viernes, 2 de noviembre de 2012

Phebus Cabernet Sauvignon Reserva 2010




Bodega Domaine Vistalba
Fabre Montmayou Winery
Phebus Reserva 2010
Cabernet Sauvignon  
14,5% Grad. Alc.
Vistalba, Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina. 

El descorche de este tinto argentino estuvo postergándose hasta en tres oportunidades y recién anteayer nos decidimos a abrirlo aprovechando las brochetas de carne con pimientos que hace tiempo no preparábamos. Y es que luego de la buena impresión del chardonnay de esta misma línea y bodega nos creamos cierta expectativa con este ejemplar. 

A la vista, de un rubí profundo con ribetes violáceos, de capa media, lágrimas intensas. En nariz, en las primeras copas se percibe un marcado aroma a pasas, pero lo que más resalta es lo alcohólico; ya en la segunda copa (pasó unos 45 minutos apróx), aparecen notas especiadas, pero lo alcohólico se mantiene. Las copas del día siguiente la sensación alcohólica y la madera disminuyeron considerablemente –pero sin desaparecer-, también había una leve sensación de tostado. En boca, la primera sensación es la madera, fuerte, incomoda; luego lo alcohólico: es muy cálido para mi gusto; es de corpulencia mediana, de final medio para largo, con retrogusto afrutado, a guinda. 

Al inicio y sin comida: ufff…., qué difícil. No somos tan exquisitos con esto de la madera y el álcohol pero este caldo lo encontramos muy fuerte, desequilibrado para nuestro gusto. Ni con quesos me lo imagino. Te pide comida. 

Segunda copa ya con la carne: mejoró considerablemente –había pasado 45 min apróx.-  pero aún lo sentíamos desequilibrado. Este caldo debe quedar perfecto casándolo con ronsoco(*)

Las últimas copas de hoy: ya no teníamos las brochetas -ahora era un guiso de carne con papas-, también la intensidad/desiquilibrio bajó, pero todavía lo alcohólico y la madera estaba ahí. 

Aún así no desanima a probar el merlot de la misma línea que ofrecen, uno de estos días nos hacemos de un ejemplar. El precio de los vinos de esta línea es de RS 28 -$14, dólares-, de mala rpc aunque reconocemos que este cabernet sauvignon no es imbebible, simplemente no es para nuestro gusto. Como dice Gerry Dawes: “Si quisiera que mi vino sepa a madera chuparía un palito antes de cada copa.” Habrá que probar otra añada. 



(*) Ronsoco = Aquí en Brasil, Capivara: en el grande y precioso Parque Barigüí de esta ciudad hay muchos de estos enormes roedores sueltos cerca al lago -por poco no llegan a ser del tamaño de un pony- como parte del paisaje, y uno que otro cocodrilo también, y no es sorna, justamente esta semana un cocodrilito salió a caminar por la ciclovía sorprendiendo a algunos. En el Mercado Municipal hay lugares especializados en carnes de caza y/o exóticas donde se puede encontrar esta variedad, también hay algunos restaurantes que preparan platos con esta carne. Y yo que encontraba extraño comer cuy en el Perú.

2 comentarios:

Ariel Rodríguez dijo...

Una pena que no les haya ido tan bien con el Phebus (una línea que a veces tiene estos altibajos). Me animo a recomendarles, aquí no habrá problemas, la línea Fabre Montmayou de esta misma bodega, en especial su Malbec. Grandes vinos, aunque tal vez un poco más caros.

Un abrazo!

Manolo Ignacio Malpartida -manigna- dijo...

Sí, una pena. Ya con el blanco chardonnay de esta misma línea la experiencia fue buena.

Esta es la línea mayor que por aquí se encuentra. Sé que hay un Gran Reserva pero al menos por aquí no lo he visto.

Salud!