domingo, 13 de octubre de 2013

Penfolds Bin 389 Cabernet Shiraz 2010



Penfolds Wines 

Penfolds Bin 389 Cabernet Shiraz 2010

51% Cabernet Sauvignon – 49% Shiraz

14,5% Grad. Alc.

Barrosa Valley – Coonawarra – Wrattonbully – Robe - Mc Laren Vale – Padthaway - Adelaide Hills, Australia


Así como creemos que Concha y Toro lo es para Chile, Catena Zapata para Argentina, Torres para España, Penfolds es muy probablemente la bodega más conocida y renombrada de Australia, y el ejemplar de la presente entrada es el hermanito menor del vino top Penfolds Grange, por lo que es conocido como “Poor Man’s Grange” o “Baby Grange” puesto que para la elaboración de éste vino se utiliza parte de los barriles donde previamente descansó aquel caldo top. 

Como se aprecia en la descripción líneas arriba parte de las mejores uvas de estas dos cepas provienen de siete viñedos diferentes al sur de Australia. Ahora, al vino:

Es un vino de granate profundo, negro hacia el centro, bordes violáceos con mucho brillo; denso, forma lágrimas grandes e intensas. 

Tiene un agradable olor a vainilla muy natural, como si estuviéramos cerca a la liana, de leve sensación a clavo de olor al fondo, y un suave toque de roble; es un aroma muy intenso. Las sensaciones afrutadas van apareciendo de menos a más, así, en la primera copa es muy suave para hacia la tercera ser casi una explosión de moras negras y ciruelas.

De buena acidez, afrutado: moras negras, ciruelas se refrendan; hay un toque de clavo de olor; hacia la tercera copa Cris lo encuentra floral, yo le encuentro una sensación láctea. En la última copa la sensación a clavo de olor es más notoria para Cris, incluso hay esa sensación de leve adormecimiento como cuando se muerde uno. De final largo con retrogusto a madera pero de otro tipo, como de las cajas de puros, intenso aunque sin acaparar destaque. En la última copa Cris encuentra en el retrogusto sensación a chocolate amargo.

Aunque es un vino de guarda (recomiendan beberlo entre 2015 y 2040) decidimos abrirlo hoy para armonizar nuestra pierna de cordero horneada acompañada de arroz y papas; la espera no es una de nuestras virtudes, y vaya experiencia que desde ya brinda.

En boca Cris lo encontró floral, algo que para ella era muy notorio hacia la tercera copa. Yo estoy con esa sensación láctea que no sé definir: algo leve como después de probar leche o mantequilla o queso crema, y aunque no sé si éste vino tuvo fermentación maloláctica esta sensación es muy notoria e intensa para mí. Aunque es potente su tanicidad no deja de ser elegante.

Aunque es un vino caro (US$ 49,90, o sea unos RS 100 –sim meus amigos brasileiros, cem contos, cem reais- en su momento) creemos que tiene una muy buena rpc por dos motivos: porque te acerca y/o te da una idea de cómo debe ser un Penfolds Grange, y sobre todo porque aquí en Brasil en la actualidad es ofrecido por un precio tres veces más a ése que fue adquirido -lo hemos visto por aquí incluso a RS 334 y por este se pagó RS 100-, así que el goce es mayor. Por cierto, fue comprado a inicio de año AQUÍ


Brilla con luz propia, y si hay algo en lo que sí coincidimos con Cris es que éste es un vinazo, digno de todo elogio y alabanza posible. 

2 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

¡Qué lindo vino!
Por acá son difíciles de encontrar y caros.
Este es una opción para acariciar el Penfolds Grange. Puro hedonismo.

Abrazo

Cristina y Manolo dijo...

En Brasil también Ariel, no lo compraríamos aquí.

Sí, es totalmente memorable.

Salud-os!