martes, 8 de octubre de 2013

Lágrima Selecta Malbec Reserva 2010 & Punto Final Reserva Malbec 2010 : los vinos de Vinarquía


Cris tuvo que realizar un viaje intempestivo a Buenos Aires, y, aprovechando la oportunidad decidimos llevarle a Ariel, del blog Vinarquía, sin que él sepa, dos vinos brasileños, un tinto y un blanco, puesto que sabemos que vino brasileño así como peruano son ejemplares difíciles –sino imposibles- de encontrar, aún en países vecinos, creyendo que, al igual que un filatélico o un numismático que se emociona al encontrar un sello o billete de algún país que no imaginó encontrar, para los que gustamos de vinos la emoción es quizá la misma cuando se está frente a una botella de un país que quizá se desconocía sobre la producción de esta noble bebida, pero no imaginamos que él se aparecería en el hotel con dos sendas botellas, las de la presente entrada.





Bodegas Argenceres

Lágrima Malbec Selecta Reserva 2010

13,4% Grad. Alc.

Finca Las Aguaditas, San Rafael, Mendoza, Argentina.



Primero decidimos abrir este que es un vino totalmente desconocido en Curitiba, y me atrevería decir que en Brasil, puesto que no es comercializado en este país, y para los miles que a diario cruzan la frontera y tienen a este producto es su lista de compras –de hecho, hasta los que no beben vino traen vino de Argentina- difícilmente se harán de una botella de esta bodega por desconocimiento, prefiriendo comprar las etiquetas de marcas más conocidas. 


De un granate oscuro hacia el centro con bordes violáceos muy vivos en los bordes, algo translúcido, denota de leve a mediana corpulencia. Forma lágrimas medianas e intensas. 
En nariz, es muy afrutado, ciruelas negras. En la tercera copa hay un leve toque a madera. 

En boca, es muy aterciopelado, muy equilibrado, de una rica sensación afrutada: ciruelas; de buena acidez. De final mediano a más, con retrogusto algo mentolado inclusive.  









Descorchado para armonizar un cordero asado acompañado de arroz y maionese, ésta última entrada es algo así como una ensalada rusa en Perú, sin beterraba ni zanahoria. La maionese es una compañía común en cualquier churrasco (parrilla). Pero hasta estar preparada la mesa íbamos picando cubitos de queso con las primeras copas. 

Aunque en boca su consistencia es mediana no llega a ser untuoso, aquí todo es muy equilibrado, de una sutileza que lo torna muy elegante.







Bodega Renacer

Punto Final Reserva Malbec 2010

14,8% Grad. Alc.

Valle de Uco & Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina. 


Al contrario del vino anterior los vinos de la bodega Renacer son muy conocidos y reconocidos no sólo en Curitiba, probablemente en todo Brasil, por lo menos en Rio de Janeiro lo es, fue allá donde Cris conoció este tinto pero de la cosecha 2009 en una cena de trabajo el año pasado. Por aquí en Curitiba es frecuente ver desde la etiqueta negra, esta blanca y hasta los caldos Enamore. Y a raíz de aquella experiencia nos preguntábamos ¿y por qué no traemos uno a casa? No sabemos. Los vinos Punto Final, así como los vinos Riglos y Rutini son de esas marcas de que a pesar de que se encuentran en las vinotecas (en Brasil son Enotecas, o lojas de vinho –se pronuncia loyas-) locales no hemos tenido la oportunidad de experimentarlos, quizá por su alto precio a raíz de los buenos comentarios que de ellos se vierten en las diversas redes sociales. Pasó con los vinos de Catena Zapata en todas sus variedades en su momento, y desde hace algún tiempo viene sucediendo lo mismo con estas tres marcas. 

Al vino: de un profundo color rubí, es muy vivo, más aún en los bordes. Denota una corpulencia de mediana a más. Forma lágrimas enormes e intensas. 

En nariz, la sensación afrutada es muy intensa, frutos rojos, frambuesas como de mermelada, en la tercera copa hay una leve sensación a madera y vainilla, Cris le encuentra algo de clavo de olor, yo le encuentro un toque herbal.
En boca, de entrada es algo dulzón, trae un punto rico entre dulce y amargo que se instala en la punta y hacia atrás de la lengua respectivamente, la sensación a clavo de olor es muy notoria, las sensaciones afrutadas: además de las frambuesas de mermelada en esta fase hay una sensación como de higos; de una acidez equilibrada, de una corpulencia mayor que en la fase visual inclusive, es más voluminoso en boca. De final largo, con retrogusto a cacao y a nuez. 





Lo armonizamos con unas brochetas de carne, pimientos, tomate y cebolla.

Esa sensación inicial es parecida a cuando se hace contacto con el centro líquido y licoroso de un bombón de chocolate. Algo curioso: en las primeras copas de ambos no llegaba a teñir las copas, ya desde la segunda y en adelante las teñía completamente. Comprobamos aquella excelente imagen que por aquí tiene. 


Ariel, solamente queríamos que conocieras un par de vinos brazucas y al final creo que nosotros fuimos los que tuvimos una experiencia de aquellas. Si repasas la nota del vino del mundial a Cris no le agradó e incluso dudó que fuera ése uno de los elegidos para llevártelo, pero yo pensando en que es "el vino del mundial", un especial souvenir del próximo evento fue al final el que te llevó. 

Dos grandes ejemplares de la cepa emblemática argentina, con notorias diferencias pero que comparten una misma característica: la gran calidad del malbec argentino, aunque esto sea una perogrullada. 

3 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

Cristina, Manolo:
es cierto que somos como el coleccionista, nos emocionamos con la moneda que no teníamos y me encantó el presente que me trajeron y más aun el gesto de hacerlo.
No soy tan rápido como ustedes y todavía no pude probar los vinos, pero no creo que pasen de este año.
Para la selección elegí dos Malbec que me parecen interesantes, diferentes entre sí por procedencia y características.
Me alegro que les hayan gustado. Seguiremos con estos intercambios que le hacen bien a la hermandad latinoamericana de borrachos, jaja.

Un abrazo

El Cuervo Adrian dijo...

Hola!
Acabo de ver que estoy en tu blogroll, por lo cuál ya te estoy agregando al mío.
Abrazo!

Cristina y Manolo dijo...

Así es Ariel, todo sea por la hermandad. Creo que en la entrada no lo puse aunque creo que por inbox sí, igual: muchas gracias por el gesto.

Hola Adrián, te agradecemos la deferencia. Bienvenido.