domingo, 28 de octubre de 2012

Luis Felipe Edwards Selección de Familia / Gran Reserva, Sauvignon Blanc 2010





Viña Luis Felipe Edwards Ltda.
Luis Felipe Edwards Selección de Familia / Gran Reserva
Sauvignon Blanc 2010
14 % Grad. Alc.
Valle de Leyda, Chile. 

Este ejemplar de la Viña Luis Felipe Edwards, así como el Marraso argentino bebido anteayer son marcas exclusivas del Grupo Pão de Açúcar (nosotros lo adquirimos en el “Extra” de Alto da XV) que los ofrece a precios terrenales. Éste, el único vino blanco encontrado en esta marca y línea incluso estaba de oferta, de RS 39,00 (hay dos cepas tintas: un cabernet sauvignon y un merlot en esta misma categoría a ese precio) a RS 29,00, o sea, de una excelente rpc. 

A la vista, de un amarillo que coquetea con lo dorado, con toques verdes; de lágrimas intensas; denota mediana corpulencia. En nariz, lo herbal ataca primero, es muy persistente, algo como a perejil y a pasto recién cortado; luego aparecen notas cítricas, cáscara de lima, de limón siciliano (ese grande y amarillito, que parece una muestra de cera), y notas ácidas de manzanas. En boca, lo primero a resaltar es su mediana corpulencia, es rica esa consistencia en boca; luego su acidez marcada; notas afrutadas, manzanas, pera; de final medio, con retrogusto mineral. 

Es un vino muy fresco, muy frio, sabroso. Si su densidad fuese un poco mayor –ojo, no estaba nada mal- estaría todavía mucho mejor para nosotros. 

Como para contradecir a los que gustan de discutir (en ambos lados) la sabia naturaleza nos deja como prueba que uno de los mejores maridajes del cebiche peruano es con un vino sauvignon blanc chileno, y viceversa. ¿No me creen? Hacen bien. Pero intenten. Nosotros una vez más lo comprobamos.

sábado, 27 de octubre de 2012

Casa Valduga, Arte Tradicional Elegance Demi-sec 2010




Casa Valduga Vinhos Finos Ltda.
Casa Valduga, Arte Tradicional Elegance Demi-sec 2010
60% Chardonnay – 40% Pinot Noir
11% Grad. Alc.
Vale dos Vinhedos, Bento Gonçalves, Rio Grande do Sul, Brasil

No sabíamos que la Casa Valduga tenía entre sus marcas estos ejemplares en vinos espumantes y tras la muy buena experiencia obtenida con su blanco de la línea premium trabajado con la cepa gewürztraminer bebido hace algún tiempo nos hicimos ahora de este espumante demi-sec y también de un brut. 

A la vista, es de un amarillo brillante, burbujas pequeñas, intensas, atractivo ya en esta etapa por denotar una consistencia algo mayor al común. En nariz, resaltan las sensaciones florales, lo afrutado aparece después: toques leves de pera. En boca, cuenta con una rica y marcada acidez; es cremosito, de buena consistencia, tiene cuerpo; su dulzor es muy leve, sólo un toque; hay trazos de levadura; sensación carbónica marcada; de final mediano con retrogusto afrutado donde resalta más la piña. 

Aquel dulzor con que cuenta es tan leve que casi es imperceptible, detalle que últimamente valoramos y mucho, nada de esos melados de otros compatriotas suyos; éste es fresco y cremoso. De excelente rcp (RS 23,90 / US$ 12) es un espumante que otorga un disfrute mayor a un precio común en vinos de este segmento.

viernes, 26 de octubre de 2012

Marraso Reserva Cabernet Sauvignon 2008




Codorníu Argentina
Marraso Reserva 2008
100% Cabernet Sauvignon  
14,5% Grad. Alc.
Mendoza, Argentina. 

Hace poco probamos un cava semi-seco de Codorníu y ahora descorchamos este tinto trabajado con cabernet sauvignon de su filial argentina. 

Después de haber experimentado con el malbec de esta marca pregunté por estos caldos en las diversas vinotecas que hay en el Mercado Municipal y alrededores y simplemente no saben de su existencia. Algo que no había reparado en aquella botella y ahora sí es que la importación es directa por parte de Companhia Brasileira de Distribução con sede en São Paulo, o sea, el Grupo Pão de Açúcar, empresa grande que cuenta con los supermercados del mismo nombre, y Extra. 

Son raros los casos en que nos hacemos de vinos en supermercados y esta es una de esas excepciones. Y es que, separando a Angeloni -que tienen siempre dos personas asistiendo, aconsejando (sobre posibles maridajes y demás), y sobre todo cuidando del manoseo de las botellas en su amplia y adecuada área destinada a vinos; Angeloni es una especie de Wong o Vivanda en Lima- tanto en Muffato como en Extra los espacios dedicados a vinos son uno más, donde las botellas están expuestas al libre manoseo de todo mundo. 

Al vino: a la vista, de un rubí oscuro con bordes violetas; de capa media; lágrimas intensas. En nariz, lo primero a percibirse es un toque dulzón, es leve, nada que incomode, sólo diferente; la madera es también leve; lo afrutado: pasas, guindas, ciruelas. En boca, se refrenda ese toque dulce, leve, pero presente; la sensación de madera también es discreta. De liviana corpulencia, taninos suaves, sedosos. En ningún momento se percibe alcohólico a pesar de su alta graduación (14,5%). De final mediano a más, con retrogusto a ciruelas, y algo de madera. 

Es un vino equilibrado que a pesar de esa leve y extraña sensación dulzona agradó. 

Al igual que con el malbec de esta marca y línea, este cabernet sauvignon a RS 32 tiene una muy buena rpc. Me parece haber visto ya la añada 2009 en los estantes; a por ella.

martes, 23 de octubre de 2012

Mar muerto, Jorge Amado






Título original : Mar morto

Primera edición : 1936

Presente edición : Editora Círculo do Livro, sin fecha de edición, aunque debe ser de la década de los 80’s.



Sea el camino que se elija no se puede escapar del destino y esto lo saben muy bien los personajes de la presente obra. Saben desde muy jóvenes el final que les espera al ser mujer y/o madre de marinero, saben que en cualquier momento, cuando menos lo esperen estarán llorando a sus hombres, buscando sus cuerpos o lo que quede de ellos, muchas veces sin encontrar nada, y sabrán que en ese exacto momento ellos estarán con Yemanjá, la de los cinco nombres, acudiendo al llamado del único viaje seguro que todos tarde o temprano harán, a los dominios de la Princesa de Aiocá, como es llamada la diosa de los mares por los pescadores y marineros de raza negra del puerto.

Con una prosa sensual y poética Jorge Amado, el embajador más ilustre con que cuenta Bahía -y porqué no, Brasil todo- nos presenta la historia de Lívia y Guma, ella una joven dedicada y luchadora, él un valiente marinero que desde chico se vió tentado por el encanto y el misterio del mar, no concebía su vida alejado de su puerto, porque todos los marineros pertenencen a un puerto al que siempre regresan, aunque naveguen el mundo entero.

Aunque todos viven en la pobreza siempre se las ingenian para sambar, para cantar en un ABC la historia de algún personaje ilustre entre ellos, y claro, cuando la tragedia llega rápida y certera, envuelve a todos en una profunda incertidumbre y tristeza, dejando a las mujeres viudas antes del amanecer, con los hijos llorando en los brazos, desamparadas y no encontrando otro camino que el entregarse a la prostitución, el destino final de la mayoría de ellas, para tener cómo calmar –o disimular- el hambre de sus críos, que a su vez crecerán cerca del puerto, abandonarán prontamente la escuela y comenzarán a trabajar en las diferentes embarcaciones, haciendo que el círculo no acabe nunca.

Pero Guma, de fuerte talante, no se amilana si hay que embarcar en plena tormenta para intentar rescatar a los naúfragos; su nombre llegará a los más inhóspitos lugares, siendo conocido y reconocido por su valentía.

Jorge Amado nos presenta en Guma a un hombre recto, honesto y apasionado, tanto por su mujer como por su oficio, pero también muy humano, un alma feble ante las tentaciones, por un lado encarnadas en Esmeralda, una fogosa morena, zalamera y coqueta, decidida a entregarse a Guma, pero que a la vez es la mujer de su mejor amigo, Rufino, otro bravo marinero quien se ausenta por largos períodos de tiempo ignorando los deseos de su mujer; y por otro lado, proclive a cambiar el transporte de carga en su embarcación y tentar mejor suerte enrolándose con los comerciantes turcos en el contrabando de sedas.

El capricho de Rufino por Esmeralda que aún sabiéndola inquieta la tiene por mujer; las calenturas de ésta, que quiere calmar con Guma o finalmente con cualquier otro; la indecisión de Guma por no querer traicionar a Rufino y a Lívia que está esperando un hijo suyo; la imponente prostituta Rosa Palmeirão que va a donde mejor le convenga; el Dr. Rodrigo, hombre enigmático, un buen profesional que podría estar en cualquier ciudad pero que gusta vivir en el puerto junto a pescadores y marineros, compartir sus historias, sentirse uno de ellos; el comercio ilícito de sedas por parte de turcos instalados en Bahía, que pinta como la mejor opción para salir rápidamente de la pobreza; todo con el fondo del mar bahiano, a veces vivo, calmo y azul hasta la lujuria, a veces muerto y gris hasta la disgregación, las costumbres de aquellas personas, sus cánticos, sus oraciones, toda su parafernalia.

Es curioso cómo Guma pareciera dolerle más el traicionar a su amigo que a su propia mujer embarazada. Por otro lado, también es interesante aquel deseo de mantenerse viviendo en el puerto y trabajando en aquellas débiles embarcaciones siempre con el temor a no regresar más, pero aún teniendo otra opción en la ciudad no conciben vivir alejado del mar y de ese riesgo inminente. 




