domingo, 13 de diciembre de 2015

Apothic Red 2013




Apothic Wines

Apothic Red 2013

Zinfandel – Merlot – Syrah – Cabernet Sauvignon

13,5% Grad. Alc.

Modesto, California, Estados Unidos.



Creo que ya lo hemos dicho en otra entrada: vinos estadounidenses pareciera que hubiera una cantidad infinita aquí en Vancouver, y, entre tantos ejemplares y variedades éste Apothic Red es destaque en publicidad y merchandising. Lo ves en anuncios de revistas, en publicidad que aparece en internet, en estantes especialmente creados que sobresalen ante otros, insistiendo en que su etiqueta se quede en tu memoria, y de ahí, a hacerte con una botella. También es verdad que no es un producto estancado: en una sola tarde contamos hasta unas seis personas/parejas con una botella en manos enrumbando a caja; la última vez que vimos algo parecido (un final de año en Florianópolis) fue con la emblemática marca chilena Casillero del Diablo (no sabemos si en Marte hay agua, pero de seguro hay Casillero del Diablo) en sus diversas variedades. Bueno, algo parecido vimos aquí con Apothic Red. Y la pregunta es la misma: ¿podemos confiar en un vino que es producido en cantidades industriales? La respuesta la obtendremos obviamente probándolo, y como todo en la vida puede generar reacciones opuestas ante un mismo producto. Aunque, en este caso, deben ser pocos los que no sean seducidos por ésta diferente propuesta. Nosotros nos vinimos a casa con una botella, y sí, tras el descorche, nos dejamos seducir.


Entre gustar y seducir hay una brecha amplia. Se alguém está começando a degustar esta é uma opção bem bacana de migrar de vez para o vinho, me dice Cris. Y es más, para alguien que ya tiene algunas botellas en el bagaje éste blend de zinfandel, merlot syrah y cabernet sauvignon californiano puede resultar tan exótico como ambicioso. Eso es lo que nos sedujo, aquella singular mezcla tan bien lograda.



De un granate intenso, bordes rubíes, brillante, denota mediana corpulencia, forma lágrimas grandes y muy intensas.

Aroma a frutos rojos y negros, a vainilla, a café. Después de una media hora (o quizás más) aparecen notas a chocolate.

En boca lo afrutado de inicio, como una explosión, como de compota; la vainilla, aunque intensa, es como una brisa. Tiene una mediana corpulencia. Hay un punto de dulzor, sin llegar a empalagar. De final mediano con retrogusto a café en granos.



Adquirido en BC Liquor Store aquí en British Columbia a CS a 14,80 dólares canadienses (unos S/ 36 soles ó RS 40 reais, aproximadamente). Tiene una excelente rpc. Tiene un punto de dulzor que no empalaga, deja una sensación como aquella de los rellenos que vienen en algunos bombones, como de jarabe; extraño, interesante. Nos sedujo de principio a fin. Es extrañamente interesante, y si así es un californiano "de ese rango de precio" (y tras las experiencias mayores con el Titus y The Prisioner), digamos que bajo, entonces sólo tenemos ansias por otros compatriotas suyos, comenzando por su hermano mayor, el Apothic Dark. Armonizado con una suculenta pizza con carne, éste tinto estadounidense estuvo memorable. 







Danse Macabre - Scalene

En Brasilia no sólo hay muchos políticos corruptos, también hay muy buena música. De la misma ciudad de origen de la memorable "Legião Urbana". Scalene, ésta joven agrupación independiente tiene dos discos grabados y muchos oyentes/seguidores aunque no suene en radio. Éste tema de su primer disco "Real/Surreal" (2013) es el que dejamos. Hoy armonizamos nuestra pizza y vino con buen rock brasileño. 



No hay comentarios.: