jueves, 5 de julio de 2012

Villaggio Bassetti Primiero 2008



Villaggio Bassetti
Primiero, 2008
100% Cabernet Sauvignon
13,9% Grad. Alc.
São Joaquim, Santa Catarina, Brasil. 

Aunque el Paraná y Santa Catarina son estados vecinos no es fácil encontrar vinos catarinenses en el mercado local, y para aquella ocasión el vino de esta entrada era la única botella en exhibición, y, entre la duda por optar por alguna marca conocida, chilena o argentina, o arriesgarse por la opción de una marca de caldo nacional que desconocía de su existencia hasta el momento de estar frente a esta botella elegí el riesgo de la segunda opción, y no estoy ni un poquito arrepentido. 

¡Qué vinito! Y de una región poco conocida en el ámbito vitivinícola brasileño, ya que cuando se habla de vinos de éste país puede ocurrir dos cosas: un signo grande de interrogación aparece en una nubecita arriba de tu cabeza, pues es poco o nada lo que se conoce de vino brasileño fuera de estas fronteras; o, si conoces algo ipso facto te viene a la mente la Región de Bento Gonçalves y el Vale dos Vinhedos en Rio Grande do Sul. ¿Pero de Santa Catarina? Sí, y así, con la expresión de sorpresa en el rostro me deparé con esta botella. 

Como miles de familias europeas que llegaron a probar suerte y destino a este continente a finales del siglo XIX los Pioli y los Bassetti arribaron al Brasil donde se encontrarían y unirían. Juca Pioli, el pionero, producía vinos artesanales, sin imaginar quizá que ciento treinta años después sus descendientes se embarcarían en esta empresa, formando la Bodega Villaggio Bassetti, hace poquito no más, desde el 2005. José Eduardo Pioli Bassetti encontró en la altitud de São Joaquim las condiciones climáticas adecuadas para el cultivo de la vid, y junto a sus hermanos Marco Aurelio y César Juliano iniciarían este sueño que imagino les debe haber cambiado la vida. 

Los terrenos elegidos para el cultivo cuentan con una altitud entre los 1230 y los 1280 m.s.n.m. donde además de la cabernet sauvignon tienen también las cepas pinot noir, merlot, sauvignon blanc y sangiovese. 

El vino de la presente entrada pertenece a la primera cosecha, siendo este Primiero la línea mayor, que antecede al bivarietal denominado Montepioli. 

A la vista, es de un granate profundo, cuenta con una preciosa cromaticidad. Se le nota corpulento; lindas e intensas lágrimas aparecen en nuestras copas. En nariz, sensaciones de frutas negras como ciruelas, algo de especias también. Su aroma es sutil, no te atropella, te va envolviendo de a pocos. En boca, cuenta con sedosos taninos, acidez equilibrada, frutos negros de nuevo, tabaco, tostados, y hay un toque como mineral, fresco, extraño, rico. Robusto, su densidad es agradable en boca. De final medio para largo. Mucho mejor con la comida, en esta ocasión asamos una pierna de carnero con verduras en salsa de cerveza: con ésta el disfrute fue mayor. En lo posible subiré foto de la comida, pero entre hacer los preparativos para servir la comida y el vino y sobretodo cuidar de la bebé que aparece por donde menos uno se lo imagina muchas veces no se puede. 



Fueron producidas 520 botellas de este vino y quizá en esa pequeña producción radique el secreto de este bello ejemplo de lo que con cariño y dedicación se puede conseguir, un más que correcto cabernet sauvignon brasileño.

No hay comentarios.: