domingo, 26 de diciembre de 2010

Juan Salvador Gaviota, Richard Bach / El delfín, historia de un soñador, Sergio Bambarén



Título original: Jonathan Livingston Seagull, a story;
Año : 1970;
Autor: Richard Bach;
Título en português: A história de Fernão Capelo Gaivota;
Título en español: Juan Salvador Gaviota;
Traducción al portugués: Antônio Ramos Rosa y Madaléna Rosalez.
Editorial Nórdica Ltda. 1977.


Este libro formaba parte de un conjunto de lecturas en la escuela, hace algún tiempo ya. Es una lectura ligera, con una historia simple pero que, para un niño que cursa la primaria hace que el mensaje que guarda sea motivador: creer en tus sueños, hacer lo que más te gusta, y esa analogía tan trillada como efectiva: no sólo vivir para pescar sino pescar para vivir.


(Portada de la revista "Time" del 13 de noviembre de 1972)


Juan Salvador Gaviota es un soñador, y quiere hacer algo más que el resto de su bando se limita a hacer día tras día. Lo califican de irresponsable y llega a ser expulsado de su grupo. Él quedará libre para hacer lo que le plazca, encontrando compañía de dos gaviotas puras y brillantes, divinas, quienes se comunican con él, motivándolo. Llegará así, tras duro entrenamiento, a ejecutar nuevas maniobras en el arte de volar, conociendo técnicas nuevas y alcanzando velocidades inimaginables. Juan Salvador Gaviota retornará con su bando, sin llegar a juzgarlos, y sin ningún rencor en su ser, perdonará, y alentará posteriormente a otras como él, que soñaban con hacer algo diferente, a motivar y a realizar sus sueños, entre ellos su amigo Francisco Gaviota, quien quedará como instructor antes de que, Juan Salvador Gaviota literalmente desaparezca.





Título Original: El delfín, historia de un soñador;
Autor: Sergio Bambarén;
Año: 1997;
Título en portugués: O golfinho, a história de um sonhador;
Traducción al português: Márcia Frazão;
Editora Academia de Inteligência / Editorial Planeta, 2008.


Hace unos meses hubo en las Livrarías Curitiba un buen descuento en muchos libros que ahí ofrecen: entre diversos títulos y portadas había una con un delfín, que sobresalía con esa banda roja diferenciando aquel libro del resto: “¡Más de 10 millones de libros vendidos en todo el mundo!”; la obra prima de Sergio Bambarén en la actualidad quizá ya superó esa cifra.


(Foto de Ernesto Arias, tomada del decano peruano El Comercio)


Daniel Alexandre Delfín es un soñador, y quiere hacer algo más que el resto de su grupo se limita a hacer día tras día. Él sueña con la onda perfecta, decidiendo un buen día abandonar su grupo y adentrarse en la inmensidad del océano, buscando así el propósito de su vida. Una voz divina, la voz del mar, lo aconsejará y guiará. Conocerá en su aventura otras especies con las que intercambiará algunos pareceres, como el pez –sol, quien sueña con poder tocar algún día aquella estrella; un tiburón, afligido por su fama de voraz asesino; un viejo delfín, quien como él también era un soñador; y una ballena jubarte o jorobada, quien a pesar de su grandeza es temerosa de una especie llamada hombre. Daniel Alexandre Delfín encontrará la ola perfecta en el mismo instante en que encontrará dos ejemplares de aquella especie de quien la ballena jorobada teme, comprobando que estos seres dominan las olas al igual que él. Luego de aquella experiencia retornará a su grupo e inculcará lo aprendido. Tendrá varios alumnos, entre ellos Miguel Benjamín Delfín quien finalmente quedará como instructor tras la partida definitiva de Daniel.

Tener un escritor peruano quien con su primer libro llegue a ser best seller en el mundo entero no es de todos los días -ni Vargas Llosa antes del premio nobel, y quizá ni después-, así que merece ser leído, por lo menos por cultura general. Sin embargo, para quienes ya habíamos leído el libro del estadounidense Richard Bach es imposible el no compararla con la obra de Sergio Bambarén.

Ya en la revista “Punto de Equilibrio” del Programa de Coyuntura Económica del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, en su edición de noviembre del 2008, Víctor Andrés García-Belaúnde Velarde realiza la crítica titulada “Como transformar una gaviota en delfín…, y que nadie se dé cuenta en el intento”, donde da cuenta de las coincidencias entre ambas obras:

- Los nombres (ambos se apellidan según su especie);

- El descontento con la rutina de comer y vivir bien;

- La realización de una actividad solitaria mal vista por la comunidad (sea volar o correr olas);

- El hallazgo de nuevas maneras de realizarla (volar más rápido o correr olas más grandes), olvidándose de pescar y comer. A ello sigue el reproche de la comunidad por el incumplimiento de las reglas, el exilio, el encuentro con dos compañeros de aprendizaje, el retorno a la comunidad y posterior apostolado, y, finalmente, el desvanecimiento de los protagonistas en pleno ejercicio de la actividad liberadora, sea esta volar o correr olas.


Da cuenta también de la frase al final de ambas obras, esto en la edición en castellano:

- “Inclusive, la frase con la que concluye cada autor es similar: “Su carrera hacia el aprendizaje había empezado”, en Juan Salvador Gaviota, y “ (…) su viaje al reino de los sueños había empezado”, en Daniel Delfín.”

Al tener las ediciones en portugués la comparación de esta última frase no puedo realizarla, pero hay otra frase, también al final de ambas obras muy parecidas:

- “Bem, então não está longe o dia em que aparecerei na sua praia e lhe mostrarei uma ou duas coisas acerca do vôo!
(Juan Salvador Gaviota, página 152.)

- “Um dia ainda vou te encontrar, Daniel”, pensou, “e vou te ensinar umas coisinhas a mais sobre o surfe!
(El Delfin, página 98.)

Agregaría también otra coincidencia: la obra de Bach viene con fotografías (de Russel Munson) de diversas gaviotas, mientras que la obra de Bambarén viene con dibujos (de Oscar Astromujoff) de diversos delfines.

Hasta en el inicio encuentro algo similar:

- “Ao verdadeiro Fernão Capelo Gaivota que vive em todos nós.
(En la obra de Richard Bach, página 9.)

- “Para o sonhador que há dentro de cada um de nós.
(En la obra de Sergio Bambarén, página 7.)

Lo curioso es que “El delfín” ya tiene 13 años de ser publicada, en todo el mundo, y en más de 37 idiomas; tiene hasta película animada (que está en la locadora cerca de casa). La gaviota de Bach también tiene una película donde la excelente banda sonora -realizada por Neil Diamond- destacó más que el film en sí.

Be - Neil Diamond - Banda sonora de Jonathan Livingston Seagull


Skybird - Neil Diamond - Banda sonora de Jonathan Livingston Seagull


Por otro lado, no existe pronunciamiento al respecto por ninguno de los autores. Nadie le ha preguntado a Bach su parecer sobre “El delfín”, pero lo más impresionante, en los diversos programas y entrevistas nadie le pregunta a Bambarén sobre este “rumor” acerca de las “coincidencias” que algunos de sus lectores han encontrado, y que creemos es más que una influencia. ¿Será que los diversos entrevistadores (hasta estadounidenses) no han leído el Juan Salvador Gaviota de Bach?

Siempre Bambarén repite que conoció a aquel delfín que dio origen a la historia surfeando en la playa Guincho de Portugal. Hasta me he encontrado con un comercial de un banco peruano (excelente comercial por cierto, de J. Walter Thompson, que parece trabajar sobre la alegoría de la caverna de Platón.) basado en la historia del escritor peruano.



Después de leer ambos libros estoy entre los que creemos que la obra prima de Sergio Bambarén hace honor a la palabra formada por las primeras cinco letras de su apellido; muy lindo para ser realidad.

El mensaje es el mismo, y sería interesante leer ambas obras seguidas y que -como siempre- cada uno saque sus propias conclusiones.


Fuente:

- Texto de la reseña de Víctor Andrés García-Belaúnde Velarde alojado en la página web de la revista Punto de Equilibrio de la Universidad Del Pacífico:

http://www.puntodeequilibrio.com.pe/punto_equilibrio/01i.php?pantalla=noticia&id=15727&bolnum_key=27&serv_key=2100

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. Muy triste. Acabo de leer el Delfín. Recuerdo que leí Juan Salvador Gaviota hace unos 10 años, y hasta la forma de poner nombres ha copiado. Es una vergüenza. Pero bueno. Supongo que algún arreglo habrán alcanzado debido a que Bach no lo denunció. Que lo aproveche

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Sí anónimo, eso es lo más extraño, que Bach no se haya pronunciado al respecto. Aquí se ve aquello de que alcanzar el éxito no es lo difícil, difícil es mantenerse ahí. Bambarén tiene diez libros más y, al menos por aquí, todos juntos no tuvieron la repercusión que tuvo en su momento "El delfín".

Bienvenido anónimo.



Robertino dijo...

Me topé con "El delfín..." en una casa de saldos, me gustó. Unos días después encontré en una librería "Juan Salvador Gaviota", me recordó instantáneamente al libro de Bambarén. Cuando lo ojeé un poco, rápidmente me fijé la fecha de publicación.
Hace un momento encontré en la televisión la adaptación de "El Delfín..." al cine.
Sinceramente no se como nadie dijo nada al respecto.

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Sí, es extraño que no haya algún pronunciamiento al respecto por parte de Bach. Tal vez ambos en su momento celebraron con un buen whisky el tremendo éxito de Bambarén y el resucitar de Bach. Si así es, bien por ellos, pero hasta ahí no más.

En el Perú -y en México últimamente- a Alfredo Bryce Echenique le dan con palo por un nimio artículo peridístico (más de uno, creo) desde el público a pie hasta otros colegas suyos desmereciendo y dudando de toda su enorme producción literaria.

Abrazo y bienvenido.

Anónimo dijo...

Claro que Bagh se pronunció, y Bamba perdió el juicio, por plagio....

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Ah mira..., buen dato, no sabía de esto último.

Gracias por comentar y bienvenido, anónimo.

Deborah Hussey dijo...

soy Deborah Hussey, ex mujer de Sergio Bambaren y madre de su único hijo Daniel. Convivimos desde el 2005 y procreamos a Daniel en el 2007. La relación se deterioró desde que soloPensaba en su película. Nos separamos en el 2009 al ver que no es el apice de lo que predica ser (ni en libros, ni película y menos el Comercial de Interbank) es un falso profeta. Su lema vive y deja vivir, es de "la puerta para afuera" ya que se empecinó en criticarme y chancarme psicológicamente. Este hombre se automedica, diciendo que es alcohólico en recuperación (solo para que lo escuchen) y saliendo a tomar cafe con una calculadora en el bolsillo para el conteo de sus millones,muy bien escondidos
Hace mas de 5 años estamos en un juicio por alimentos ya que alega no tiene dinero y el cual lo ha llevado a tener impedimento de salida del pais. Me mantuve callada por años por el bien de Daniel, porque crei que a fin de cuentas, era un buen padre. No fue sino hasta el año pasado que decidió mudarse al norte del pais a vivir aislado de la sociedad en compañia de su novia. Desde ese entonces, ve a Daniel solo 1 vez cada 2 meses cuando tiene cosas que hacer en Lima
A pesar de eso, Daniel y yo vivimos felices ya que tenemos el apoyo completo de mi familia. He decidido romper mi silencio, ya que la educacion y estabilidad de Daniel estan en juego. Bambaren al saber que no puede salir del pais, ha prohibido que Daniel salga de vacaciones conmigo en un viaje que con mucho esfuerzo vengo pagando desde hace meses. A pesar que Daniel le ha implorado, éste no cede. ni ante la persuasión de su propia novia, ni del psicólogo. Se que sonará algo frívolo para la realidad de muchos. Pero esta es mi realidad y debo contarla. Si alguien puede escribir las memorias de lo que fue estar, vivir y soportar a este farsante, busquenme.
No todo lo que brilla es oro, a aquellos que le creen ciegamente solo les digo abran los ojos