Este libro es el último de una trilogía comenzada con “Cacao”, seguida con “Jubiabá” y concluída con la presente obra. Los personajes son otros –por ahí aparece rápidamente alguno de Jubiabá- pero lo que tienen en común es el escenario bahiano. Con estas tres obras Amado nos presenta su ciudad, su gente, sus costumbres y lenguaje, ése es otro tema muy notorio aquí también, el lenguaje utilizado por los personajes, sus jergas, palabras entrecortadas, su peculiar manera de repetir las cosas como para que quede claro.

Escrita luego de pasar momentos muy difíciles, en aquel año (1936) fue preso por primera vez acusado de participar en una revuelta comunista, pasando dos meses encarcelado en Rio de Janeiro. Al ser liberado Amado contó con el apoyo del editor José Olympio para escribir un nuevo libro. Comenzó a escribirlo en el barrio (distrito) de Gamboa do Cima en Salvador y lo concluyó en Rio de Janeiro.

La presente obra inspiró también a Dorival Caymmi a escribir y grabar “Como é doce morrer no mar” (“Cómo es dulce morir en el mar”), frase que aparece en varios capítulos de esta novela. En la década de los años ’40 la Radio Nacional de Rio de Janeiro y la Radio El Mundo de Buenos Aires adaptaron esta obra para radio novela; en 1960 salió en versión cómic; y en el 2001 la poderosa televisora Globo lanzó la telenovela "Porto dos Milagres" (“Puerto de los Milagros”) basada también en esta obra.

Todo el encanto y misterio de Bahía con el cariño y la precisión que sólo Jorge Amado conseguía plasmar y darlo a conocer. 

El tema inspirado en este libro grabado por Dorival Caymmi




É doce morrer no mar - Dorival Caymmi


Aquí una versión contemporánea del mismo tema, un dueto de Marisa Monte y Cesárea Évora

sábado, 20 de octubre de 2012

Sigalas Santorini, Assyrtiko 2010






Domaine Sigalas

Santorini 2010

100% Assyrtiko

14,2% Grad. Alc.

Oia, Santorini, Grecia.



Segundo caldo del Domaine Sigalas a degustar y si el tinto anterior de esta misma casa, aquel griego renegón pero finalmente bonachón agradó, este varietal trabajado con la uva emblemática griega (la assyrtiko) simplemente sorprendió, al punto de dejarlo en un altar bien alto, ahí donde está aquel Bouza Albariño charrúa, ambos soberbios vinos blancos y tremendas experiencias.

A la vista, de un dorado intenso, brillante, con unos toques verdes muy leves; lágrimas muy intensas; denota una buena corpulencia. 

En nariz, es camaleónico: primero es muy notoria la sensación mineral, fresca, fría, envolvente; luego de una media hora hay un toque dulce muy leve, como de piña y pera maduras, de esas que se dehacen en la boca; luego de una hora más lo herbal aparece, y un toque ligero como de pimentón verde, amarguito. 

En boca: tiene una buena corpulencia, es crujiente; una muy rica acidez que equilibra el álcohol (14,2% nada menos), lo afrutado nuevamente, peras; de final largo y con fuerte retrogusto mineral.



Es un vino amplio, elegante, de gran estructura. Si eres de los que no gustan de vinos blancos prueba este, podrías cambiar de opinión.

Este vino es una griega rubia, madura, con experiencia, entre 35 y 45 años, que asiste religiosamente al gimnasio, que despierta envidia en otras féminas, segura de sí misma, que sabe lo que quiere, caminando coqueta por ahí, un poco zalamera cuando quiere, y embelasando a los que por fortuna nos cruzamos en su camino. Yo había ido por otra botella, y al no encontrarla me hice de esta; así es el amor, imprevisible.

¡Vinazo!









Yer Blues - The Dirty Mac

Esta canción y vídeo es una de la que estábamos escuchando y viendo mientras comíamos. Como sabemos que es casi inevitable que llegado el momento nuestra hija escuche ciertos temas, grupos y bandas por aquí -y por allá también, música basura hay en todo lado- que no consideramos música, desde la barriga la acostumbramos con nuestros gustos, muy variados, y este es uno de esos: Yer Blues, The Dirty Mac, el proyecto de John Lennon que juntó a Eric Clapton de Cream, Mitch Mitchell de The Jimmy Hendrix Experience, y Keith Richards de Rolling Stones. Grabaron sólo dos temas y éste es uno de ellos.

No sé si siempre combinaré el vino y/o libro con alguna canción pero cuando estos afloren en alguno de nosotros (o en ambos) sensaciones parecidas que algún tema en especial lo adjuntaremos, como en este caso, el Sigalas Santorini Assyrtiko 2010 con Yer blues de The Dirty Mac.