sábado, 20 de marzo de 2010

Mi Amigo el Che, Ricardo Rojo



Año de publicación : 1968
Editorial De Bolsillo
Año de esta publicación : 2007
Género : Ensayo - Historia


Cuando escucho o veo el término "Best Seller" me vienen unas ganas terribles de alejarme lo más rápido posible del libro con tal calificativo: no siempre debería ser así y, definitivamente no fue esta la ocasión. Tan solo su primera edición en el '68 (al poco tiempo de la muerte del Che) vendió más de medio millón de ejemplares y fue traducido a más de 10 idiomas.

Están los que odian al Che, y claro, los que lo aman y lo idolatran. Creo que de ambos lados deberían leer el libro de Rojo, para así poder criticarlo (a los primeros), o para que ese amor e idolatría tenga una justificación real y/o mayor (para los segundos), y que no tan sólo sea el hecho de la simple analogía: el Che = revolución, la causa de un amor, sin saber a ciencia cierta (no todos es cierto, pero hay muchos, y en varias partes del mundo) cómo era Ernesto Guevara.

Por un tiempo pensé que la información aquí vertida podría ser sesgada por el fuerte vínculo amical del autor con Guevara. Pero, por otro lado, es innegable el valor histórico de esta obra. Ricardo Rojo fue amigo personal del Che, y relata con minuciosidad de detalles conversas, cartas, y hechos vividos "con" y "por" el Che. Desde su primera conversa en una caminata en La Paz, Bolivia, en plena revolución del MNR, donde el Che narra su primer viaje por Latinoamérica vivido con su amigo Granados por Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela (ese trecho de su vida fue llevado al cine en la película "Diarios de Motocicleta"): esa parte sólo demanda 2 páginas al inicio del libro, ya que éste sitúa su inicio en su "segundo viaje latinoamericano". Su intento de ayudar en la revolución de Guatemala de 1953 por parte de Jacobo Arbenz; su estancia en México en 1954, donde conoce a Hilda Gadea, la peruana aprista exiliada en ese país, con quien se casaría después; y su entusiasmo por el pueblo cubano y su inmediata inclusión al Movimiento 26 de Julio, liderado por un joven Fidel Castro y su hermano Raúl.

Narra también lo vivido durante la Revolución Cubana; sus viajes y encuentros en la URSS, China, Argentina; sus diferencias con Fidel; renuncia y viaje al Congo: todo lleno de anécdotas y detalles. Y claro, su retorno e intento fallido de alzar los pueblos sudamericanos, donde elige Bolivia para así iniciar sus nuevas acciones, llegando hasta São Paulo en avión y de ahí en bus hasta Corumbá para pasar la frontera hacia Bolivia, cómo arma su equipo de hombres, el poco apoyo recibido, captura y posterior muerte, pero sobretodo el libro muestra de primera mano al Ernesto Guevara del día a día, su sentido del humor, su sarcasmo, su pobreza -porque así él lo quería-, sus días en hambruna y su gula cuando era invitado a cenar, y sobre todo, su afán de servir y no de servirse estando ya en el poder:

"Recuerdo que la víspera de mi partida de Cuba, su esposa lo llamó por teléfono, en mi presencia, para pedirle el automóvil oficial, a fin de hacer compras en la ciudad.
No Aleia, no -respondió el Che-, tú sabes que el auto es del gobierno, no mío, y por lo tanto tú no puedes aprovecharte de él. Tú viajas en ómnibus como todo el mundo.
"





Pero sobretodo, el profundo amor con que se refería no solamente por su familia y amigos, sino por los que no conocía también.
La biografía de Rojo está al inicio de la obra, pero creo que sería mejor leer primero el libro para así comprender mejor dicha biografía. Es una gran obra.

No hay comentarios.: