lunes, 12 de julio de 2010

Vanguardismo en la literatura japonesa



Drop de Koji Suzuki: vanguardismo bizarro.

Primero: esto es un refrito. Alguna vez le escuché éste término al periodista Beto Ortiz: lo entendí como anunciar/publicar algo (lo risible es que muchas veces como primicia) que ya fue anunciado/publicado por otros.
Esta noticia ya cumplió poco más de un año, y yo me enteré hace pocos meses; quizá exista alguien tan despistado como yo que también ignore esta nota. Ya busqué alguna traducción de esta historia, al español, al inglés o al portugués, y, ni porque en Brasil la cultura japonesa es más difundida que en el Perú, no llegué a encontrarla, aunque sigo buscando. Intenté hacerme de uno de estos … rollos, con algún amigo o conocido que dejé allá, pero no está a la venta en cualquier “kombini” (mini-market) de la esquina, y soy consciente que nadie que no esté interesado saldrá específicamente a buscar “un rollo de papel higiénico” al centro de Nagoya, por ejemplo.

Koji Suzuki es autor de “Ringu” (1991) y llevado al cine japonés en 1998 con sus respectivas secuelas; con remake surcoreano en 1999 (“The Ring Virus”) y el norteamericano en el 2002 (“The Ring” en inglés; “El Aro” en español; “O Chamado” en portugués).
Este mismo autor en junio del 2009 sacó al mercado japonés su nueva obra: “Drop” (“Gota”), sobre un fantasma alojado en un inodoro (wáter o excusado). El lanzamiento no fue en un formato de libro, sino impreso en papel higiénico; ni fue lanzado por una casa editora sino por la empresa fabricante del rubro, Hayashi Paper Co.
La historia tiene 90 cm de largo y se repite varias veces en el rollo. Cada unidad tiene un valor de 210 yenes ($2 = S/.6.00 = RS3,40)





Para nosotros esto es una campaña marketera novedosa. En Japón no tanto. Ya había visto rollos de papel higiénico con frases célebres en ideogramas japoneses.
Es cierto lo que mencionan todos los sitios web acerca de esta obra: en Japón es común decir que “los fantasmas aparecen regularmente en los baños”, y esto tiene que ver sin duda con el tema del terror del que trata la obra; hay algo más: en Japón se acostumbra ojear y/o leer revistas mientras estás sentado (o en cuclillas) haciendo tu necesidad. En los baños de cualquier casa o apato es común ver un buen grupo de revistas y libros “a la mano” para distraer la mirada mientras estás ahí.

Recuerdo la charla en el primer trabajo que tuve allá en la isla: el jefe japonés (kakarichó) recomendaba, muy serio y adusto, que, en nuestros apatos, mientras estemos sentados defecando, revisemos libros de kanji, katakana y hiragana, “para así no perder tiempo: son entre tres y cinco minutos, a veces más, que están desperdiciando sin aprender nada, y que podría ser aprovechado.” Todos reían (reíamos: confieso haberlo hecho), dejando nervioso y preocupado al traductor. El japonés seguía entre serio y sorprendido, no se le veía molesto. Comentó: “¡Cómo no pueden entender que ese tiempo es muy valioso y se puede aprovechar!”. Sólo algunos rieron. Otros estábamos entre sorprendidos y avergonzados; creíamos que estaba bromeando. Luego, con el transcurrir del tiempo veía cómo se hacía costumbre aquella práctica, aunque en mi caso, nunca pude tener entre mis manos un libro, sólo revistas y folletos.
También a inicios del año pasado la empresa nipona Japan Toilet Labo en un estudio, para disminuir los efectos del calentamiento global, descubrieron que las personas usan 20% menos de papel cuando encuentran un mensaje escrito en éste, así lanzaron rollos con poemas impresos en el papel,
Otro punto a tener en cuenta: todo papel higiénico en Japón es 100% degradable. No existe un basurero en cada baño, ya que el papel en contacto con el agua se desintegra en su totalidad.



Keipu Endo obtiene éxito a través de un teléfono celular.

Otra particularidad en Japón es accesar a internet por el celular: en un tren es muy común ver personas totalmente absortas frente a su teléfono móvil, y, entre las muchas acciones que realizan, una de ellas es leer. Hace pocos meses lanzaron una serie de reportajes en el programa dominical “Fantástico” de la televisora Globo, llamado “Megacidades” (Megaciudades), donde el conductor Zeca Camargo visitaba cada una de las ciudades consideradas como tal. En cada una hacía una pequeña entrevista a un escritor: en Tokyo fue la vez de Keipu Endo, joven escritor que lanzó su libro sólo para ser leído a través de un teléfono celular:



Camargo: ¿Por qué decidió escribir en ese formato y no en un libro tradicional?

Endo: Las personas pasan demasiado tiempo dentro de un medio de transporte, muchas personas usan el teléfono celular para “surfear” en internet. Como hoy en día los jóvenes en Japón casi no compran libros, los autores tuvimos que adaptarnos. Fue así que surgió esta moda de publicar y leer novelas por el teléfono celular.

Camargo: Sus personajes son bastante urbanos, sacados de las calles de Tokio, de la vida alternativa de la ciudad.

Endo: Yo diría que Tokio es mi tema principal, e intento pasar un poco de la vibración de esta ciudad; al final, una de las cosas que más me gusta de este lugar es la mezcla de culturas.

Desde textos literarios a través de celulares hasta impresos en rollos de papel higiénico: en Japón, más que nunca, no hay excusa para no leer.



Fuentes:
- Web-site UOL; sección Made in Japan.
- http://journal.mycom.co.jp/news/2009/05/25/018/
- http://fantastico.globo.com/Jornalismo/FANT/0,,MUL1585429-15607-370,00.html

No hay comentarios.: