sábado, 12 de julio de 2014

Don Melchor 2008



Viña Concha y Toro

Don Melchor 2008

97% Cabernet Sauvignon – 3% Cabernet Franc

14,5% Grad. Alc.

D.O. Puente Alto, Valle del Maipo, Chile
 

Nuestro vino número 300, descorchado, bebido en casa y comentado en este pequeño espacio es este Don Melchor 2008. El año pasado pudimos probar la cosecha 20, o sea, el del 2006, y por más que buscamos en su momento el de la añada 2007 fue imposible encontrarlo, quizá por aquello de que aquella cosecha fue considerada histórica en las diversas líneas de la vinícola. Vimos algunos ejemplares de esa añada y de esta línea aquí en Curitiba hace un par de años, pero a los precios estratosféricos a los que por aquí son ofrecidos pasamos recto creyendo que lo podríamos encontrar afuera de las fronteras brasileñas, pero no, no se dio, ya estaba en los anaqueles extranjeros este 2008, así que ni modo.

Las uvas destinadas para este tinto pertenecen a 114 hectáreas ubicadas a los pies de la Coordillera de los Andes. Este caldo descansó por 15 meses en barriles de roble francés
 
A la vista, de un granate tan intenso que llega a ser negro hacia el centro, bordes violáceos muy ligeramente ocres, denota mediana corpulencia, forma enormes lágrimas de mucha persistencia.

En nariz, ciruelas, casis, madera: ésta última sensación en la primera copa es más intensa que en el resto, esto no llega a incomodar; desde la segunda copa pareciera soltar alguna sensación como a higos y tabaco. Hacia el final hay toques herbáceos.

En boca, en la primera copa: las sensaciones afrutadas y de madera son más presentes, siendo la segunda un tanto más notoria. Desde la segunda copa se calma un tanto, aparecen notas especiadas, siendo la afrutada -notas como a moras- el destaque; es de mediana corpulencia, de buena acidez, de taninos muy sedosos. De final largo con retrogusto a café y a tabaco.







Fue adquirido en Attenza Duty Free de Bogotá (por eso aparece con letras enormes en la etiqueta frontal: “El exceso de alcohol es perjudicial para la salud”, debe ser ley en Colombia que aparezca algo así) hace poco más de un par de años a US$ 65 dólares (RS 141,70 reais ó S/. 172,25 soles, en aquel momento). 

Sigue siendo elegante, pero no es untuoso; sigue gustando, pero no emociona; si fuese nuestro primer Don Melchor tal vez ni nos animaríamos a hacernos de otra añada en el futuro; sin llegar a ser exagerado en la sensación a madera, esa sensación está algo más fuerte, más marcada en boca que en nariz, incomoda en algo sobre todo en la primera copa, quizá porque no esperábamos algo así. Para lo que cuesta (y eso que es comprado afuera, de haber sido comprado aquí en Brasil –cosa que nunca haríamos, por cierto- sería una desilusión) y para lo que hablan y escriben de él (o sea, para los altos puntajes que recibe sistemáticamente año tras año) éste 2008 no llega a dejarnos con esa sensación de “¡asssuu… qué vinazo!” que sí nos dejó el 2006. Por otro lado, quizá, si hubiésemos podido depararnos con el 2007 y ser aquel el abierto esta noche, éste 2008 descansaría 365 días más, y quizá llegaría a ser un mejor vino, el gran vino que esperábamos, o algo más cercano a eso. Eso sí, la cajita imantada estaba mona. Ya el vino estuvo “bueno, rico, aceptable, elegante”, pero de un Don Melchor esperábamos más, siempre se esperará más. 



Pagu - Maria Rita 





 Esta hermosa canción y esta gran intérpetre ya la conocía desde la lejana isla. Ya aquí en Brasil Cris me dijo que el tema es original de Rita Lee, la principal rockera brasileña, legendaria voz de "Os Mutantes", de quien ella es fan absoluta. Esta versión de Maria Rita es más suave, resalta el piano y el contrabajo se deja sentir, y su voz simplemente acaricia.

2 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

¡Qué momento ese de abrir un GRAN vino y que te deje gusto a poco!
A veces no sé si es que los vinos debieran brindar más o nosotros esperamos mucho de ellos.

Abrazo

Cristina y Manolo dijo...

Esa es la definición Ariel: "te deja gusto a poco". Realmente nos resultó un vino agradable, rico, pero quizá esperábamos uno excepcional, portentoso. Quizá también haya algo de aquello de "que esperamos mucho de ellos".

Gran comentario, se agradece.

Abrazo!