sábado, 1 de octubre de 2011

El palacio de cristal, Amitav Ghosh




Título original : The glass palace
Año de publicación : 2001
Título en portugués : O palácio de espelho
Traducción al portugués : José Rubens Siqueira
Editorial : Alfaguara
Año de esta publicación : 2006



Conocí casi de casualidad la existencia de Amitav Ghosh (Calcuta, 1956) en una quema de libros nuevos a RS9,90 ($6). Me llamó la atención la nacionalidad del autor y recordaba que no leí nada de la literatura de ese país – claro, aunque de nacionalidad británica, Salman Rushdie es lo más cercano que he estado- así que me hice de “La marea hambrienta” (“Maré Voraz” en edición brasileña), y cuando le hice un espacio para leerla me deparé con el libro de esta entrada, igual de voluminoso pero cronológicamente anterior al mencionado, que en Brasil -o al menos en esta ciudad- parece agotado. Considerando que sus cuatro libros anteriores son inéditos en portugués (no sé si en español también) me pareció que esta era la mejor opción de comenzar a conocer la obra de Ghosh.

Como escribí líneas arriba, libro voluminoso: 574 páginas. Podría parecer desalentador embarcarse en la lectura de este “ladrillo”, pero ni bien inicias y conforme avanzas en la historia que Ghosh va desarrollando esperas durante el día estar nuevamente ante este libro y arrellanarte en la cama para poder regresar a la Birmania e India de finales del siglo XIX, presenciar como un testigo más cómo se va forjando el destino de Rajkumar, aquel niño que perdió a toda su familia por una epidemia, salvándose de milagro y que tras mucho trabajo y aún joven arriesgará en los negocios haciendo fortuna, tornándose en todo un hombre de negocios, y aunque en su nueva condición de rico no olvidará a aquella niña, Dolly, a quien conoció en la infancia, dama de servicio de la Reina Supayalat, cuando esta y el Rey Thebaw, monarcas birmanos fueron exiliados a Ratnagiri, India, tras la ocupación del Imperio Británico, encerrados en la jaula de oro que sería para ellos la Casa Outran : es en este marco que esta saga comienza.

Ghosh, tras una ardua investigación (verificar la larga lista de personas de diferentes países a las que agradece al final de la obra: parece no tener fin, abarcando igual número de hojas que el último capítulo) sitúa en ese tiempo a sus personajes principales: Rajkumar y Dolly; la excéntrica Ma Cho y Saya John, éste último es quien acoge a Rajkumar dándole trabajo en su adolescencia; Beni Prasad Dey, el recaudador de impuestos, quien llegó a Ratnagiri junto a Uma, su esposa: es a través de ellos y de la historia de dos generaciones de sus descendientes que Ghosh arma una fascinante historia, muy lineal en gran parte de la trama, desarrollando por momentos un pasado que dejó en intriga en el capítulo anterior, y es que en esta obra Ghosh así como desarrolla un evento en varias páginas y/o capítulos también tiene la habilidad de narrar el paso de muchos años de un personaje en tan sólo una página, por ejemplo, en el capítulo 41, al inicio de la página 508, Jaya, la nieta de Rajkumar tiene 10 años y al finalizar esta misma página ya es una viuda de 22 años con un hijo a cuestas y ganando una beca de estudios en el extranjero; es ahí cuando el autor desarrolla en un posterior capítulo lo que sucedió en ese lapso de tiempo, sin dejar en ningún momento que la modorra se instale en nosotros, tarea harta complicada por la mucha información histórica y verídica en que estos personajes se desenvuelven.

Cada uno de los 48 capítulos se sub-dividen a su vez en pequeños sub capítulos que hacen muy llevadera esta gran, extensa y apasionante narración, sabiendo como pocos ejecutar un manejo cauteloso de las palabras, sembrando en el lector esas ansias de querer saber más al final de cada historia, viendo cómo poco a poco los destinos de los muy variopintos personajes se van encadenando.

Hay varias historias de amor y una en especial, sí, pero lo más interesante en esta obra es ver cómo de a pocos los ciudadanos indios y birmanos van cayendo en cuenta que son armas en manos de otros, que los que pertenecen al ejército indio-británico sólo defienden intereses del imperio y no de su propio país; conocer la historia de Uma, quien tras la muerte de su esposo sale a recorrer el mundo, instalándose un buen tiempo en Estados Unidos, regresando como toda una revolucionaria, incentivando a que otros comiencen a pensar y cuestionar el estar bajo el colonialismo inglés; en plena diáspora Dinu y Allison en su intento de llevar con ellos a Saya John ya anciano, comprueban en carne propia cómo no se les permite abordar un tren destinado a escapar de las tierras que serán invadidas, porque aquel tren es exclusivamente para ciudadanos europeos; ver en personajes como Arjun y Hardy enrolados en el ejército anglo-indio, en medio de la invasión japonesa a Malasia y Birmania dudar si continuar fieles al imperio o dejar aflorar en ellos un nacionalismo que permita aceptar una palabra que hasta ese momento no estaba en sus vocabularios: independencia; el ver cómo crece este dilema en ellos es quizá el tema principal en esta obra.



El extenso análisis y estudio que Ghosh realizó no solamente se centra al tema histórico: si eres apasionado por carros te deleitarás imaginando y/o descubriendo los diversos modelos que Rajkumar y su hijo Neel van usando a través de los años, detallando siempre características de estos primeros coches que van apareciendo hasta algunos deportivos: todos joyas; también, si la fotografía es una de tus pasiones (me ubico en este grupo) las conversas sobre este arte y los modelos de cámaras que Dinu -el otro hijo de rajkumar- va descubriendo y utilizando serán un exquisito aperitivo: considerando que esta obra comienza en 1885 y finaliza por 1996 hay mucho tema desarrollado para ambos casos que son un placer extra.

Reconozco que la historia rememorada en el capítulo final podría ser tierna (considerando que acabamos de tener una bebé, aquí sólo se respira ternura), pero ante todo la encuentro extravagante, muy excéntrica, que es el colofón de esta grandiosa novela, un ensamble con mucha armonía de historia y ficción.

No debo estar descubriendo nada nuevo, pero me parece increíble cómo no supe nada de Amitav Ghosh en estos años. Esta obra fue editada al inicio de este siglo, y hay muchos libros anteriores y posteriores a éste que espero se crucen en mi camino. Por lo pronto “La marea hambrienta” ya está aquí, a la espera.

Tremenda novela, Ghosh se hace digno de toda reverencia posible.

2 comentarios:

Raquel Bazán dijo...

Desconocía este autor. Lo bueno es que con el comentario que haces, nos das la oportunidad de leer si no es este, tal vez otro libro del mismo escritor.Gracias y hasta la próxima.

manigna dijo...

Gracias a ti Raquel,

Yo espero que las otras obras de este autor sean tan buenas como la de esta entrada. En nuestro idioma está editado por Anagrama.

Un abrazo