sábado, 1 de febrero de 2014

Trio Blanco Reserva 2011



Viña Concha y Toro

Trio Blanco Reserva 2011

70% Chardonnay – 15% Pinot Grigio – 15% Pinot Blanc

13,5% Grad. Alc.

D.O. Valle de Casablanca, Chile.



Aunque guardamos muy buenos recuerdos de los vinos de ésta línea de Concha y Toro hacía mucho que no bebíamos un Trio, y deteniéndonos a pensar del por qué la respuesta inmediata es el precio: cuando un vino encaja en el gusto del consumidor local lamentablemente ipso facto el precio es elevado, y como ejemplo éste botón: recordábamos cuando encontrábamos los vinos Trio a RS 33 aquí en Curitiba hace no mucho, pero desde hace un año más o menos normalmente son ofrecidos a precios que pasan los RS 50, y, viendo y sabiendo que afuera (en Lima, y en otros lares) son expendidos precios más terrenales, y como del extranjero no se va a traer un Trio (pues no compensa el esfuerzo, mejor es aventurarse con una línea mayor) estos vinos de líneas intermedias quedan en un limbo por así decir, hasta que por ahí –como en éste caso- aparece en algún lote de ofertas. De RS 53 que es ofrecido normalmente en Curitiba ésta botella fue encontrada a RS 29 (unos US$ 14 aprox.) –quizá porque al ser un vino blanco con tres años sea un riesgo el adquirirlo-, así que al toque Roque y sobre el pucho Cucho éste vino se vino con nosotros.

A la vista, de un amarillo brillante que coquetea con el verde, de le ve corpulencia, forma lágrimas pequeñas.

En nariz, aromas cítricos, también un toque dulzón como de piña, y algo herbal.

En boca, se refrenda lo cítrico, y aquella sensación a piña es más notoria en esta fase pero no es dulzón, de leve corpulencia. De final mediano con retrogusto herbáceo y una sensación parecida a cuando se muerde una almendra, esa sequedad y oleosidad.

En esta tarde calurosa para armonizar un pollo asado con su respectiva ensalada escogimos este Trio blanco que no hace otra cosa que reforzar aquello que ya sabíamos: la línea Trio no necesita de todo el marketing de su hermano Casillero del Diablo para hacerse de un espacio en nuestra mesa.

No hay comentarios.: