lunes, 22 de diciembre de 2014

Intipalka Nº 1 2010




Bodega Santiago Queirolo

Intipalka Nº 1 2010

Cabernet Sauvignon 45% - Tannat 45% - Syrah 10%

14,8% Grad. Alc.

Viñas Queirolo, San José de los Molinos, Valle de Ica, Perú.




Y le llegó la hora al top de ésta marca peruana, el Intipalka Nº 1, un blend con un toque de syrah y con predominancia de cabernet sauvignon y tannat. Me deparé con ésta botella en los últimos días de la estancia de un mes en Lima a finales del año pasado, o sea, ya estaba corto de dinero, y al preguntar el precio respondo con un ¿¿qué?? Lo imaginaba algo más caro que la media de vinos peruanos, pero también lo esperaba casi igual que el sorprendente Don Manuel de Tacama que creo también es el top de aquella bodega, o sea alrededor de los S/85 soles, pero el compadre de Wong me responde no señor, S/139 soles, y si lo adquiere en otro establecimiento de Miraflores o La Molina le puede salir más caro todavía, o sea que, tengo que agradecer por estar en el límite de Lince y San Isidro; lo peor es que puede tener razón. Además, me había atendido tan bien esos últimos días que ya hasta tenía la confianza pedirle un descuento que de antemano sabía que no se daría. Es un tinto que tiene 24 meses de barricas de roble, no especifican su origen ni si es de primer o segundo uso.



Es negro hacia el centro, con bordes ligeramente ocres, denota mediana corpulencia, forma lágrimas grandes, intensas y muy persistentes.

Aroma suave a vainilla, toques leves de madera, afrutado: ciruelas negras frambuesas, cerezas cherry, hacia la última copa notas de cuero. Aroma de mediana intensidad, pero persistente.

El show está en boca: aunque algo dulzón de inicio, aquellas cerezas cherry y frambuesas maduras, se va equilibrando con el transcurrir del tiempo; leve sensación a vainilla, de mediana corpulencia. De final largo, con retrogusto a tabaco, a cuero.



Como ya fue mencionado, adquirido en Wong de la Av. 2 de Mayo (entre San Isidro y Lince) a S/.139 soles (unos US$ 50 dólares o RS 110 reais, en aquel momento, hace un año exactamente). Creemos que tiene una buena rpc: es un vino caro para los padrones peruanos pero es una experiencia que –así como el Don Manuel de Tacama- manda a las antípodas aquello de que en Perú no hay buen vino. Claro, comparado a los vecinos argentinos y chilenos seguimos a años luz, pero es el recomienzo de la vitivinicultura en el Perú, uno de los primeros lugares donde se cultivó las vides con la llegada de los españoles, y que recorrió un sinuoso y difícil camino hasta aquí, hasta lo que parece ser el renacer con la llegada de este nuevo siglo.

Debí haber buscado otra añada más, además de la presente cosecha un 2011 ó 2009 quizá. Aunque Intipalka es una marca digamos reciente (la marca fue lanzada al mercado el 2009) de la antigua Bodega Santiago Queirolo (la bodega data de 1880) no sé si ésta es la primera versión del Intipalka Nº 1: ¡estuvo buenísimo! Visualmente muy atractivo, en nariz no es avasallador, pero en boca está el show: elegante, sedoso, algo voluminoso, lo suficiente para envolver y sorprender gratamente. 







Trois nuits par semaine - Indochine

Deben ser pocos los peruanos que no recordemos a este buen grupo francés que a mediados de los años 80's llegaron para dar dos sendos conciertos -que al final fueron cuatro- en el antiguo coliseo Amauta. Yo tenía doce años y aunque me hubiese encantado ir no hubiese llegado ni a los alrededores por el tumulto que había por donde el grupo pasaba. Sus antiguas -clásicas, ese es el término correcto- canciones siguen vigentes, lo sé porque mi mujer escucha radio peruana desde aquí cuando cocinamos -yo escucho una curitibana- para variar de los temas de mi viejo I Pod, y ella se sorprende de que en una radio limeña pasen rock en francés, le cuento la alucinante historia, le muestro mi cinta cassette -7000 danses, aquella con los cuervos de fondo- que hasta octubre de este año no tenía cómo tocarla, y sigue sin entender cómo una banda francesa tiene tanto éxito y seguidores en el Perú; sí, no hay cómo explicarlo, pero la pasión por Indochine se mantiene.   



Tres noches a la semana
es su piel contra la mía
y yo estoy con ella
Tres noches por semana ¡Dios mío, cómo ella es bella!

Tres noches a la semana
es su cuerpo contra el mío
nuestros cuerpos son uno solo
Tres noches por semana ¡Dios mío, cómo ella es bella!



Traducción libre.

No hay comentarios.: