de inicio, lichi, melocotones, sensación al polvo del pan, un leve floral.

En boca lo afrutado es delicado, muy elegante, hay un punto de dulzor muy leve, ligeramente cremoso.



Adquirido en BC Liquor Store a 68 Justin’s, tiene una buena rpc. Acompañó bien un par de filetes de salmón asado, con arroz y papitas doradas.

Sinceramente, desde nuestra ignorancia, no esperábamos mucho por éste champagne Taittinger. No porque dudásemos de su elaboración, sino porque pensábamos: si ante algunos espumosos brasileños, y cavas hemos disfrutado rico a un menor precio, ¿qué a más te puede brindar una botella más cara, de más de 65 dólares canadienses (y éste está entre los “baratos”, los de entrada)? Sólo descorchando uno y experimentar para saber. Riquísimo. Totalmente diferente. De una elegancia y delicadez que sorprende desde la primera copa. De aroma persistente, de una textura única. Y, por los precios de sus hermanos, sospecho que éste es el de entrada.

Hay algunas otras variedades por aquí de esta casa, y muchas otras marcas a su alrededor. El champagne, aquí en Canadá, es una nueva puerta que se nos abre en el maravilloso mundo del vino. 





 

Canterurias - Cecilia Barraza 

En el tercer surco del lado A del disco "Afro-Peruvian Classics, The Soul of Black Peru" se encuentra ésta composición de Chabuca Granda en la hermosa voz de Cecilia Barraza. 

sábado, 11 de febrero de 2017

Martini Rosé





Martini & Rossi Spa

Martini Rosé Sparkling Wine

Brachetto – Malvasia – Moscato Bianco

9,5% Grad. Alc.

Piemonte, Torino, Italia.




Ya habíamos probado a finales del año que pasó el Asti de Martini, y ayer nos hicimos con este espumoso rosado de la misma casa.



De un rosado algo acentuado, forma burbujas de mediana intensidad, de poca persistencia.

Aroma muy afrutado de inicio, fresas, cerezas, tiene un toque dulzón. Cris le encuentra un toque floral. Aroma intenso de inicio, pero poco duradero, no demora mucho en caer esa intensidad.

En boca lo afrutado es también marcado aunque de impresiones diferentes: como a lichi, y a cerezas. Hay un toque leve dulzón (no como el Asti aquel. Claro, era un Asti, y Cris lo rememora con cierta nostalgia), aunque nada empalagoso; es ligero. Retrogusto mediano.



Adquirido en BC Liquor Store de Burnaby, a 13 Justin’s, tiene una buena rpc. Acompañó bien una ensalada de frutas: fresas, melón, uvas verdes. El rosé de Martini (así como el Asti) no es para alocarse. Está perfecto a ese precio. En Brasil de seguro no lo compraríamos por su alto costo, ya en Perú es mucho más accesible. Es simple, pero bien hecho, para las cantidades industriales al que es producido a ese precio (nuevamente) está más que bueno para una noche donde afuera la nieve empieza a cubrir la ciudad mientras nos acurrucábamos prestos a ver Stranger Things en Netflix. 




Should I stay or should I go - The Clash

Algo que nos llamó la atención desde el inicio de ésta serie de Netflix fue la banda sonora, donde éste temazo de The Clash (tercer surco del lado A del quinto disco "Combat Rock" de 1982, que no tengo todavía; ya caerá) se destaca. No debe ser coincidencia que desde que la serie estrenó este tema se recolocó en las radios de Vancouver. 

sábado, 4 de febrero de 2017

Finca Flichman Dedicado 2010





Finca Flichman S.A.

Dedicado 2010

14,5% Grad. Alc

Mendoza, Argentina.




La última botella que nos acompañó en nuestro periplo desde Brasil es ésta. Y vaya que viajó: desde su natal Mendoza, Argentina a la sucursal de Total Wine & More de Chesapeake en Virgina, Estados Unidos, de donde Cris la abrazó para llevarla consigo a Curitiba, Brasil, y que luego se vino con nosotros a British Columbia, Canadá, para, finalmente, hoy ser descorchada.

Doce meses en barricas nuevas de roble francés y luego doce meses más de estiba, tras varios viajes y un año y medio de descanso en estas frías tierras para acompañar hoy, tras una hora y media de decantación, nuestra cena.





De un granate profundo, tiene mediana corpulencia, forma lágrimas medianas y persistentes.

Aroma a frutos rojos, fresas, ciruelas. Luego de una hora se percibe algo especiado, también algo como a cuero. Muy aromático y persistente. Perfumado.

Aterciopelado, frutos rojos, ciruelas, frutos secos, pasas, clavo de olor, de buena acidez, sensación a chocolate de leche. De final largo con retrogusto lácteo, y a café.



Adquirido en Total Wine & More de Chesapeake, VA, a 30 Obama’s a inicios del 2013; tiene una excelente rpc. Acompañó perfectamente nuestro cordero asado con papas y arroz. Nos sorprende cuán bien aguantó todo aquel periplo, para por fin comprobar lo que sospechábamos: es un tinto muy elegante, soberbio, de los cuales –y a ese precio- debería ser comprado por cajas. Una joyita para comenzar muy bien el año. 







I got a feelin' in my body - Elvis Presley 

Del disco 45 "Our Memories of Elvis volume 2" dejamos este tema de Elvis Presley. Este pequeño disco encontrado data de 1975, aunque el tema en mención sea grabado en 1973 para el álbum "Good Times". Encontrar alguna prensaje americana o japonesa de Elvis en buen estado no es algo fácil, al menos por estos lares. 

Recuento del 2016






Enero del 2017 ya acabó y sólo ahora puedo rasguñar este remedo de resumen el cual abarca la increíble cifra de tres (03) libros leídos en todo el año 2016. A modo de disculpa conmigo mismo (no, en realidad no existe disculpa alguna para dejar de leer) rememoro que los años que menos leí fueron durante mi estancia en aquella isla maravillosa llamada Japón. Ahora, durante este año y medio aquí en Canadá no fue diferente, aunque por otros motivos: había (y hay) que estar más participativo en la transición de la escuela de mi hija; adaptación a un nuevo idioma y nuevo entorno; nuevos horarios.



Consumidos, de David Cronenberg es un gran libro. No necesitas ser adepto a sus películas . Si con imágenes él sorprende, con esta narración -dejando a tu imaginación volar- macabra consigue envolver de principio a fin. Bienvenido a la obscuridad de Cronenberg.

Sueño, de Haruki Murakami tiene todo lo que un fan del japonés espera encontrar (yo, últimamente estoy esperando algo más) en el entorno de los personajes: buena música, buenas referencias literarias (ambas, a la vez, incitan a conocer más sobre aquellas pistas que el autor va dejando), y mucho misterio.

Ya Lluvia Negra, de Masuji Ibuse tiene el don de no hacer que abandones el libro a pesar de la profunda y cruda tristeza en la que los personajes se encuentran -momentos y días posteriores al estallido de la bomba atómica, nada menos- gracias a una loable sutileza en la narración. No toca en lo absoluto alguna queja o reproche hacia las decisiones norteamericanas del bombardeo, centrando solamente la trama y a sus personajes en su nuevo y apocalíptico presente. Una joya de principio a fin.



La verdad es que no hay excusas para no leer, pues sí hubo tiempo para ver más películas juntos; cocinar, adaptándose y conociendo nuevos ingredientes; y claro, descorchar algunas botellas de vinos. Fueron treinta y nueve (39) botellas trasegadas en la comodidad del hogar (entre muchas otras cosas, para esto nos sirve el blog, para conservar un pequeño inventario). Mencionándolas así también nos parecen pocas.


Que el 2017 sea más próspero en cuanto a libros y vinos se refiere.
  


viernes, 23 de diciembre de 2016

Martini Asti





Martini & Rossi Spa

Martini Asti D.O.C.G. Sparkling Wine

Moscato Bianco 100%

7% Grad. Alc.

Torino, Italia.




¡Un Asti! ¡Hace cuánto que no nos hacemos con un Asti! Los recordados Riccadonna por aquí no los vemos, y ahí asomó éste Martini que en Brasil ya lo habíamos visto, de lejitos, ya saben, por el precio. Aquí, a un precio terrenal, fácil es llevar uno (o varios) a casa.



De un amarillo paja, de suave coloración, burbujas pequeñas y abundantes.

Aromas a peras, manzanas verdes, hay un toque de dulzor. Aroma duradero y persistente.

Lo afrutado en boca se refrenda, aunque su acidez no es tan marcada llega a mostrarse fresco. De final mediano, con el dulzor en el retrogusto, sin llegar a empalagar.



Adquirido en BC Liquor Store de Burnaby, a CA$12,50, de una increíble rpc. Tenemos vivo el recuerdo de verlo a RS 100 en el Mercado Municipal de Curitiba. 12,50 es un excelente precio en realidad. Combinó bien con los cubos de fruta fría, melones y fresas, mientras vemos a Sofía sacudir la cabeza al ritmo de la música. Esta es la previa a los espumantes de navidad. Hay también un rosado en el anaquel. Presumimos que pronto nos acompañará en nuestra mesa. 






Hardwired - Metallica

El tema que abre el excelente álbum "Hardwired... to self-destruct" (2016) es el que adjuntamos a continuación. Por cierto, los doce temas de los cuatro lados no tienen pierde. 

lunes, 19 de diciembre de 2016

Koonunga Hill Shiraz Cabernet 2014





Penfolds Wines

Koonunga Hill 2014

Shiraz – Cabernet Sauvignon

14% Grad. Alc.

Magill, Adelaide, City of Burnside, South Australia, Australia.




Otro australiano en nuestra mesa. Creo que ya hemos probado en alguna degustación en Curitiba una cosecha anterior de éste Koonunga Hill de la famosísima casa Penfolds, pero nunca lo hemos llevado a casa, por los motivos de siempre: el precio alto para un vino básico. Por allá rondaba los RS 80 (y ahora debe estar más), y por ese valor te haces de aceptables ejemplares argentinos, chilenos y uruguayos. Aquí en BC la realidad es otra: por ser un vino básico es ofrecido al mismo valor de un Casillero del Diablo etiqueta negra, por poner un ejemplo, y eso le puede jugar a favor: al estar a un valor terrenal es fácil el ser adquirido. También en algunos casos, como con nosotros, le puede jugar en contra: lo difícil será saber si incentiva una segunda compra en la misma persona. Al menos esta cosecha 2014 no estuvo a la altura.



Obscuro, de un granate profundo, bordes violáceos, poca corpulencia. Lágrimas pequeñas, persistentes.

Aroma de frutos negros, algo herbal, algo especiado. Aroma con poca intensidad y poca persistencia.

En boca los frutos negros son una sensación marcada, lo herbal es mucho más leve, de poca acidez, de leve corpulencia, taninos suaves, poca alma. De final corto, retrogusto algo especiado.



Adquirido en BC Liquor Store a 15,30 justins (estaba de oferta, su precio normal es 18,30 justins), tiene una mala rpc. Lo elegimos para nuestra noche de pizza. Raro una pizza un lunes, pero en esta semana larga fue una excepción. 

No llega a tener algo de complejidad y algo de estructura como un vino de 20 dólares, ni llega a ser un vino redondo, fácil de beber como uno de 10. Le falta alma, y un vino sin alma no deja huella.