jueves, 1 de abril de 2010

Setembro Não Tem Sentido, João Ubaldo Ribeiro



Setembro não tem sentido; Septiembre no tiene sentido; Novela 1968; Ed. Nova Fronteira 2da Edición 1987; João Ubaldo Ribeiro, Brasil.

Este es el primer libro de Ubaldo Ribeiro que leo: una novela sobre un grupo de amigos en Bahía que discuten y actúan con ironía sobre las festividades en el mes de la patria brasilera: septiembre. El autor denuncia con esta obra que aquellas celebraciones son tomadas por las autoridades locales como simples fiestas, sin ningún sentimiento patriótico como deberían ser, y sirven tan sólo como fachadas para mantener a la gente en ese sopor que los envuelve. En ese sentido la obra cumple su objetivo, sin embargo, el tedio me invade con el transcurrir de sus páginas. Hay momentos muy buenos donde me engancho totalmente con la obra, como al inicio:



“Oh -dice la noviecita-, la pobreza no me asusta: soy de la Favela dos Alagados.
-¿Alagados? ¡Qué elegante! Tengo una tía que vive por allá – dice Tristão riendo-.
-¿Tu tía es doña Tristolda? – preguntó la noviecita, con tierno interés y sonrisa gentil -.
- ¡Eso! – respondió Tristão- . Es Tristolda, casada con Tristildo, mamá de Tristóbulo, Tristenio, Tristonio y Tristencio. ¿Los conoce por casualidad?
- Íntimos, íntimos. Somos vecinos. Vivimos exactamente en la frontera entre el agua y la basura. El gallinazo que tienen por mascota se llama Waldemar.
- Ah, si, Waldemar. ¿Y cómo está Waldemar?
- No muy bien. La basura últimamente anda cada día menos nutritiva: lamentable.
- Es verdad. Sobretodo cuando tantas personas dependen de la basura para su alimentación.
- Pero las damas de la caridad están haciendo una campaña de ámbito estadual – dice la noviecita, levantando entusiastamente su bouquet – Oh, oh, oh.
- ¿Una campaña? – preguntó Tristão muy interesado.
- Sí, una campaña meritoria – exclamó la noviecita con mucha sensatez – La campaña de “Más Vitamina en su Basura”. Todos los que participen de ella van para el cielo, y así nosotros comemos mejor, así todos quedamos satisfechos.
- Mire usted…, hay gente velando por nosotros.
- ¡Sí! – dice la noviecita - ¿No es un amor?
- Un amor, un amor, un amor – dice Tristão, reverenciando hasta tocar el piso con las manos - ¿Y el señor gobernador hace parte de esta campaña?
- Claro – responde la noviecita, juntando los labios en forma de beso.- El Gobernador siempre toma parte de las campañas. Esta vez realizó un reconocimiento en Alagados en primer lugar.
- ¡Un reconocimiento! ¡Qué interesante! ¿Él fue personalmente?
- Bueno, eso sería pedir demasiado. Él mandó a su asistente, que a su vez mandó a su asistente.
- Entonces fue el asistente del asistente.
- No. Éste también mandó a su asistente.
- ¡Qué organización!




El capítulo “Día 5” es muy bueno también, donde Tristão Borges Dos Santos se cuela entre las autoridades, con la ayuda de su amigo Jeremías, para convencer al miembro de la cámara municipal a dar unas palabras al pueblo, y luego ya en el estrado, con miedo, se manda con su perorata anti-gobierno, tratando de abrir los ojos a aquellas personas ahí abajo, ensimismados y distraídos de la realidad por fiestas, siendo luego detenido por los soldados.
A pesar de estos 2 buenos capítulos, y de que el autor maneja muy bien el idioma, la obra en sí se me hace tediosa, con sus conversas sobre política y su trabajo en un periódico.
Es la obra prima de un autor que es muy importante para conocer la literatura brasilera. Tengo que conseguir y leer sus obras posteriores.

No hay comentarios.: