domingo, 27 de julio de 2014

Luigi Bosca De Sangre 2010




Bodega Luigi Bosca

Luigi Bosca De Sangre 2010

Cabernet Sauvignon – Merlot – Syrah

14,5% Grad. Alc.

Las Compuertas / Maipú, Mendoza, Argentina.



Charles y Lu vinieron desde São Paulo a pasar unos días y disfrutar un poco del frio curitibano así que era un buen motivo para abrir un buen vino, así que elegimos este Luigi Bosca De Sangre.

Las uvas para este blend provienen de los viñedos Finca Los nobles en Las Compuertas, y de Finca El Paraíso en Maipú. No hacen mención del porcentaje utilizado de cada cepa.



De un granate intenso, negro hacia el centro, bordes violáceos forma lágrimas intensas, denota mediana corpulencia.

Sensaciones afrutadas: moras, ciruelas negras, fruta madura, hay también trazos de vainilla.

En boca, es muy afrutado, aquellas frutas maduras se refrendan, es especiado, toques como clavo de olor aparecen, el caldo es de una
corpulencia de mediana a más. De final largo con retrogusto a tabaco, a humo.


Fue adquirido en León Sarfati, en el centro de Buenos Aires a $ 160 pesos (unos US$ 19,60 dólares ó S/. 53,90 soles ó RS 43,35 reais) en aquel momento, segundo semestre del año pasado.

Es un tinto que sin llegar a ser untuoso es muy elegante, muy equilibrado, pero esa elegancia podría confundirse con suavidad, aquí no, a pesar de todo ese derroche de finura se las ingenia para presentarse potente a la vez; es muy gallardo, ¡todo un vinazo! 














Hoy - Gloria Estefan 

Este es un vídeo que no veíamos hace tiempo, y ahora en estas fiestas patrias peruanas además de caer bien nos regresa a ese pequeño paraíso que es Cusco. Recuerdo que la primera vez que lo ví no me imaginaba a Gloria Estefan cantando un huayno; el resultado fue muy bueno. Cuando conocí a Cris ella sabía de la canción pero en su versión en inglés (increíblemente en Brasil es más fácil conocer un tema en inglés que en castellano), luego, cuando recorrimos juntos aquellos lugares éste vídeo tomó otros matices. Ojalá y algún día podamos recorrerlo nuevamente ahora con nuestra hija, cuando tenga edad para apreciar toda la historia que por allá aún sigue latente. 

¡Felices Fiestas Patrias!

miércoles, 23 de julio de 2014

Salton Volpi Chardonnay 2011




Vinícola Salton

Salton Volpi Chardonnay 2011

13% Grad. Alc.

Serra Gaúcha, Rio Grande do Sul (RS), Brasil.



Esta línea Volpi (llamada así en homenaje al pintor ítalo-brasileño Alfredo Volpi, cuyas pinturas engalanan las etiquetas de esta línea) es la que personalmente considero la más justa para comenzar a conocer los vinos de ésta vinícola, ya Cris los mira con recelo, no la entusiasma tanto.

20% de este vino descansa en barricas nuevas de roble norte americano por seis meses.

 

Es de un amarillo brillante, denota mediana corpulencia, forma lágrimas de poca intensidad.

Aroma notorio a piña, muy persistente, aparece también un toque a miel.

En boca la sensación a piña es muy persistente, posee una leve sensación amantecada, y un rico punto de amargor hacia el final. De una corpulencia mediana, de un final medio con un tostadito en el retrogusto.

 

Adquirido en Angeloni a RS 31 reais (unos US$ 13,95 dólares ó S/. 38,30 soles); tiene una gran rpc y este factor –el precio- lo torna más que interesante, ya que no será un vino memorable pero es muy honesto –palabrita que particularmente no me gusta, pero no se me ocurre otro adjetivo- con lo que ofrece al precio indicado. Es una gran opción para iniciarse con los vinos brasileños, y para los que conocemos alguito más de ellos sirve para no olvidar que ni siempre se necesita pagar mucho con vinos brazucas para obtener una agradable experiencia. 








O segundo sol - Cássia Eller 

Cuando descubrí la voz de ésta mujer ella ya era un grato recuerdo para casi todos los brasileros a quienes yo iba conociendo, y, en la actualidad, su voz es presencia constante en casa, y lo seguirá siendo.

lunes, 21 de julio de 2014

Tacama Selección Especial Petit Verdot 2013




Viña Tacama

Tacama Selección Especial 2013

100% Petit Verdot

13,5% Grad. Alc.

La Tinguiña, Ica, Perú.



El depararse con esta botella fue algo sorpresivo, no sabíamos de la existencia de varietales de la Viña Tacama bajo el nombre de su Selección Especial que reconocemos como un blend de petit verdot con tannat. No me causó buena impresión al ver la etiqueta con esa línea verde ahí en el diseño, pero esos son detalles de parte del envoltorio al que yo le doy importancia, aunque la verdad lo que realmente importe sea el vino. Esa línea de color verde ahí indicando la cepa la encuentro totalmente anti estética. Quizás esto sea algo nimio pero quién sabe si un pequeño detalle como este pueda decidir una compra o no en el consumidor final. Sí me agradó saber de la existencia de un varietal de petit verdot, esa cepa difícil de amansar y de trabajar, pero inexorablemente e ipso facto al pensar en varietales con esa uva nuestros recuerdos son de los últimos grandes varietales argentinos (Monte Cinco, y Decero Mini Ediciones, ambos varietales de petit verdot) que bebimos ya hace algún tiempo, y entonces como que la valla le queda alta, aunque sepamos que esta comparación sea injusta puesto que éste tinto es un vino joven y no de guarda como aquellos mencionados.

Según la etiqueta posterior las vides de esta cepa fueron traídas e introducidas a los terrenos de la viña hace más de 30 años. Ya en su página web no hacen mención alguna de este varietal.



Es de un rubí vivo, algo translúcido, denota leve corpulencia, forma lágrimas pequeñas de poca intensidad.

De inicio es muy afrutado, frutas rojas como de mermelada: frambuesas quizá, pero esa sensación no es persistente. En la segunda copa es algo cálido, aparecen sensaciones a guinda, algo especiado también. Hacia la tercera copa hay una leve sensación a vainilla. Siempre el aroma fue leve y de poca persistencia. 


La primera copa sorprende: aunque de una marcada y rica acidez, típica de esta cepa, llega a ser equilibrado, de poca corpulencia, fresco. La sensación afrutada (aquella frutas rojas de la etapa anterior) se percibe aunque no destaca. Ya en la segunda copa (unos 40 minutos después aprox.) fue otro vino tornándose alcohólico, muy cálido, desequilibrado. Las notas a guindas y orejones resaltan. Hacia la tercera copa la sensación cálida disminuyó considerablemente pero no despareció, hay sensaciones de ciruelas negras, y un retrogusto de café, pero desequilibrado, con un exceso de tostado. 




La primera copa no estuvo mal, pero con el transcurrir del tiempo iba desequilibrándose, perdiendo el poco carácter que tenía y haciéndose cada vez más difícil el beberlo, sobre todo al aparecer aquel torrefacto hacia el final, tornándolo nada placentero. 

Encontramos realmente interesante la difícil empresa de trabajar con esta uva, ya sea en blends como en varietales, ojalá podamos depararnos con otras añadas en el futuro, por ahora todavía estamos años luz de los vecinos, al menos con esta cepa.

lunes, 14 de julio de 2014

Grandes simios, Will Self




Título original : Great apes

Año de publicación : 1997

Título en portugués : Grandes símios

Año de esta publicación : 2006

Editora : Alfaguara

Traducción : José Rubens Siqueira
 


Instantes antes de abrir este libro de Will Self, viendo sólo la portada, intentaba imaginar cuán lejos llegaría con sus alucinaciones en esta historia, más aun viendo la cantidad de páginas de esta obra (406, nada menos) y tras la lectura, a la que voy cayendo y envolviéndome a cada capítulo de una manera cada vez más frenética se reafirma en mí en que por lo menos un libro de él tengo que leer por año. Porque ofrece historias totalmente diferentes de cualquier otro escritor; porque llega a inventarse su propio vocabulario que al poco tiempo lo adopto como si ya conociera de antemano esos términos; porque hace ver aquella realidad tosca y hostil tan cotidiana y normal, y sólo al cerrar el libro en algún capítulo caigo en la real de esta enorme diatriba: basta sentarse frente al noticiero de cualquier noche para reparar un entorno tan o más animalesco que el que aquí este escritor inglés me presenta; el mundo al revés.

Simon Dykes es un reputado artista plástico quien en una noche llena de alcohol, cocaína y éxtasis, luego de salir del club con sus amigos y enamorada, y tras una noche de amor con ella, despierta convertido en mono, y para su sorpresa él no es el único, su amante también es una bella macaca, el mundo todo por su ventana y también por la televisión están poblados y dominados por monos quienes son el ser supremo, la raza dominante, y el hombre, esa simpática criatura proveniente de África está relegado a eso, a ser vistos con gracia a través de algún documental o del vidrio o jaula de algún zoológico de la ciudad: por favor, está prohibido alimentarlos. Esta singular paranoia, la de creerse un humano y aparente pérdida de su “chimpunidad” despierta la curiosidad científica del Dr. Busner, renombrado psiquiatra londinense, quien desde que se entera del caso lo toma con pinzas y define un tratamiento especial para que este buen tipo –ah…, los artistas- recupere su conciencia y su identidad, la de ser un simio, y no cualquier simio, sino uno importante en esta gran sociedad, uhuhu… ahahah…

Los toqueteos entre uno o varios congéneres, personajes en la trama son normales –si hasta se da en el hombre, lo que refuerza aquella teoría de provenir de ellos- así, la Dra. Jane Bowen hace lo mismo con Sarah, la guapa novia de Simon, mientras la entrevista para conocer más detalles –rozando su mano con el sexo de su entrevistada mientras conversan- del excéntrico paciente, y es que Simon lo es: en un ala psiquiátrica donde hay desde quienes se creen gallinas, emperadores y hasta alienígenas, el nuevo paciente, a pesar de sus chillidos y ululos de proporciones estentóreas intercaladas en su voz está convencido de ser un hombre; vaya orate. 


El sexo está presente sin hipocresías, generalmente cumpliendo una función anti estrés, también para crear un vínculo afectivo, generar confianza ante un pedido, una conversación, o para reforzar una, pero es verdad que aquel comportamiento es altamente lascivo, libidinoso, es tan común que antes de la mitad del libro ya me acostumbro a encontrar tan normal esos toqueteos entre desconocidos que hasta hubo días en que temía hacer algo similar con alguna colega en el gym. 





Will Self consigue ser más equilibrado en su alucinada trama, no pierde el rumbo como en “Mi idea de la diversión”, consiguiendo atraer al lector, capturar su atención rápidamente como en “Cock & Bull”, aunque tras esta lectura reconozca que aquel primer libro es menos elaborado que el de la presente reseña. Aquí también envuelve desde las primeras páginas pero en ningún momento te deja de sorprender, sosteniendo la intriga y la curiosidad por poco más de 400 páginas que fluyen ávidamente. Tiene un fondo muy cotidiano: conforme avanza la historia uno piensa en cómo no necesitamos ser monos para adoptar comportamientos muchas veces tan inadecuados a las de un ser pensante: exagerar con alcohol; uso de drogas como si fuese el pan de cada día; asesinatos que de tanto ocurrir llegan a ser hechos banales; la cotidianeidad de la promiscuidad. De lejos deja claro que no quiere sermonear, tan solo reírse de la raza humana, de uno mismo.

Lecturas como ésta -donde a cada capítulo encuentro escenas sorprendentes llenas de un humor ácido y muy negro- reafirman el gusto por la literatura. Ojalá y encuentre más traducciones de sus obras, que veo son varias. Gracias Will, lo hiciste de nuevo.


The lazy song – Bruno Mars 



No conocía a Bruno Mars hasta que cantó en el último Super Bowl a inicio de este año así que buscando entre sus vídeos apareció éste con el que nuestra niña enganchó. Le encanta ver este vídeo, y encalza justo a mi salida de este universo simiesco disfrutado en el libro de Self. Es rico verla reír viendo a los monitos bailando aunque lo hagan en honor a la ociosidad. El vídeo parece grabado en una sola toma lo que lo torna atractivo. All you need is pop, como cantaba Calamaro.

sábado, 12 de julio de 2014

Don Melchor 2008



Viña Concha y Toro

Don Melchor 2008

97% Cabernet Sauvignon – 3% Cabernet Franc

14,5% Grad. Alc.

D.O. Puente Alto, Valle del Maipo, Chile
 

Nuestro vino número 300, descorchado, bebido en casa y comentado en este pequeño espacio es este Don Melchor 2008. El año pasado pudimos probar la cosecha 20, o sea, el del 2006, y por más que buscamos en su momento el de la añada 2007 fue imposible encontrarlo, quizá por aquello de que aquella cosecha fue considerada histórica en las diversas líneas de la vinícola. Vimos algunos ejemplares de esa añada y de esta línea aquí en Curitiba hace un par de años, pero a los precios estratosféricos a los que por aquí son ofrecidos pasamos recto creyendo que lo podríamos encontrar afuera de las fronteras brasileñas, pero no, no se dio, ya estaba en los anaqueles extranjeros este 2008, así que ni modo.

Las uvas destinadas para este tinto pertenecen a 114 hectáreas ubicadas a los pies de la Coordillera de los Andes. Este caldo descansó por 15 meses en barriles de roble francés
 
A la vista, de un granate tan intenso que llega a ser negro hacia el centro, bordes violáceos muy ligeramente ocres, denota mediana corpulencia, forma enormes lágrimas de mucha persistencia.

En nariz, ciruelas, casis, madera: ésta última sensación en la primera copa es más intensa que en el resto, esto no llega a incomodar; desde la segunda copa pareciera soltar alguna sensación como a higos y tabaco. Hacia el final hay toques herbáceos.

En boca, en la primera copa: las sensaciones afrutadas y de madera son más presentes, siendo la segunda un tanto más notoria. Desde la segunda copa se calma un tanto, aparecen notas especiadas, siendo la afrutada -notas como a moras- el destaque; es de mediana corpulencia, de buena acidez, de taninos muy sedosos. De final largo con retrogusto a café y a tabaco.







Fue adquirido en Attenza Duty Free de Bogotá (por eso aparece con letras enormes en la etiqueta frontal: “El exceso de alcohol es perjudicial para la salud”, debe ser ley en Colombia que aparezca algo así) hace poco más de un par de años a US$ 65 dólares (RS 141,70 reais ó S/. 172,25 soles, en aquel momento). 

Sigue siendo elegante, pero no es untuoso; sigue gustando, pero no emociona; si fuese nuestro primer Don Melchor tal vez ni nos animaríamos a hacernos de otra añada en el futuro; sin llegar a ser exagerado en la sensación a madera, esa sensación está algo más fuerte, más marcada en boca que en nariz, incomoda en algo sobre todo en la primera copa, quizá porque no esperábamos algo así. Para lo que cuesta (y eso que es comprado afuera, de haber sido comprado aquí en Brasil –cosa que nunca haríamos, por cierto- sería una desilusión) y para lo que hablan y escriben de él (o sea, para los altos puntajes que recibe sistemáticamente año tras año) éste 2008 no llega a dejarnos con esa sensación de “¡asssuu… qué vinazo!” que sí nos dejó el 2006. Por otro lado, quizá, si hubiésemos podido depararnos con el 2007 y ser aquel el abierto esta noche, éste 2008 descansaría 365 días más, y quizá llegaría a ser un mejor vino, el gran vino que esperábamos, o algo más cercano a eso. Eso sí, la cajita imantada estaba mona. Ya el vino estuvo “bueno, rico, aceptable, elegante”, pero de un Don Melchor esperábamos más, siempre se esperará más. 



Pagu - Maria Rita 





 Esta hermosa canción y esta gran intérpetre ya la conocía desde la lejana isla. Ya aquí en Brasil Cris me dijo que el tema es original de Rita Lee, la principal rockera brasileña, legendaria voz de "Os Mutantes", de quien ella es fan absoluta. Esta versión de Maria Rita es más suave, resalta el piano y el contrabajo se deja sentir, y su voz simplemente acaricia.

domingo, 6 de julio de 2014

Angélica Zapata Cabernet Sauvignon Alta 2009





Bodega Catena Zapata

Angélica Zapata Cabernet Sauvignon Alta 2009

13,9% Grad. Alc.

Mendoza, Argentina.



Este ejemplar fue el último a ser adquirido en Buenos Aires y es el primero a ser descorchado del grupo traído de allá. Es una de las marcas más conocidas y de gran imagen por estos lares a pesar de su elevado costo por aquí, y por allá también, inclusive la diferencia de precio no es mucha en comparación a Curitiba, pero igual se vino con Cris momentos antes de subir al avión. Eso sí, éste vino sí que marca una gran diferencia en cuanto a la experiencia que ofrece desde el descorche.


Es de un granate profundo, negro hacia el centro, con bordes violáceos, forma lágrimas intensas y muy persistentes, denota una corpulencia de mediana a más.

En nariz, es muy afrutado de inicio, frutas rojas, cerezas. Desde la segunda copa se puede sentir notas a tabaco, también algo especiado, como clavo de olor.

De una corpulencia mediana, de unos taninos muy sedosos, es aterciopelado, Cris le encuentra una sensación acaramelada. Inicialmente las sensaciones afrutadas se perciben más luego van apareciendo las notas de tabaco, leve toque de vainilla. De final largo, con retrogusto especiado.

Fue comprado en Interbaires Duty Free Buenos Aires a US$ 42 dólares (RS 88 reais ó S/. 115,00 soles, al cambio del segundo semestre del año pasado). Cuanto más antigua era la cosecha más elevado era el precio, y aunque eso es una práctica común es difícil encontrar un mismo vino de añadas diferentes en un mismo lugar. Por ejemplo, este mismo vino pero del 2002 era ofrecido a US$ 75 dólares. En todo caso, no es tan barato como en EEUU pero igual sigue siendo más conveniente que aquí en Brasil. 

Es un tinto que sabe equilibrar potencia y elegancia a la vez, muy complejo, ninguna sensación destaca más que otra, no pelean entre sí, no se eclipsan, todas sus características van apareciendo en perfecta armonía. Está aún joven, lo que no impide disfrutarlo desde ya, pero en las condiciones adecuadas fácilmente aguantará algunos años más y de seguro este mismo tinto será otro vino, tan o más brioso como lo encontramos ahora. Show de bola!, como dice Cris, como suelen decir aquí en Brasil. 



Fico assim sem você - Adriana Calcanhotto 




Entre otras cosas que descubrí al llegar al Brasil está la hermosa voz de la gaúcha Adriana Calcanhotto.  Esta canción pertenece al primer disco para niños que lanzó en el 2004 bajo el pseudónimo de Adriana Partimpim, respuesta que ella daba cuando de niña le preguntaban su nombre. Ya nos gustaba muchos de sus temas, pero éste en particular tomó un significado especial desde que Sofía está entre nosotros, y a ella le encanta tanto la canción como el vídeo.