miércoles, 25 de mayo de 2016

Achaval Ferrer Quimera 2010





Achaval-Ferrer 

Achaval Ferrer Quimera 2010

31% Malbec – 27% Cabernet Sauvignon - 20% Merlot – 18% Cabernet Franc - 4% Petit Verdot

14% Grad. Alc.

Viñedo Finca Bellavista, Viñedo Finca Mirador, Viñedo Finca Diamante, Luján de Cuyo / Valle de Uco / Medrano; Mendoza, Argentina.




La botella en ciernes sí que ha viajado: de su natal en Mendoza, Argentina, para un anaquel del mercado estadounidense en Virginia, donde Cris la encontró hace ya algunos años. De ahí regresó a Sudamérica con ella, a Curitiba, donde la guardábamos con no pocas ansias, para que un buen día sea parte de nuestro equipaje rumbo a British Columbia, Canadá, nuestro hogar hoy en día. Y ésta semana de celebraciones, le tocó el turno al Quimera de Achaval Ferrer, penúltimo vino que nos queda de Brasil, el otro coincidentemente, aunque de otra bodega, también es argentino.

En Curitiba veíamos a su hermanito menor, el Achaval Ferrer Malbec de lejitos, pues el precio era algo elevado. El Quimera peor, motivo por el cual no nos hacíamos de alguna botella. Aquí también los hemos visto, y es más, queríamos beber aquel primero, antes de descorchar la presente botella, pero ante tantas opciones en esta ciudad y a precios tentadores uno acaba como cuy en tómbola, no sabiendo exactamente a donde ir, y hasta ahora no nos hemos hecho con una botella de ese malbec.

Pasó doce meses en barricas de roble francés, y las uvas que forman este ensamble provienen de tres viñedos diferentes. En casa habrá estado con nosotros poco más de cuatro años, y como mencionamos líneas arriba, ante ésta botella las ansias eran grandes, le pusimos la valla alta, y vaya que deleitó y sorprendió.



Es de un color púrpura, de fondo negro, denso, forma lágrimas grandes y muy persistentes.

Aromas de frutos negros, moras, lo floral es como de violetas, hacia la tercera copa hay notas herbales, también de cuero, y de tierra mojada.

La sensación a frutos negros muy presente sin opacar otras sensaciones, lo herbal, por momentos a carboncillo, otros a cuero; de taninos muy sedosos, de corpulencia mayor a la media, de final largo, con retrogusto ligeramente especiado, picantito.



Adquirido en Total Wine & More de Chesapeake, Virginia, a US$ 38 dólares, de una excelente rpc. Acompañó perfectamente un cordero asado con papas doradas y vegetales. Es un tinto que pide comida, ya lo imaginábamos así. Lo decantamos por una hora y media para las primeras copas. Se disfruta y mucho con tan solo olerlo, riquísimo, y ya al probarlo llega a ser soberbio. Un tinto de aquellos. Una excelente experiencia. 






Lo Boob Oscillator - Stereolab

El primer tema del lado B del segundo disco de la banda sonora de la película High Fidelity es éste, de la banda inglesa Stereolab. Hoy estos dos discos nos acompañan en el depa'. 

No hay comentarios.: