domingo, 22 de septiembre de 2013

Faces Fifa™ World Cup Brasil 2014, Tinto 2012



Lidio Carraro 

Faces Fifa™ World Cup Brasil 2014, Tinto 2012

Merlot – Cabernet Sauvignon – Teroldego – Touriga Nacional – Tannat – Ancellotta – Nebbiolo – Tempranillo – Pinot Noir – Alicante – Malbec

13% Grad. Alc.

Vale dos Vinhedos, Bento Gonçalves, Rio Grande do Sul, Brasil. 



Con ustedes, el vino del Mundial Fifa™ Brasil 2014. 

O por lo menos uno de ellos, puesto que son tres: este tinto, un blanco y un rosado, aunque éste último aquí en Curitiba sólo se vea en el banner de la publicidad, expendiéndose solamente los dos primeros. El amable señor de la vinoteca me comentaba que aunque lo solicitaron lamentablemente no hay previsión de llegada del rosado.

El vino del mundial tiene varias particularidades: trae el logo oficial del evento del próximo año tanto en la etiqueta frontal, en dorado y alto relieve, así como –al igual que el Nederburg Twenty 10 sudafricano- el holograma que lo torna un producto oficial de dicho evento en la etiqueta posterior.

Su nombre “Faces” remite a la diversidad de razas con una misma identidad, y sí, Brasil es un país-continente que bien podría ser un resumen del mundo, dudo que exista algún descendiente de alguna raza o nacionalidad que no haya echado raíces en Brasil, no solo en la actualidad, sino a través del tiempo; este enorme país está construido por inmigrantes y sus descendientes.

Así como once son los jugadores de un equipo de fútbol este tinto está trabajado con once uvas, obviamente, de diferentes terruños del Vale dos Vinhedos al extremo sur brasileño.

Al tinto: a la vista, es de un rojo concentrado, con bordes violetas muy vivos, denota medina corpulencia, forma lágrimas pequeñas.

En nariz, hay algo como a guinda, fresas, un toque dulzón, muy afrutado.

En boca, es de acidez aguda sobre todo al inicio, las sensaciones afrutadas aquí también son destaque, guinda, fresas, cerezas, higos, también ese toque dulzón aquí se refrenda. De corpulencia mediana a menos, aunque no es voluminoso en boca tampoco es aguado. De final mediano, con retrogusto algo almendrado.






No es para entusiasmar pero es una experiencia muy diferente, pues no todos los días se encuentran tintos trabajados con once cepas. De inicio la marcada acidez creó un argghhh… en Cris, ella quien no es muy adepta a vinos de su país ya estaba empezando a fruncir su ceño -¿y éste vino se va a llevar de regalo?- , luego, cuando las sensaciones afrutadas tanto en nariz como en boca ganaron destaque mejoró en algo su percepción, y con comida en la mesa –pappardelle en salsa funghi- fue sin duda mejor aprovechado, inclusive las últimas copas hacia la noche con una tabla de fríos tampoco desentonó. Sí, será este uno de los dos vinos –y un ejemplar del 2012 del vino degustado ayer- que se ofrecerá de presente, probablemente a mitad de semana. 





América do norte, Seu Jorge 

No sé quién cantará el tema del mundial pero me encantaría que este compadre, Seu Jorge, sea el elegido. 



4 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

El Mundial se viene con todo. Y ahora se suma "el vino del mundial", no estoy seguro de que en otros mundiales se haya hecho esto.
¡Once cepas! algo que se ve poco y sirve para mostrar los vinos de Brasil.
Muy bien por la bodega.

Abrazo

Cristina y Manolo dijo...

Bien, el vino del mundial pasado en Sudáfrica fue aquel Nederburg Twenty 10, y ya vi en Mercado Libre el vino del mundial de Argentina 78, aunque no distingue la bodega que lo elaboró.

Saludos!

Marcia Amaral dijo...

Que bueno ver los comentarios.
Trabajo en la bodega (Lidio Carraro) que produce los vinos para el mundial: Faces, y estamos todos muy orgullosos de representar Brasil y los brasileños con el vino.
Saludos,
Marcia Amaral
lidiointernational@lidiocarraro.com
http://www.lidiocarraro.com/apresentacao.pdf

Cristina y Manolo dijo...

Hola Marcia, es para estarlo definitivamente. Hay que tener coraje para ensamblar un tinto como éste.

Sólo creo que debería tener mejor distribución puesto que aquí en Curitiba sólo se vende en una vinoteca (Familia Scopel, frente al Mercado Municipal). Cristina le llevó un ejemplar de este vino a un amigo bloguero argentino, Ariel, el del primer comentario aquí; imagino que sus apreciaciones aparecerán más adelante en su espacio.

Gracias por la visita y bienvenida.

¡Saludos!