domingo, 17 de marzo de 2013

Monte Cinco Malbec 2007


Arturo Bertona 

Monte Cinco, Malbec 2007

14% Grad. Alc.

Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina.



A raíz del nuevo Papa argentino, Nádia, una amiga brasileña comentó en su facebook: "en adelante los vinos de las misas pasarán a ser malbec argentinos"; una muy buena idea, y aquí una sugerencia: 


Al iniciar el año, y al igual que con otros segmentos (electrodomésticos, electrónicos, ropa, etc) las vinotecas e importadoras –ni todas- con las nuevas cosechas llegando comienzan a ofrecer ofertas de algunos ejemplares. Muchos como el Finca El Origen Reserva Torrontés 2010 y el vino de la presente entrada nos eran desconocidos hasta encontrar dicho paquete de ofertas. Ya nos habíamos deparado con el Monte Cinco petit verdot de llamativa etiqueta celeste, pero el precio tan elevado nos hacía pasar recto. Ahora, con casi 40% de descuento estaban aquel y este malbec.

A la vista, es de un púrpura muy concentrado que hacia el centro es casi negro, forma lágrimas intensas, denota una corpulencia mediana a más. En nariz, es muy afrutado, ciruelas y moras maduras, el aroma se va abriendo con el transcurrir del tiempo emanando luego aromas tostados, madera, vainilla; aroma cargado. En boca, es de una densidad muy rica, corpulento; lo afrutado se refrenda así como también las notas tostadas y la vainilla, la madera es discreta, en ningún momento incomoda; de una tanicidad muy equilibrada. De final medio con retrogusto a chocolate. 

La sensación achocolatada del final no es ese bitter, parece más a ese chocolate de leche, suave, cremoso. Otra sensación llamativa es la madera: está lejos de ser un tablazo, aquí es un toque sutil, y por último la buena corpulencia del caldo, llena la boca, algo untuoso. Armonizó bien un guiso de carne con yucas y arroz. 

Esta y otras ofertas se encuentran en las tiendas "Vino!" de Curitiba, en especial la del Mercado Municipal que es adonde solemos acudir, muy variada y siempre con una atención de primera. A sus RS 55 (US$ 22,50) de ahora, y aunque no es el famoso y premiado “Oak” de esta casa –del que hablaban en la vinoteca-, éste malbec está para reverenciarlo al estilo musulmán, con las disculpas del Papa. 


4 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

Manolo,
no sé si el Papa dará misa con Malbec, pero no me extraña que su asunción dará nuevos aires a las exportaciones de vinos argentinos. A este Monte Cinco no lo conozco ni remotamente, debe ser sólo para exportación. U$S 22 es bastante, espero que los haya valido.

¡¡Saludos!!

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Y eso que el "Monte Cinco Oak", que creo es el top de esa bodega oscila entre US$50 y US$65, y claro, a ese precio queda hacerse de la línea menor y tener una idea de lo que aquel ofrece.

Para que tengas una idea Ariel de lo absurdo que es el mercado aquí en Brasil: el Sigalas asirtiko - athiri (griego) anterior está afuera a US$18 aprox, aquí se vende a US$40. Un Marqués de Riscal Reserva (español) y un Montes Alpha (chileno) afuera entre US$ 18 y US$22 c/u, aquí US$ 50 c/u.

Algún día estaremos en tu Argentina nuevamente para traernos algunas botellitas.

Salud-os!

PD: Qué interesante eso de que hay vinos que no se conozcan en su propio país de origen, que sean hechos especialmente para el mercado externo.

Ariel Rodríguez dijo...

Hay muchos que apuestan a la exportación. Quizás acá no tiene un buen mercado para los U$S 50, pero en Brasil cobran lo que quieren.
No es raro, de tanto en tanto, encontrar en las vinotecas locales vinos escritos en portugués o en inglés. Son partidas que no pudieron colocarse en el exterior y se terminan vendiendo en el mercado local.

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Interesante.

No sólo vinos, casi todo es más caro por aquí, desde una hamburguesa hasta un carro o una casa. Pero quienes la tienen peor son los que viven en São Paulo o Rio de Janeiro, en esos dos estados la vida es aún más cara que por aquí en Curitiba.

Aunque parezca irónico muchos vinos argentinos y chilenos (por ejemplo)son más baratos en Japón o Suecia que aquí en Brasil, y eso que estamos en la misma región.