viernes, 21 de marzo de 2014

Castello Della Paneretta Chianti Classico Riserva 2008



Castello Della Paneretta

Castello Della Paneretta Chianti Classico D.O.C.G

Riserva 2008

Sangiovese 90% - Canaiolo 10%

Barberino, Val D’Elsa, Florencia, Italia.



Cuando se tiene la oportunidad de estar ante un caldo de una casa que produce vino desde 1596 las expectativas llegan a ser altas, y el ansia por que esté a la temperatura ideal para ya poder descorcharlo va creciendo conforme pasan los minutos, y la espera valió la pena, y cómo: fue disfrutado hasta la última gota.

Primero, estas son de aquellas etiquetas en la que te quedas admirando su belleza: un grabado como a carboncillo de un castillo que parece salido de una película. Es el local donde es producido, y así, rapidito, nos transporta hasta esa lejana viña donde por más de 410 años están dedicados a elaborar vino. Sí, hasta ahí no necesitamos sentir la fragancia de este vino, tan solo el diseño de la etiqueta ya produce este efecto, pero, al descorcharlo, y percibir aquel primer contacto con ese perfume (porque la palabra aroma le queda chico, sería un término injusto) uno ya entra en trance anhelando probar de una vez aquel muy probable elixir.



De un rubí cereza, un toque negro hacia el centro, con bordes algo naranjas, denota una leve corpulencia, forma lágrimas grandes e intensas.

En nariz, frutas maduras como moras, cerezas, hay también notas florales, hacia la tercera copa parece algo especiado. Es un aroma muy fresco agresivo (en positivo) y muy intenso.

En boca, es de una densidad mayor que leve, es aterciopelado, taninos sedosos y firmes, las notas afrutadas destacan, de buena acidez. Hacia la tercera copa (tres horas después de la primera) hay notas de café. De final largo con retrogusto a chocolate.



Acostumbrados a ver en los estantes brasileños ser ofrecido chiantis a precios estratosféricos, ni qué decir de los chianti classico riserva, éste ejemplar nos deja un sabor aún mejor en boca pues fue adquirido aquí a US$ 28 (RS 58,80 al cambio de aquel entonces). Un tinto muy bien trabajado, muy fresco y con la fruta a flor de piel, enamora desde antes del descorche y una vez abierto reafirma la expectativa creada; realmente sabroso.

3 comentarios:

José María Souza Costa dijo...

Olá, tudo bem ?

O pensamento é a morada da alma. Por isso, pensamos positivos. Não nos deixemos dispersar, pelas vias dos aborrecimentos.
Tenha um fim de semana agradável.
Um abraço.

Cristina y Manolo dijo...

Obrigado José! Uma ótima semana para vc também.

Cristina y Manolo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.