jueves, 28 de abril de 2011

Tokio, día 5

El quinto día la pasamos en Narita, en la prefectura de Chiba. Aquí está el Narita-san Shinshō-ji (成田山 新勝寺), templo budista fundado por Kanchō Daisōjō en el año 940. Este importante templo recibe miles de turistas, sobre todo en los “yasumi” o “feriados largos” (son 3 en Japón), además de los japoneses que suelen acudir a orar. Para poder ingresar hay que esperar pacientemente cerca de una hora, y podría ser más, pues la cantidad de personas es tal que sorprende. Como siempre, por respeto no saqué la cámara dejándola dentro de su maleta. Una lástima, puesto que el interior es tan lindo como por fuera; entrar en uno de estos templos es una gran experiencia. Cuenta además con un enorme parque y lago acondicionado desde 1928 tal y como se encuentra en la actualidad, donde se puede caminar por las diferentes trochas bajo la sombra de sus enormes y antiguos árboles, siempre en compañía de los cuervos que por allá abundan, también observar nadar a las diversas carpas: es muy relajante.

En el Komyo-do Hall que data de 1701, se encuentra el celestial Buda Dainichi Nyorai (Vairocana).

También se encuentra una antigua y bella pagoda de tres niveles, con 25 metros de altura, fundada en 1712, esta construcción se caracteriza por los lindos diseños polícromos debajo de cada ala así como las cabezas de dragones en pan de oro.

El Shaka-do Hall, edificado en 1858. Aquí está el Shaka Nyorai, o sea, el histórico Buda. Este templo se caracteriza por los grabados de las paredes.
La pagoda Dai-to es mucho más moderna, construida en 1984, es el lugar donde se expresa el “mandala”, diseño simbólico del Shingon Mikkyo, doctrina esotérica del budismo.

La entrada a todos estos complejos está llena de comercios de todo tipo, desde comida hasta recuerdos.

Japón sabe mezclar estos complejos tan antiguos y con mucha historia con edificios muy modernos. Ya de noche, tomando el tren de regreso a la ciudad, preparándonos para nuestro último día en la capital.



































































































No hay comentarios.: