miércoles, 20 de octubre de 2010

Marqués de Riscal Reserva 2005




Herederos del Marqués de Riscal; Reserva 2005; 90% Tempranillo, 10% Graciano y Mazuelo; 13,5% Grad. Alc; El Ciego (Álava), D.O.C. Rioja, España.


Los vinos europeos, tras “cruzar el charco”, llegan a esta parte del mundo con precios elevados, pero, particularmente en Brasil, los precios lindan con lo absurdo. Sus impuestos encarecen y mucho los precios, y no sólo de los europeos, también de los vecinos argentinos, chilenos y uruguayos. Aquí es fácil encontrar vinos (entiéndase, posibles vinagres) franceses, italianos, españoles y portugueses a RS30 ($18), inclusive menos, que imagino deben costar muy poco en sus respectivos países. Muchos pagamos el “derecho a piso”, como decimos en Lima: todavía recuerdo el veneno aquel -ya que ni a vinagre llega- de Castillo de Liria español que sufrimos el año pasado. No es lo mismo un vino de $20 comprado en cualquier de esos países europeos que uno de $20 comprado en Brasil o quizá en cualquier ciudad de Latinoamérica. Por ejemplo, tanto los Marqués de Casa Concha chilenos como el vino español de este post se pagó, afuera de las fronteras brasileñas, $18 (RS30 / S/49,20). Ya aquí el chileno fluctúa entre RS80 y RS100 ($48,20 y $60,20 / S/131,65 y S/273,00), y este español también se encuentra a no menos que RS100 ($60,20 / S/273,20).

Sobre este vino,
Es muy común, por lo menos aquí en Brasil, llamarlo de “Marqués De Riscal”, obviando las dos primeras palabras del nombre; lo curioso de esto es que ya me topé con algunas personas que creen que son dos vinos diferentes.

La bodega es una de las más antiguas de esa región (Rioja), fundada en 1858 por Camilo Hurtado de Amézaga (el Marqués de Riscal), siendo este rótulo el más significativo y popular de esa casa. No producen vinos de categoría menor que esta, o sea, no encontraremos un “Crianza” en esta marca, sólo “Reserva” y “Gran Reserva”. Como particularidades de este vino, se vendimia a mano y es conservado en barricas de roble norteamericano durante 26 meses.

Al momento del descorche ya deja sentir su olor, invadiéndonos. Al ser vertido en las copas las lágrimas que produce son enormes, ni necesitas mover la copa, emana un fresco olor a pasas y frutas rojas maduras. Luego de un pequeño lapso de tiempo, al olerlo se siente de nuevo pimienta, como el vino del post anterior, pero ahora diferente, muy diferente, muy marcado; pasas,algo de vainilla; ella le sintió un poco de madera y yo no, hay algo que me recuerda a tierra mojada, muy agradable. Por cierto, a la vista no es corpulento, lo que no es un defecto, a estas alturas estábamos cautivados con esta bebida. En la boca tiene un amargor muy agradable, que se impregna en la punta de la lengua, hay una sensación de tabaco, es fácil de beber, ligero, de final medio, muy elegante: una muy agradable experiencia.

No hay comentarios.: