domingo, 25 de noviembre de 2012

Carlos Montes Tannat 2008




Bodega Montes Toscanini
Carlos Montes, Tannat 2008
13% Grad. Alc.
Las Piedras, Canelones, Uruguay. 

No sé si en todo Brasil pero al menos aquí en Curitiba no es común encontrar vinos de la Bodega Montes Toscanini. Ya nos habíamos deparado con uno que imagino es un caldo de entrada, el Elegido 2006, un corte del cual no guardamos buenos recuerdos, hay también en algunos estantes otra marca de esta casa –no recuerdo el nombre ahora- pero su etiqueta muy simple me hace pensar que la experiencia no será de las mejores. Hasta que apareció este varietal de Montes Toscanini de la cepa insignia charrúa, el tannat, de etiquetas hechas en buen material, y de buena hendidura en la base de la botella. 

La contra-etiqueta advierte: “Sin estabilizar y sin filtrar. Decantar y servir a 18º C.” La noche no estaba caliente, pero tampoco fría como hasta hace un mes. Si lo decanto por lo menos por media hora al momento de servir ya no estará a la temperatura ideal. ¿Lo enfrío un poco más para que pasada la media hora de decantación –como mínimo- esté a 18º C.? Pero ese no era el único problema: de haber leído esto antes hubiera preparado el decantador que está ahí más como adorno pues creo que sólo lo hemos usado un par de veces, y hasta lavarlo –está con polvo- y esperar que seque ya habremos terminado de cocinar y listos para sentarnos a la mesa. Así que sin decantar no más, sirviéndonos de a pocos y esperando un tiempo prudente para que el vino se abra en copa. 

A la vista: de un violeta oscuro, de bordes ocres, de capa de media a más, lágrimas intensas. En nariz: frutas rojas y negras, aromas persistentes, C le encuentra algo como a frambuesa, y en su tercera copa notas florales, yo en la segunda copa encuentro algo de vainilla, leve, como un coqueteo, rico. En boca: esta fase fue realmente hedonista: inicialmente yo, tabaco; C, cuero; en lo único que coincidimos es en la sensación de chocolate, y es bien raro que C mencione esta característica; chocolate bitter; toque de madera, ningún tablazo, aunque algo más que leve, nada que incomode; hay un tostadito también. De fnal largo, con retrogusto afrutado y a tabaco, a humo. 

Mi error fue el pensar: Montes Toscanini = Elegido, o sea, lo primero que vino a mi mente al momento de decantarnos por esta botella fue será un mejor esfuerzo sin ser gran cosa, por la mala experiencia con el Elegido aquel. Grave error. Por otro lado, lo bueno es que al ser de una añada no tan lejana no tenía sedimentos lo que facilitó el servicio. Con ventanas y puertas abiertas la temperatura ambiente rondaba los 20º C. Seguramente decantándolo estaría aún mejor. No recordamos haber tenido algo de trabajo en atender al vino -y las ollas- con aquel L y Mde Giménez Méndez, claro, por la época en que lo bebimos estaba más frio que ahora, y no había problema con la temperatura del caldo y el esperar a que se abra en copa. Ahora esperamos entre 45 minutos y 1 hora. Queda como experiencia el leer antes las etiquetas, y de encontrar “SIN FILTRAR” es mejor tener el decantador listo para ser usado. 

Agradable sorpresa y buena experiencia con este tinto charrúa, de muy buena rpc, RS 40 (20 cocos), de encontrar otra añada estaremos más atentos y preparados al momento de descorcharlo. Con este buen tinto la mala imagen dejada por su caldo de entrada de hace tiempo fue relegada al olvido.

2 comentarios:

Nádia Jung dijo...

Holla Manolo!!!
Ahora tu esta linkado en mi blog MUNDUS VINUS!!!

Mais facil de segui-lo!!!

buenas!!!

Hasta!

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Oppa...., beleza!!!

Fico grato desde já.

Buenas noches señorita.