domingo, 28 de julio de 2013

Esporão Branco Private Selection 2009



Herdade do Esporão

Esporão Private Selection Branco 2009

Semillón - Marsanne - Roussanne

14,5% Grad. Alc.

D.O.C. Alentejo, Portugal.


Cada vez nos tornamos más hinchas de los vinos de esta casa portuguesa los cuales están en nuestro top of mind –qué huachafo, pero suena bonito (*)- en cuanto a nuestras preferencias al momento de elegir un vino portugués: lo primero que hacemos al ver los vinos en los anaqueles con la banderita portuguesa es buscar los Esporão, y como siempre hay alguno y las experiencias siguen siendo buenas no le somos infieles, aunque sepamos que en vino hay que ser infiel.

Los elegantes diseños de las etiquetas no son novedad para esta casa y esta marca. El diseño de la serie a la que pertenece este ejemplar está a cargo de la artista plástica portuguesa Joana Vasconcelos. Éste en particular lleva el título de “Sucurí” y pueden ver la info’ y ampliar la fotografía AQUÍ.

Al vino, es de un color ámbar, color miel, brilloso, de una notoria densidad, lágrimas intensas. En nariz, lo primero a percibirse son notas minerales, herbáceas, como a pasto mojado recién cortado, luego lo afrutado aparece de una manera que se va intensificando: plátano, pera, sensaciones persistentes. En boca, de una rica densidad, aquí también lo mineral se percibe primero, lo afrutado después, se refrendan el plátano, las peras; hay un trazo de vainilla también, de buena acidez, hay algo como una sensación acaramelada. De final largo con retrogusto herbáceo y mineral.

Es un vino que llena la boca, de una rica densidad, parece que se pudiera masticar. Lo elegimos para armonizar el rissoto de Cris que ahora fue de salmón dorado previamente, y con una diferencia: alcaparras extranjeras, más grandes y menos saladas –incluso vienen con racimo- que las brasileñas, chiquitas y más saladitas. Ella se hizo de la receta de nuestra amiga Angélica, y le ha ido cambiando los ingredientes (requesón en vez de crema de leche) y ahora está más cremoso y algo más denso que la receta inicial: comida, vino y familia en perfecta armonía. Quien diga no me gustan vinos blancos puede reformular ese criterio luego de conocer un vinazo como éste. 



(*) : Por joda, broma, aunque muchas veces por costumbre, la mayoría de peruanos acostumbramos a terminar la frase con este monosílabo, quizá "resumir" la palabra "pues".  

No hay comentarios.: